Ve­ne­zue­la no pue­de pa­gar su deu­da. ¿Có­mo es­tá la re­gión?

El to­tal de la deu­da ex­ter­na del blo­que la­ti­noa­me­ri­cano es de US$1,5 bi­llo­nes. Co­lom­bia ocu­pa el sex­to pues­to en vo­lu­men bru­to de deu­da.

El Colombiano - - PORTADA - Por JUAN FE­LI­PE SIE­RRA SUÁ­REZ

Los ni­ve­les de en­deu­da­mien­to ex­terno son di­sí­mi­les en­tre los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, lo que exi­ge un aná­li­sis con ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra te­ner un pa­no­ra­ma cla­ro, sin caer en la in­cer­ti­dum­bre aho­ra con la en­tra­da en ce­sa­ción de pa­gos de Ve­ne­zue­la.

Ana­lis­tas con­sul­ta­dos ex­pli­can que más que el mon­to to­tal de deu­da de un país, se de­be re­vi­sar su re­la­ción en fun­ción del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB). Por ejem­plo, la deu­da pú­bli­ca bru­ta de la re­gión re­gis­tró en 2016 un 37,6 % del PIB la­ti­noa­me­ri­cano, se­gún da­tos de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal).

Es de ano­tar que el to­tal de la deu­da ex­ter­na re­gio­nal la­ti­noa­me­ri­ca­na al­can­zó 1,5 bi­llo­nes de dó­la­res al 2016, cuan­do en 2006 era de 738.254 mi­llo­nes, se­gún cálcu­los del Ob­ser­va­to­rio Em­pre­sa­rial de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio ba­sa­do en cifras del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial y la Ce­pal.

El país de ma­yor vo­lu­men de deu­da ab­so­lu­ta en La­ti­noa­mé­ri­ca es Bra­sil (335.361 mi­llo­nes de dó­la­res), pe­ro no sig­ni­fi­ca que va­ya a co­lap­sar. Es en­ten­di­ble por ser la economía de ma­yor ta­ma­ño de la re­gión. Le si­gue Mé­xi­co con 321.153 mi­llo­nes, Ar­gen­ti­na con 188.266 mi­llo­nes, Chi­le con 162.588 mi­llo­nes, Ve­ne­zue­la con 142.869 mi­llo­nes y Co­lom­bia con 116.378 mi­llo­nes.

La deu­da ex­ter­na de la re­gión se re­la­cio­na con el pe­so de­mo­grá­fi­co de las eco­no­mías de los paí­ses. Bra­sil, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na y Chi­le re­pre­sen­tan el 64 % del to­tal de deu­da en La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Ve­ne­zue­la pe­sa 9,3 % y Co­lom­bia 7,5 % (ver gráfico).

Otros ve­ci­nos de la re­gión que in­cre­men­ta­ron su deu­da en los úl­ti­mos 10 años fue­ron Cos­ta Ri­ca (214 %), Chi­le (203 %), Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (161 %), Pa­ra­guay (159 %), Mé­xi­co (156 %), Ve­ne­zue­la (144 %) y Hon­du­ras (130 %).

“Lo ideal es que cuan­do un país ad­quie­ra deu­da lo ha­ga pa­ra in­ver­sión y no pa­ra pa­gar gas­tos. De­be man­te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra cum­plir los pa­gos”, co­men­tó a es­te dia­rio Gio­van­ni Re­yes, in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio de Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio.

La reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na preo­cu­pa en la me­di­da en que es un blo­que con al­ta de­pen­den­cia ex­por­ta­do­ra de ma­te­rias pri­mas (com­mo­di­ties) o bie­nes re­la­cio­na­dos con la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les y ener­gías no re­no­va- bles, sin com­po­nen­tes de va­lor agre­ga­do, ha­cién­do­los vul­ne­ra­bles an­te los vai­ve­nes de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les.

Pa­ra en­ten­der me­jor, bas­ta com­pa­rar a un país con lo que su­ce­de en una empresa o con las fa­mi­lias, cuan­do de cu­brir obli­ga­cio­nes de deu­da se tra­ta. Si se gas­tan más de lo que les in­gre­sa ten­drán que sa­lir a en­deu­dar­se pa­ra cu­brir esa bre­cha, sien­do res­pon­sa­ble con el pa­go. Al caer los in­gre­sos tie­ne que ba­jar el ni­vel de gas­to o si no co­lap­sa el país, la empresa o el ho­gar.

En el ca­so de Ve­ne­zue­la, se pu­do te­ner ca­pa­ci­dad de pa­go cuan­do en años an­te­rio­res le in­gre­sa­ron dó­la­res pro­ve­nien­tes del pe­tró­leo, pe­ro no fue pre­vi­si­vo pa­ra aho­rrar en épo­ca de va­cas gor­das, tam­po­co ba­jó el gas­to y con la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo aho­ra en­fren­ta un pa­no­ra­ma os­cu­ro en sus fi­nan­zas, aña­dió Re­yes.

Otro ele­men­to que in­flu­yó en el au­men­to de la deu­da ex­ter­na de los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca ha si­do la de­va­lua­ción de las mo­ne­das fren­te al dó­lar, en­ca­re­cien­do las obli­ga­cio­nes sus­cri­tas ba­jo la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se.

Dé­fi­cit fis­cal

De es­ta ma­ne­ra es que sur­gen otras va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas que dan ori­gen a los al­tos ni­ve­les de deu­da, co­mo el in­gre­so fis­cal que pue­de ser con su­pe­rá­vit o con dé­fi­cit.

Por eso es­tán ata­dos los ni­ve­les de deu­da de un país con la caí­da en sus in­gre­sos, lo que de­ja en­tre­ver que “nues­tras po­lí­ti­cas fis­ca­les si­guen sien­do bas­tan­te pro­cí­cli­cas, lo que quie­re de­cir es que no aho­rra­mos en los bue­nos tiem­pos pa­ra so­por­tar los ma­los, sino que ten­de­mos a gas­tar mu­cho cuan­do hay abun­dan­cia de re­cur­sos”, acla­ró por su par­te Ale­jan­dro To­rres Gar­cía, je­fe del De­par­ta­men­to de e Economía de la Uni­ver­si­dad Ea­fit.

Hay ca­sos en los que los go­bier­nos han gas­ta­do de­ma­sia­do en pro­gra­mas de sub­si­dios que po­co im­pac­tan la pro­duc­ti­vi­dad de la economía, es de­cir no se con­vier­ten en ma­yor cre­ci­mien­to e in­gre­sos fis­ca­les ha­cia el fu­tu­ro, lo que en el tiem­po los ha­ce in­sos­te­ni­bles, tal y co­mo ocu­rrió con Ve­ne­zue­la.

Tam­bién hay otros ca­sos en los que el gas­to es­tá más aso­cia­do a in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra y edu­ca­ción, por ejem­plo, fac­to­res que me­jo­ran la pro­duc­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to a fu­tu­ro de un país, lo que es bueno en prin­ci­pio

“Es­ta di­fe­ren­cia es im­por­tan­te por­que da se­ña­les de có­mo afron­tar el dé­fi­cit de un país: si orien­tar­lo más a re­du­cir los gas­tos o en au­men­tar sus in­gre­sos”, aña­dió To­rres.

En ge­ne­ral, la ma­yo­ría de los paí­ses han em­pren­di­do pro­gra­mas pa­ra ele­var el re­cau­do de im­pues­tos, me­dian­te re­for­mas im­po­pu­la­res.

Sin em­bar­go, ocu­rre que es­te ti­po de me­di­das de­ben to­mar­se con cui­da­do por­que si no, agra­van la caí­da en el cre­ci­mien­to de la re­gión. El co­mún de­no­mi­na­dor de los paí­ses de la re­gión es que po­cos de ellos se han con­cen­tra­do en re­cor­tar el gas­to y, cuan­do lo ha­cen, tien­den a sa­cri­fi­car pro­gra­mas de in­fra­es­truc­tu­ra en lu­gar de pro­gra­mas de sub­si­dios o re­du­cir la bu­ro­cra­cia, lo que com­pro­me­te el cre­ci­mien­to fu­tu­ro, sien­do pa­ra el je­fe de De­par­ta­men­to de Economía de la Uni­ver­si­dad Ea­fit, un pun­to ba­se pa­ra la dis­cu­sión ge­ne­ral.

Pre­ci­sa­men­te, en el ca­so co­lom­biano exis­ten al­gu­nos ele­men­tos im­por­tan­tes pa­ra evi­tar co­lap­sos en las fi­nan­zas pú­bli­cas y en las obli­ga­cio­nes con la deu­da ex­ter­na: exis­te un mar­co fis­cal de me­diano pla­zo, que de cier­ta ma­ne­ra obli­ga al Go­bierno a ser más cui­da­do­so con el en­deu­da­mien­to en el fu­tu­ro. Man­tie­ne es­ta re­gla y ve­la por su cum­pli­mien­to.

En tér­mi­nos de in­gre­sos, ya se hi­zo una re­for­ma tri­bu­ta­ria que ri­ge des­de co­mien­zos de año y pre­ten­de ele­var el in­gre­so del go­bierno y ha­cer­lo me­nos de­pen­dien­te de los pre­cios del pe­tró­leo.

Por otro la­do, va­le la pe­na des­ta­car que un go­bierno pue­de en­deu­dar­se con na­cio­na­les (deu­da in­ter­na) o ex­tran­je­ros (ex­ter­na).

Adi­cio­nal­men­te, hay deu-

“Lo ideal es que un país ad­quie­ra deu­da pa­ra au­men­tar su in­ver­sión y no pa­ra pa­gar gas­tos que no ge­ne­ren más in­gre­sos”. GIO­VAN­NI RE­YES In­ves­ti­ga­dor Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio “Los mer­ca­dos vie­nen ca­li­fi­can­do ne­ga­ti­va­men­te la deu­da de Ve­ne­zue­la y lo di­fe­ren­cian de los de­más paí­ses de A.L.” RA­MÓN JA­VIER ME­SA CALLEJAS Prof. de Economía de la U. An­tio­quia

da pú­bli­ca y deu­da pri­va­da, que pa­ra el ca­so de Co­lom­bia es de 60 % y 40 %, res­pec­ti­va­men­te. “La ma­yo­ría de es­tas obli­ga­cio­nes son de lar­go pla­zo, que no re­pre­sen­tan ame­na­za pa­ra el país, por­que su ta­ma­ño con res­pec­to al PIB pue­de ser del or­den del 45 %”, acla­ró Ra­món Ja­vier Me­sa Ca

lle­jas, do­cen­te de Economía de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia.

¿Qué im­pli­ca un de­fault?

La de­cla­ra­ción de un go­bierno de que no po­drá cum­plir con sus com­pro­mi­sos con los te­ne­do­res de su deu­da es lo que des­en­ca­de­na es­ta si­tua­ción.

Pa­ra el ca­so ve­ne­zo­lano se tor­na más dra­má­ti­ca por­que el blo­que in­ter­na­cio­nal, el po­si­ble em­bar­go de ac­ti­vos en el ex­te­rior y una in­fla­ción pro­yec­ta­da de 2.300 % pa­ra 2018, agra­van su fu­tu­ro, se­gún el FMI. El cos­to de vi­da en ese país ne­ce­si­ta seis sa­la­rios mí­ni­mos de allá pa­ra cu­brir la ca­nas­ta fa­mi­liar (ver ¿Có­mo su­ce­dió?).

“Ve­ne­zue­la es­tá al lí­mi­te de un de­fault, lue­go de que el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro anun­cia­ra que bus­ca­rá re­fi­nan­ciar la deu­da ex­ter­na del país. El no pa­go se­rá es­te 14 de no­viem­bre”, apun­tó Alberto Ber­nal, es­tra­te­ga en je­fe de XP Se­cu­ri­ties.

El de­fault im­pli­ca cie­rre del fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal, un au­men­to de las ta­sas de in­te­rés a las que le pres­tan a los na­cio­na­les y la obli­ga­ción de dis­mi­nuir el gas­to del go­bierno y de los ciu­da­da­nos pa­ra po­der pa­gar la deu­da, lo que ge­ne­ra re­ce­sio­nes e im­pac­to so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.