EDITORIAL

Va­rios de los do­cu­men­tos pe­di­dos por la Co­mi­sión de la Ver­dad al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa apun­tan al cen­tro mis­mo de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, que to­do país pro­te­ge es­cru­pu­lo­sa­men­te.

El Colombiano - - PORTADA -

“Va­rios de los do­cu­men­tos pe­di­dos por la Co­mi­sión de la Ver­dad al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa apun­tan al cen­tro mis­mo de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, que to­do país pro­te­ge es­cru­pu­lo­sa­men­te”.

La Co­mi­sión de la Ver­dad so­li­ci­tó al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa que le en­tre­gue un ex­ten­sí­si­mo ma­te­rial do­cu­men­tal pa­ra efec­tos, se­gún di­ce la car­ta fe­cha­da el pa­sa­do 13 de ju­nio y que se co­no­ció es­ta se­ma­na, de “cum­plir con la mi­sión del es­cla­re­ci­mien­to del con­flic­to ar­ma­do, ofre­cer una ex­pli­ca­ción am­plia de la com­ple­ji­dad del con­flic­to y pro­mo­ver un en­ten­di­mien­to com­par­ti­do en la so­cie­dad so­bre las di­ná­mi­cas y he­chos, es­pe­cial­men­te de los as­pec­tos me­nos co­no­ci­dos del con­flic­to”.

En efec­to, las ci­ta­das en la car­ta son al­gu­nas de las mi­sio­nes en­co­men­da­das a la Co­mi­sión de la Ver­dad. El lis­ta­do com­ple­to de di­chas fun­cio­nes es­tá fi­ja­do en el acuer­do con las Farc, en la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 2017 (Ac­to Le­gis­la­ti­vo 1 de ese año) y en un de­cre­to ley de los ex­pe­di­dos ba­jo el trá­mi­te es­pe­cial lla­ma­do de paz (De­cre­to ley 588 de 2017).

Dis­po­nen esas nor­mas que la Co­mi­sión de la Ver­dad po­drá so­li­ci­tar in­for­ma­ción y do­cu­men­ta­ción a to­das las en­ti­da­des pú­bli­cas, y que es­tas y sus fun­cio­na­rios de­be­rán su­mi­nis­trar­la, so pe­na de in­cu­rrir en cau­sal de ma­la con­duc­ta san­cio­na­ble dis­ci­pli­na­ria­men­te. Eso sí, la ley di­ce que tal do­cu­men­ta­ción se­rá pa­ra efec­tos del cum­pli­mien­to de la mi­sión de la Co­mi­sión de la Ver­dad, que no es ju­ris­dic­cio­nal, es de­cir, su ob­je­ti­vo, a di­fe­ren­cia del de la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial de Paz, no es de­ter­mi­nar res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les sino más bien po­lí­ti­cas y éti­cas.

En el de­cre­to ley ex­pe­di­do por la Ad­mi­nis­tra­ción Santos se im­po­ne a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos la prohi­bi­ción de an­te­po­ner la re­ser­va por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal cuan­do se tra­te de in­for­ma­ción re­la­ti­va a he­chos cons­ti­tu­ti­vos de vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos, al de­re­cho in­ter­na­cio­nal hu­ma­ni­ta­rio (DIH) y crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

So­lo aho­ra, cuan­do esa com­pe­ten­cia de la Co­mi­sión de la Ver­dad se ejer­ce an­te una en­ti­dad tan re­le­van­te pa­ra el de­sen­vol­vi­mien­to y re­so­lu­ción del con­flic­to, co­mo es el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, bue­na par­te de la opi­nión pú­bli­ca pa­re­ció dar­se cuen­ta del al­can­ce de las atri­bu­cio­nes de la Co­mi­sión de la Ver­dad, de la que pa­re­cie­ra que la so­cie­dad co­lom­bia­na no se hu­bie­se in­tere­sa­do cuan­do fue acor­da­da por el Go­bierno y las Farc.

La Co­mi­sión de la Ver­dad, en­ton­ces, pi­de un gru­po de 40 pa­que­tes de in­for­ma­ción, al­gu­nas com­pren­si­bles y re­la­cio­na­das con su mi­sión, pe­ro otras muy preo­cu­pan­tes.

Por ejem­plo, se le pi­de al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa su­mi­nis­trar co­pia de la ho­ja de vi­da -y por tan­to, la iden­ti­dad- del per­so­nal de in­te­li­gen­cia y con­tra­in­te­li­gen­cia. O “los mé­to­dos de com- ba­te uti­li­za­dos y es­tra­te­gias de con­trol te­rri­to­rial” de las FF.AA. O los do­cu­men­tos de di­se­ño de ac­cio­nes y ope­ra­cio­nes re­la­cio­na­das con nar­co­trá­fi­co, o con el con­trol de fron­te­ras.

Es gra­ve, por cuan­to hay ac­ti­vo al me­nos un gru­po gue­rri­lle­ro (el Eln), múl­ti­ples de nar­co­trá­fi­co, ban­das cri­mi­na­les, que es­ta­rán in­tere­sa­dos en te­ner ac­ce­so a ta­les do­cu­men­tos que les ser­vi­rán en ban­de­ja la es­tra­te­gia es­ta­tal pa­ra com­ba­tir­los. El gol­pe a la se­gu­ri­dad na­cio­nal pue­de ser le­tal. ¿Quién ga­ran­ti­za que esos do­cu­men­tos de al­tí­si­ma sen­si­bi­li­dad y de ca­rác­ter se­cre­to en cual­quier país del mun­do, no van a lle­gar a ma­nos de la cri­mi­na­li­dad? El so­lo he­cho de la fil­tra­ción de es­ta car­ta de la Co­mi­sión al Mi­nis­te­rio mues­tra la po­ca ga­ran­tía de re­ser­va. Eso cau­sa gra­ves da­ños. Que se­rían in­cal­cu­la­bles si, de la mis­ma for­ma que la car­ta, se fil­tran ex­pe­dien­tes de ca­rác­ter re­ser­va­do.

Así co­mo en la Co­mi­sión de la Ver­dad hay co­mi­sio­na­dos de las más al­tas ca­li­da­des éti­cas, tam­bién los hay con inocul­ta­bles afi­ni­da­des -plas­ma­das en múl­ti­ples es­cri­tos- con los gru­pos gue­rri­lle­ros. Mi­rar el lis­ta­do de la do­cu­men­ta­ción que aho­ra se les exi­ge al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa y a las Fuer­zas Ar­ma­das ge­ne­ra ver­da­de­ro vér­ti­go.

ILUSTRACIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.