LAS DI­FE­REN­TES FORMAS DEL MANEJO DE UN GRU­PO EN ME­DIO DE LA “FIES­TA” DEL FÚT­BOL

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA -

De In­gla­te­rra, ri­val de Co­lom­bia el mar­tes por los oc­ta­vos de fi­nal del Mun­dial, tras­cen­dió tan pron­to lle­gó a Ru­sia que su se­de se ubi­ca­ra en la lo­ca­li­dad de Re­pino, en el Fo­rRes­tMix Club, una vi­lla muy cer­ca de la ac­ti­va vi­da noc­tur­na de San Pe­tes­bur­go, con mu­cha ofer­ta de en­tre­te­ni­mien­to, in­clu­yen­do uno de los sec­to­res de pros­ti­tu­ción más co­no­ci­do en esa zo­na de Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, el téc­ni­co Ga­reth South­ga­te no pres­tó ma­yor aten­ción pe­se al his­to­rial de in­dis­ci­pli­na en el cual se han vis­to en­vuel­tos va­rios in­te­gran­tes de la Se­lec­ción in­gle­sa en el pa­sa­do. “Di­ri­jo un gru­po de pro­fe­sio­na­les, soy su guía fut­bo­lís­ti­co con un ob­je­ti­vo en co­mún, no es­toy con chi­cos ado­les­cen­tes y no pue­do tra­tar­los co­mo tal”, ex­pre­só el es­tra­te­ga tras las crí­ti­cas de la pren­sa de su país, por es­co­ger un lu­gar “ten­ta­dor” pa­ra rom­per la dis­ci­pli­na en me­dio de la ci­ta más exi­gen­te del fút­bol. Son formas de asi­mi­lar el manejo de gru­po en un Mun­dial, un te­ma siem­pre tan com­ple­jo y de opi­nio­nes tan dis­pa­res. Ge­ne­ral­men­te, los se­lec­cio­na­dos eu­ro­peos tie­nen una ten­den­cia más abier­ta ha­cia có­mo di­ri­gir com­por­ta­mien­to en el Mun­dial, pues con­ser­van una ex­ten­sa tra­di­ción de li­ber­tad y co­rres­pon­sa­bi­li­dad con los ju­ga­do­res. En Eu­ro­pa, sal­vo los via­jes pa­ra jue­gos in­ter­na­cio­na­les, los ju­ga­do­res no con­cen­tran an­tes de un par­ti­do. Se ci­tan en el es­ta­dio o en un pun­to de en­cuen­tro ho­ras an­tes del en­cuen­tro y lis­to. En Su­ra­mé­ri­ca, sin em­bar­go, la fi­gu­ra de la con­cen­tra­ción co­mo ele­men­to fa­ci­li­ta­dor del manejo de gru­po pre­vio a la com­pe­ten­cia, aún es una prác­ti­ca ex­ten­di­da. No es ca­sua­li­dad en­ton­ces que las nor­mas más es­tric­tas en me­dio de un Mun­dial sean ge­ne­ral­men­te pa­ra los com­bi­na­dos de es­ta par­te del mun­do. Ha­ce cua­tro años, en el Mun­dial que reali­zó Bra­sil, la Fe­de­ra­ción de di­cho país cons­tru­yó un com­ple­jo fuer­te­men­te cus­to­dia­do en las afue­ras de Río de Ja­nei­ro, con va­rias hec­tá­reas, to­dos los lu­jos y zo­nas cam­pes­tres, pa­ra que los ju­ga­do­res no tu­vie­sen la ten­ta­ción de sa­lir de fies­ta. En el Mun­dial de 1990 la Se­lec­ción Co­lom­bia se con­cen­tró du­ran­te dos me­ses fue­ra del país en zo­na ru­ral de Bo­lo­nia, Ita­lia, pa­ra ale­jar a los ju­ga­do­res de ten­ta­cio­nes y pe­li­gros a los que es­ta­ban ex­pues­tos en un país con­vul­so por aque­llos días. Eso en cuan­to al cui­da­do fí­si­co. Pe­ro aho­ra, en lo que coin­ci­den va­rias se­lec­cio­nes, eu­ro­peas y su­r­ame­ri­ca­nas, es en las nor­mas acer­ca del manejo de las re­des so­cia­les. Al­gu­nos se­lec­cio­na­do­res, in­clu­so, prohi­ben el uso de es­tas en me­dio del Mun­dial an­te la po­si­bi­li­dad de que ese con­tac­to con el pú­bli­co al­te­re la tran­qui­li­dad emo­cio­nal de sus ju­ga­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.