¿Con paz ha­brá menos co­ca?

El De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE.UU. ubi­có a Co­lom­bia co­mo el pri­me­ro en el mun­do en pro­duc­ción de co­caí­na.

El Colombiano - - PORTADA - Por JA­VIER ALE­XAN­DER MA­CÍAS

El au­men­to con­si­de­ra­ble de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to en Co­lom­bia, cu­yo úl­ti­mo in­for­me de Na­cio­nes Uni­das re­se­ña un au­men­to del 39% al pa­sar de 69.000 hec­tá­reas de hoja de co­ca sem­bra­da en 2014, a 96.000 en 2015, de­mos­tra­ría que las pro­pues­tas adop­ta­das en el mar­co del acuer­do de paz con las Farc pa­ra dis­mi­nuir los cul­ti­vos ca­re­cen de efec­ti­vi­dad.

Aún así, Wer­ner Sipp, pre­si­den­te de la Junta In­ter­na­cio­nal de Fis­ca­li­za­ción de Es­tu­pe­fa­cien­tes, JIFE, con­si­de­ró que gra­cias al acuer­do fi­nal “la si­tua­ción so­bre el con­trol de dro­gas me­jo­ra­rá”. La ra­zón ex­pues­ta por Sipp es que la pre­sen­cia es­ta­tal au­sen­te en zo­nas do­mi­na­das ha­ce unos años por la gue­rri­lla, ya podrá ejer­cer­se, y de es­ta for­ma, rea­li­zar ac­cio­nes di­rec­tas so­bre la ca­de­na de pro­duc­ción del nar­co­trá­fi­co y las afec­ta­cio­nes a los de­pen­dien­tes.

“He­mos se­gui­do de cer­ca la si­tua­ción en Co­lom­bia, tan­to los as­pec­tos po­si­ti­vos co­mo los ne­ga­ti­vos, co­mo es el enor­me au­men­to del cul­ti­vo de co­ca”, co­men­tó Sipp, y agre­gó que uno de los fac­to­res pa­ra el cre­ci­mien­to de estas plan­ta­cio­nes es la eli­mi­na­ción de las as­per­sio­nes aé­reas.

El in­for­me en­tre­ga­do por la JIFE coin­ci­de en dos apre­cia­cio­nes con el pu­bli­ca­do por el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE.UU. Una, el au­men­to de los cul­ti­vos de co­ca; y la se­gun­da, en que el pro­ce­so de paz ayu­da­ría a la dis­mi­nu­ción de los co­ca­les, sin em- bar­go se di­fe­ren­cian en la can­ti­dad: pa­ra UNODC, subie­ron un 39% en­tre 2014 y 2015, pa­ra el De­par­ta­men­to de Es­ta­do el au­men­to fue del 42%, es de­cir, de 112.000 hec­tá­reas cul­ti­va­das ha­ce tres años, au­men­tó a 159.000 ha­ce dos.

¿Ayu­da el pro­ce­so de paz?

La as­per­sión te­rres­tre y la erra­di­ca­ción ma­nual de la co­ca pre­sen­ta­rían avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en la dis­mi­nu­ción del cul­ti­vo si son acom­pa­ña­dos por una pre­sen­cia es­ta­tal efec­ti­va, y ge­ne­ran­do eco­no­mías alternativ­as a los cam­pe­si­nos que les re­pre­sen­ten in­gre­sos reales cuan­do sus­ti­tu­yan los cul­ti­vos lí­ci­tos.

En esa pers­pec­ti­va, se­gún UNODC, so­lo el 32% del te­rri­to­rio afec­ta­do por la hoja de co­ca ha si­do in­ter­ve­ni­do con desa­rro­llo al­ter­na­ti­vo; no obs­tan­te es­ta in­ter­ven­ción ha lo­gra­do be­ne­fi­ciar en­tre 2003 y 2015 a 380 mu­ni­ci­pios re­pre­sen­ta­dos en 7.963 ve­re­das, y al­re­de­dor de 180.000 fa­mi­lias.

El pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, Ós­car Pal­ma, con­si­de­ra que la po­si­ción de Wer­ner Sipp de­be re­con­si­de­rar­se por­que si bien el pro­ce­so de paz pue­de ser un es­ce­na­rio be­ne­fi­cio­so pa­ra dis­mi­nuir los cul­ti­vos, de­be te­ner­se en cuen­ta có­mo se va a im­ple­men­tar lo acor­da­do.

“Que las Farc se des­mo­vi­li­cen es la opor­tu­ni­dad pa­ra erra­di­car con la co­mu­ni­dad, pe­ro de­be te­ner­se en cuen­ta que la sa­li­da de la gue­rri­lla abre un es­pa­cio pa­ra la en­tra­da de otros gru­pos a esos es­pa­cios y ge­ne­ren las mis­mas di­ná­mi­cas de in­se­gu­ri­dad”, ar­gu­men­tó el pro­fe­sor Pal­ma.

Al an­te­rior pa­no­ra­ma se su­ma el au­men­to de los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to an­te la ex­pec­ta­ti­va de mi­les de cul­ti­va­do­res que es­pe­ran re­ci­bir be­ne­fi­cios a cam­bio de la sus­ti­tu­ción, ra­zón por la que in­cre­men­ta­ron la siem­bra co­mo in­di­ca el in­for­me en­tre­ga­do por la JIFE, ade­más, la ins­ta­la­ción de ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos al re­de­dor de cul­ti­vos ( ver ma­pa), lo que re­tar­da arran­car la hoja de co­ca de los te­rri­to­rios.

No hay capacidad

El pa­sa­do 14 de fe­bre­ro, el Go­bierno na­cio­nal abrió la puer­ta a la erra­di­ca­ción ma­nual he­cha por ci­vi­les. La ta­rea es cu­brir 50.000 hec­tá­reas pa­ra arran­car la hoja de co­ca.

Es­te sis­te­ma es ca­li­fi­ca­do por al­gu­nos ana­lis­tas co­mo in­efi­cien­te, más aún por­que la capacidad de cul­ti­va­do­res mo­ti­va­dos por fac­to­res co­mo el eco­nó­mi­co pa­ra sem­brar una y otra vez co­ca, es ma­yor a la de los erra­di­ca­do­res.

Ar­man­do Es­tra­da, ex­mi­nis­tro del In­te­rior, ase­ve­ró que el sis­te­ma de erra­di­ca­ción ma­nual es len­to y la pro­duc­ti­vi­dad es ba­ja, pe­ro mues­tra el com­pro­mi­so del Go­bierno pa­ra com­ba­tir el fe­nó­meno del cre­ci­mien­to.

“El hec­ta­rea­je se re­du­ci­ría muy po­co, lo que ha­ce pen­sar en que el úni­co me­ca­nis­mo pa­ra ata­car ese fe­nó­meno es la fu­mi­ga­ción, pe­ro es­ta tie­ne el pro­ble­ma del da­ño al me­dio am­bien­te y el re­cha­zo so­cial. Mien­tras el nar­co­trá­fi­co sea ren­ta­ble, siem­pre ha­brá quien siem­bre”, ex­pre­só Es­tra­da.

Aun­que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE.UU. exal­ta la la­bor y el es­fuer­zo de las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas pa­ra com­ba­tir los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to y el nar­co­trá­fi­co con la in­cau­ta­ción de 421 to­ne­la­das de co­caí­na en 2016, y 124 to­ne­la­das en 2015, vuel­ve a ubi­car a Co­lom­bia co­mo el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de co­caí­na, así co­mo un país ex­por­ta­dor a otras na­cio­nes de he­roí­na y ma­rihua­na

FO­TO REUTERS

EE. UU. ubi­có a Co­lom­bia co­mo pri­mer pro­duc­tor de co­caí­na. So­lo tres de­par­ta­men­tos del país no tie­nen cul­ti­vos ilí­ci­tos. El año pa­sa­do se in­cau­ta­ron 421 to­ne­la­das de la dro­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.