Ana­to­mía de un crack, ¿ta­len­to o dis­ci­pli­na?

La pre­sen­cia de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do en Ru­sia re­vi­ve el eterno de­ba­te so­bre si el fut­bo­lis­ta na­ce o se ha­ce.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por JUAN FE­LI­PE ZULETA VA­LEN­CIA

En Es­pa­ña, úni­co país que se dio el lu­jo de te­ner a tres de los cua­tro que han si­do con­si­de­ra­dos co­mo los me­jo­res fut­bo­lis­tas de la his­to­ria ( Johan Cruyff, Die­go Ma­ra­do­na y Lio­nel Mes­si), per­vi­ve aún en ba­res, ca­lles y tri­bu­nas la his­to­ria de un ju­ga­dor, de quien di­cen, fue más bri­llan­te que es­tos (in­clu­yen­do a Pe­lé y cual­quier otro que se le ocu­rra al lec­tor). O, más bien, te­nía to­do pa­ra ser el me­jor, pe­ro no le dio la ga­na o no pu­do, coin­ci­den quie­nes lo vie­ron ju­gar. Se lla­ma Jor­ge Al­ber­to Gon­zá­lez, a quien apo­da­ban “El Má­gi­co”. Del sal­va­do­re­ño ase­gu­ran que fue el más ta­len­to­so en la his­to­ria del fút­bol, gra­cias a una con­di­ción in­na­ta que le per­mi­tó desa­rro­llar ve­lo­ci­dad, agi­li­dad, téc­ni­ca, ca­pa­ci­dad de reac­ción y una in­te­li­gen­cia es­pa­cial ex­clu­si­va. To­do, sin aso­mo mí­ni­mo de pre­pa­ra­ción atlé­ti­ca y una pro­ver­bial in­dis­ci­pli­na, que in­cluía to­da cla­se de ba­ca­na­les. El mis­mo Die­go Ma­ra­do­na, quien com­par­tió con él du­ran­te un cam­pa­men­to de pre­tem­po­ra­da con el Bar­ce­lo­na en 1984, y mi­li­tó en la mis­ma li­ga, di­ría, tiem­po des­pués, que nun­ca vio a un ju­ga­dor con la téc­ni­ca del sal­va­do­re­ño.

“Que­ría­mos imi­tar lo que ha­cía ‘El Má­gi­co’ y no po­día­mos”, con­fe­só.

Por es­tos días de Mun­dial, sur­gen eter­nos de­ba­tes. Uno de es­tos ¿qué pre­do­mi­na en el fút­bol ac­tual: el ta­len­to in­na­to o la dis­ci­pli­na?

Pa­ra Ar­man­do Quin­te­ro, con­su­ma­do de­por­tó­lo­go de Col­de­por­tes, la res­pues­ta es­tá a mi­tad de ca­mino en­tre am­bos as­pec­tos.

“Hoy el lis­tón es­tá más arri­ba en el de­por­te de al­to ren­di­mien­to. De ahí que en los úl­ti­mos años vea­mos de­por­tis­tas más ve­lo­ces, fuer­tes y ha­bi­li­do­sos ”, ex­pli­ca Quin­te­ro.

Pa­ra man­te­ner ese ni­vel, ad­vier­te el es­pe­cia­lis­ta, el ri­gor al cual se ex­po­nen los de­por­tis­tas su­pera, mu­chas ve­ces, los lí­mi­tes fí­si­cos y men­ta­les, aún de los más do­ta­dos”.

¿Sol­tar o ama­rrar?

Lau­ra Arias, si­có­lo­ga de­por­ti­va que atien­de a fut­bo­lis­tas, en ac­ti­vi­dad o no, apun­ta acer­ca de la im­por­tan­cia del equi­li­brio en­tre la dis­ci­pli­na co­lec­ti­va, en la cual es­tán in­mer­sos los ju­ga­do­res, y su desa­rro­llo in­di­vi­dual.

“A ve­ces, por el ri­gor de la com­pe­ten­cia y la fun­cio­na­li- dad que de­be te­ner un fut­bo­lis­ta den­tro de un es­que­ma, se re­le­ga la crea­ti­vi­dad a un se­gun­do plano”, se­ña­la.

“En­tre los ju­ga­do­res ac­ti­vos que atien­do, el te­mor al error es un fac­tor co­mún. Hay una pre­dis­po­si­ción a res­guar­dar­se en el equi­po y a evi­tar la fi­gu­ra­ción”, ase­gu­ra Arias.

Y com­ple­men­ta: “Un fut­bo­lis­ta es, en esen­cia, un ar­tis­ta del ba­lón y co­mo tal, re­quie­re una do­sis im­por­tan­te de in­di­vi­dua­li­dad que, veo po­co en el fút­bol ac­tual”.

El con­cep­to de Arias coin­ci­de con el del siem­pre vi­sio­na­rio téc­ni­co ar­gen­tino Marcelo Biel­sa, ha­ce cin­co años, cuan­do di­ri­gía al Bilbao, en me­dio de una icó­ni­ca con­fe­ren­cia an­te apren­di­ces de en­tre­na­do­res.

“Nos la­men­ta­mos por la ex­tin­ción de los ta­len­to­sos, de los ge­nios de es­te de­por­te. Pe­ro ape­nas po­de­mos los me­te­mos en unos es­que­mas rí­gi­dos y les po­ne­mos en la ca­be­za la idea de que so­lo bas­ta ga­nar. Que na­die va a un es­ta­dio a ver una gam­be­ta si es­ta no sir­ve pa­ra ir­se a ca­sa con un triun­fo”, de­cla­ró en aquel en­cuen­tro es­te pre­cur­sor de una vi­sión lí­ri­ca del fút­bol.

De la anéc­do­ta al he­cho

Cris­tiano Ro­nal­do en­car­na la pers­pec­ti­va de Biel­sa co­mo po­cos.

El por­tu­gués tu­vo un in­tere­san­te desa­rro­llo de­por­ti­vo des­de que lle­gó al Man­ches­ter Uni­ted a los 17 años, has­ta la cum­bre de su ca­rre­ra en el Real Madrid y que aún man­tie­ne a los 33 años.

Cuan­do ju­ga­ba en Man­ches­ter, el lu­so ex­hi­bía una fi­gu­ra del­ga­da, de ex­tre­mi­da­des lar­gas y su es­ti­lo de jue­go era ale­gre, pro­cli­ve a las gam­be­tas. Allí de­jó ci­fras “nor­ma­les”: 118 go­les en 292 jue­gos y 0,40 go­les por par­ti­do, ci­fras de un ju­ga­dor “pro­me­dio”.

Cuan­do pa­só al Real Ma-

drid, Ro­nal­do tu­vo un cam­bio fut­bo­lís­ti­co y fí­si­co tras­cen­den­tal. Al­can­zó los 85 ki­los de pe­so, con abun­dan­te ma­sa mus­cu­lar y ca­pa­ci­da­des ex­cep­cio­na­les: sus sal­tos al­can­za­ron los 78 cen­tí­me­tros, al­tu­ra cer­ca­na a la me­dia de un ju­ga­dor de la NBA.

Su ca­rre­ra cor­ta, por ejem­plo, al­can­za los 25 me­tros en 3,61 se­gun­dos. Sus dis­pa­ros han lle­ga­do a los 120 km/h (el de un fut­bo­lis­ta pro­me­dio es de 85 o 90km/h) y en los úl­ti­mos seis años pa­só de ga­nar del 40% al 60% de los ba­lo­nes que dispu­ta vía aé­rea.

To­dos es­tos ren­di­mien­tos, que cons­tan en es­ta­dís­ti­cas de los di­fe­ren­tes tor­neos que dispu­ta y en es­tu­dios so­bre fút­bol y me­di­ci­na de­por­ti­va, los lo­gró con un ré­gi­men ri­gu­ro­so de en­tre­na­mien­to.

Re­cien­te­men­te, el in­glés Río Fer­di­nand, ex­com­pa­ñe­ro de Ro­nal­do en el Uni­ted, con­tó, en me­dio de los co­men­ta­rios que rea­li­za pa­ra Sky Sports con mo­ti­vo del Mun­dial, una anéc­do­ta que re­fle­ja la tran­si­ción de Ro­nal­do de un ju­ga­dor ta­len­to­so, pe­ro pro­me­dio, al ex­cep­cio­nal atle­ta exi­to­so en el que se con­vir­tió.

“Una vez tras un en­tre­na­mien­to me in­vi­tó a su ca­sa a al­mor­zar. So­lo ha­bía po­llo, en­sa­la­da y agua. Lue­go, me pi­dió que na­dá­ra­mos al­gu­nos cien­tos de me­tros en su pis­ci­na. Y que en­tre­ná­ra­mos dis­pa­ros y al­gu­nos mo­vi­mien­tos en su can­cha. Tie­ne una men­ta­li­dad te­mi­ble co­mo com­pe­ti­dor”, con­tó el ex­de­fen­sor.

El al­ma su­r­ame­ri­ca­na

Del otro la­do es­tán Ney­mar y Lio­nel Mes­si, que con­for­man el tri­den­te ac­tual co­mo los me­jo­res del mun­do.

Los dos com­par­ten co­sas que, a la vez, los dis­tan­cia del por­tu­gués.

Ade­más de su mag­ní­fi­co y sin­gu­lar ta­len­to pa­ra ju­gar al fút­bol, Ney­mar y Mes­si coin­ci-

den, gra­cias a su ori­gen su­r­ame­ri­cano, unas con­di­cio­nes psi­co­so­cia­les que mar­ca­ron no so­lo su es­ti­lo de jue­go, sino la for­ma de có­mo asu­mir sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les.

El mis­mo “Leo” con­tó en el do­cu­men­tal que reali­zó el Bar­ce­lo­na tras su de­but, que llo­ró va­rios me­ses por te­ner que de­jar Ro­sa­rio, su ciu­dad na­tal, pa­ra vi­vir en un am­bien­te tan di­fe­ren­te co­mo la cos­mo­po­li­ta ca­pi­tal ca­ta­la­na.

Ade­más, con­fe­só que nun­ca fue bueno pa­ra re­gir­se por la dis­ci­pli­na de la in­si­tu­ción “Vi­vía a 10 me­tros del club y siem­pre lle­ga­ba tar­de al en­tre­na­mien­to”.

Sin em­bar­go, al­can­za los 32,5 ki­ló­me­tros por ho­ra ¡con el ba­lón en los pies! al­go que nun­ca na­die lo­gró en la his­to­ria de es­te de­por­te. Y no le fal­tan mé­ri­tos, pe­se a que, al pa­re­cer, nun­ca ga­na­rá un Mun­dial, pa­ra ser con­si­de­ra­do el me­jor.

Ney­mar, por su par­te, es un re­bel­de, que pe­se a ser mi­llo­na­rio des­de los 14 años, aún dis­fru­ta desai­ran­do a sus ri­va­les con un re­ga­te pre­cio­so y, a ve­ces, ofen­si­vo. Re­pre­sen­ta un vir­tuo­sis­mo na­tu­ral de los bra­si­le­ños, pro­pios de las pla­yas y las geo­gra­fías ba­rria­les irre­gu­la­res. El su­yo es un ca­so si­mi­lar. Su ex­com­pa­ñe­ro en el Bar­ca, el croa­ta Iván Ra­ki­tic, con­fe­só que nun­ca ha­bía co­no­ci­do un fut­bo­lis­ta tan “va­go” pa­ra el en­tre­na­mien­to y la pre­pa­ra­ción fí­si­ca.

Al fi­nal, to­do pa­re­ce orien­tar­se a que el pun­to de equi­li­brio es la úni­ca vía que el ta­len­to­so per­du­re y el fút­bol man­ten­ga su no­ción de es­pec­tácu­lo.

A lo me­jor pue­de que no sea co­mo in­di­can los pe­si­mis­tas del de­por­te que ad­vier­ten la ex­tin­ción del ta­len­to­so. Qui­zás, mu­chos de los que sur­gen ca­re­cen de lo que le fal­tó al “Má­gi­co” Gon­zá­lez pa­ra ga­nar­se su lu­gar en la his­to­ria

ILUSTRACIÓN EMERSON GAVIRIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.