En bus­ca de la ver­dad

En la primera au­dien­cia an­te la JEP, se en­tre­gó a ex je­fes gue­rri­lle­ros los ex­pe­dien­tes pa­ra que ana­li­cen ca­sos de se­cues­tros y en­tre­guen su in­for­me.

El Colombiano - - PORTADA - FOTO EFE

Lí­de­res de Farc ra­ti­fi­ca­ron su com­pro­mi­so con la jus­ti­cia en su primera com­pa­re­cen­cia an­te la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz. A la au­dien­cia so­lo asis­tie­ron Pa­blo Ca­ta­tum­bo, Ro­dri­go Lon­do­ño, ‘Ti­mo­chen­ko’, y Car­los Lo­za­da. Otros je­fes fir­ma­ron po­de­res pa­ra ser re­pre­sen­ta­dos. Le ex­pli­ca­mos.

En la con­si­de­ra­da primera au­dien­cia his­tó­ri­ca de ex­co­man­dan­tes gue­rri­lle­ros de las Farc an­te la Jus­ti­cia Es­pe­cial pa­ra la paz, JEP, pa­ra acla­rar lo su­ce­di­do con los se­cues­tra­dos du­ran­te el con­flic­to ar­ma­do, la ver­dad fue la gran au­sen­te y no por­que los ex­com­ba­tien­tes la ocul­ta­ran, sino por­que el pri­mer pa­so, que se dio ayer, con­sis­tía en en­tre­gar­les ex­pe­dien­tes pa­ra que ana­li­cen los ca­sos y los ex­pli­quen más ade­lan­te.

La Sa­la de Re­co­no­ci­mien­to prio­ri­zó las re­ten­cio­nes ile­ga­les co­mo el pri­mer ca­so de la JEP pa­ra Farc, por eso du­ran­te la di­li­gen­cia en­tre­gó a Ro­dri­go Lon­do­ño Ech­ve­rri (Ti­mo­chen­ko), a Car­los An­to­nio Lo­za­da y a Pa­blo Ca­ta­tum­bo, dos in­for­mes de la Fis­ca­lía, dos del Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, 312 sen­ten­cias por se­cues­tro (de las cua­les 68 in­vo­lu­cran a miem­bros del Se­cre­ta­ria­do y del Estado Ma­yor) y una ba­se de da­tos de la Fun­da­ción País Li­bre, con cer­ca de 220 ca­sos de se­cues­tra­dos de los que se des­co­no­ce su pa­ra­de­ro, pa­ra que con ba­se en esos re­gis­tros los iden­ti­fi­quen y re­la­ten qué pa­só, dón­de y por qué se los lle­va­ron.

En esa mis­ma vía, de­jó dis­po­ni­bles pa­ra con­sul­ta en la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va 42 ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les por he­chos re­la­cio­na­dos con los pla­gios.

“Se­gún al­gu­nas de es­tas fuen­tes, en el pe­rio­do de ex­pan­sión mi­li­tar de es­te an­ti­guo gru­po ar­ma­do ile­gal (Farc), la re­ten­ción ile­gal de per­so­nas ha­bría si­do adop­ta­da co­mo for­ma de ope­rar de la or­ga­ni­za­ción”, di­ce el au­to 002 con el que ini­ció el pro­ce­so.

Es­te mis­mo do­cu­men­to se­ña­la que de acuer­do a es­tas mis­mas fuen­tes de in­for­ma­ción, las re­ten­cio­nes tu­vie­ron por lo me­nos tres fi­na­li­da­des dis­tin­tas: co­brar gran­des su­mas de di­ne­ro a cam­bio de la li­ber­tad del re­te­ni­do, pre­sio­nar al Go­bierno, y, en los de­más ca­sos, de­mos­trar con­trol so­bre la po­bla­ción ci­vil.

La ma­gis­tra­da Ju­lie­ta Le­mai­tre, pre­si­den­ta de la Sa­la, re­cal­có la im­por­tan­cia que pa­ra el Sis­te­ma de Ver­dad, Jus­ti­cia, Re­pa­ra­ción y No Re­pe­ti­ción tie­ne el apor­te de los com­pa­re­cien­tes, es­pe­cial­men­te so­bre el pa­ra­de­ro de los se- cues­tra­dos pre­sun­ta­men­te por las Farc de los que no se sa­be na­da. Por eso di­jo que en la pró­xi­ma au­dien­cia la ex cú­pu­la gue­rri­lle­ra de­be­rá en­tre­gar un in­for­me so­bre lo que ocu­rrió con esas per­so­nas, pe­ro no se pre­ci­só el tiem­po pa­ra vol­ver a las di­li­gen­cias.

No lle­ga­ron to­dos

Aun­que la ex­pec­ta­ti­va era ver en pleno al Se­cre­ta­ria­do y al Estado Ma­yor de las Farc an­te la JEP, a es­ta ci­ta de la ex cú­pu­la gue­rri­lle­ra con la jus­ti­cia so­lo acu­die­ron “Ti­mo­chen­ko”, má­xi­mo je­fe de esa ex­tin­ta in­sur­gen­cia y hoy pre­si­den­te del par­ti­do Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria del Co­mún; Ju­lián Ga­llo, cu­yo nom­bre de gue­rra fue “Car­los An­to­nio Lo­za­da”, y Pa­blo Ca­ta­tum­bo To­rres Vic­to­ria.

Seu­xis Her­nán­dez So­lar­te o “Je­sús San­trich”, com­pa­re­ció a tra­vés de vi­deo­con­fe­ren­cia des­de la cár­cel La Pi­co­ta, don­de se en­cuen­tra re­clui­do mien­tras se so­lu­cio­na su ca­so de ex­tra­di­ción a EE. UU. por el que es so­li­ci­ta­do por la jus­ti­cia por cons­pi­rar pa­ra ex­por­tar co­caí­na. La Fis­ca­lía lo so­li­ci­tó ar­gu­men­tan­do te­mas de se­gu­ri­dad.

La ci­ta era pa­ra 31 al­tos

ex­man­dos de las Farc, pe­ro los de­más no asis­tie­ron y fue­ron re­pre­sen­ta­dos por abo­ga­dos. En au­to de ci­ta­ción, la JEP fue cla­ra en de­ter­mi­nar que los com­pa­re­cien­tes po­dían acu­dir per­so­nal­men­te o me­dian­te un re­pre­sen­tan­te acre­di­ta­do.

Es­te fue uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas, ya que la no­ti­fi­ca­ción de la ci­ta­ción so­lo se hi­zo efec­ti­va el vier­nes pa­sa­do y va­rios de los ex­com­ba­tien­tes ci­ta­dos es­tán en zo­nas ale­ja­das (có­mo su­ce­de con Iván Már­quez y Her­nán Da­río Ve­láz­quez o “el Pai­sa”), don­de no ha­bía op­ción de au­ten­ti­car an­te un no­ta­rio su re­pre­sen­ta­ción. Así lo ex­pli­có Die­go Mar­tí­nez, abo­ga­do de la ban­ca­da de la de­fen­sa de la ma­yo­ría de los com­pa­re­cien­tes.

No obs­tan­te, la Sa­la de Re­co­no­ci­mien­to no ad­mi­tió la per­so­ne­ría ju­rí­di­ca de es­tos abo­ga­dos y más bien or­de­nó al sis­te­ma au­tó­no­mo de de­fen­sa de la JEP pa­ra que ofi­cia­ra la re­pre­sen­ta­ción de los lla­ma­dos a es­ta di­li­gen­cia.

“Te­ne­mos vo­lun­tad”

Al tér­mino de la reunión ju­di­cial, “Ti­mo­chen­ko” ex­pre­só: “reite­ra­mos an­te el país nues­tro pro­pó­si­to in­de­cli­na­ble de hon­rar nues­tra pa­la­bra, que na­die pue­da de­cir ja­más que nues­tro par­ti­do Farc in­cum­plió al­gu­na par­te del Acuer­do. Que­re­mos que se co­noz­ca la ver­dad y que ha­ya jus­ti­cia. Nues­tro in­ten­to de res­pon­der y com­pa­re­cer an­te la JEP no pue­de ser pues­to en du­da”.

El ex­co­man­dan­te agre­gó que la com­pa­re­cen­cia de una pe­que­ña de­le­ga­ción de ex­je­fes in­sur­gen­tes se dio co­mo res­pues­ta a la de­ci­sión de la Fis­ca­lía de no per­mi­tir la pre­sen­cia de “Je­sús San­trich” en la au­dien­cia, por eso pre­fi­rie­ron man­dar a sus abo­ga­dos.

Sin em­bar­go, pa­ra Le­mai-

tre fue un lo­gro que to­dos los con­vo­ca­dos com­pa­re­cie­ran, al­gu­nos a tra­vés de sus ju­ris­tas, y que la JEP tu­vie­ra co­no­ci­mien­to de quie­nes eran sus re­pre­sen­tan­tes de con­fian­za.

“Esa vo­lun­tad es fun­da­men­tal pa­ra dar ini­cio al pro­ce­so y lo­grar nues­tro ob­je­ti­vo, que es la ver­dad pa­ra las víc­ti­mas” di­jo Le­mai­tre.

La ma­gis­tra­da agre­gó que el ini­cio de es­ta eta­pa es un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co y se con­vier­te en un pa­so fun­da­men­tal en los es­fuer­zos pa­ra po­ner fin al con­flic­to ar­ma­do.

“El sis­te­ma in­te­gral de ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y no re­pe­ti­ción fue crea­do co­mo par­te del Acuer­do Fi­nal pa­ra la Cons­truc­ción de una Paz Es­ta­ble y Du­ra­de­ra, cris­ta­li­zan­do la cen­tra­li­dad de las víc­ti­mas. La con­tri­bu­ción a la ver­dad, que se ini­cia en es­te ca­so, es un pi­lar su­pre­mo pa­ra la sa­tis­fac­ción del de­re­cho de las víc­ti­mas a ob­te­ner ver­dad”, se­ña­ló la ma­gis­tra­da al de­cla­rar abier­to el Ca­so 001.

El mo­men­to más emo­ti­vo de la au­dien­cia ocu­rrió cuan­do Mó­ni­ca Ci­fuen­tes, pro­cu­ra­do­ra de­le­ga­da an­te la JEP, pro­nun­ció: “hay que ce­le­brar que es­tén aquí re­pre­sen­ta­dos los ex­com­ba­tien­tes y que lo ha­cen vo­lun­ta­ria­men­te, sin or­den de cap­tu­ra ni cir­cu­lar ro­ja in­ter­na­cio­nal. La pre­sen­cia se­lla lo que en otros con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les nun­ca se lo­gró. Por fin lle­gó el día que tan­to es­pe­rá­ba­mos, el ini­cio de una fa­se de re­co­no­ci­mien­to de la ver­dad ha lle­ga­do”

FOTO

Ro­dri­go Lon­do­ño (foto) ex­pre­só que en Cu­ba se es­ti­pu­ló que las au­dien­cias se­rían re­ser­va­das, por lo que no en­ten­día la ci­ta­ción de me­dios de co­mu­ni­ca­ción a la di­li­gen­cia ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.