LO QUE AMÉ­RI­CA CONSIGUE DE LA OTAN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por NICHOLAS BURNS re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Do­nald Trump se pre­pa­ró pa­ra la cum­bre de la OTAN de es­ta se­ma­na ha­cien­do lo que nin­gún pre­si­den­te ha­bía he­cho an­tes: ar­gu­men­tan­do que la alian­za es un mal ne­go­cio pa­ra el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. La se­ma­na pa­sa­da en Great Falls, Mon­ta­na, di­jo que le ha­bía di­cho a la can­ci­ller An­ge­la

Mer­kel de Alemania: “No sé cuán­ta pro­tec­ción ob­te­ne­mos al pro­te­ger­los a us­te­des”. Trump ha si­do aún más du­ro con la Unión Eu­ro­pea, ca­li­fi­cán­do­la “co­mo” tan ma­la co­mo el TLCAN “y agre­gan­do que “A ve­ces nues­tros peo­res enemi­gos son nues­tros su­pues­tos ami­gos “.

He vi­si­ta­do cua­tro paí­ses eu­ro­peos en las úl­ti­mas dos se­ma­nas, y ha si­do im­pac­tan­te ver cuán­to res­pe­to ha per­di­do Es­ta­dos Uni­dos an­te los ojos de sus alia­dos. Los lí­de­res eu­ro­peos se­ña­lan el apo­yo de Trump a los po­pu­lis­tas an­ti­de­mo­crá­ti­cos en Hun­gría, Po­lo­nia e Ita­lia. Ven su re­cien­te ata­que en Twit­ter con­tra Mer­kel co­mo un in­ten­to trans­pa­ren­te de sa­car­la de su pues­to.

Mu­chos te­men que aho­ra pue­da eli­mi­nar las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses con­tra Moscú por su ocu­pa­ción de Cri­mea des­pués de su reunión con el pre­si­den­te Vla­di­mir Pu

tin de Ru­sia en Fin­lan­dia la pró­xi­ma se­ma­na. La con­fian­za en Trump se ha des­plo­ma­do tan­to que el mi­nis­tro de ex­te­rio­res ale­mán, Hei­ko Maas, re­cien­te­men­te agru­pó “la po­lí­ti­ca egó­la­tra de Do­nald Trump de Amé­ri­ca Pri­me­ro” jun­to con Ru­sia y Chi­na co­mo preo­cu­pa­cio­nes glo­ba­les.

Es pro­ba­ble que na­da de es­to, por su­pues­to, mo­les­te a Trump, quien per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble en su creen­cia de que cual­quier que ha­ya si­do el be­ne­fi­cio pa­ra Es­ta­dos Uni­dos en el pa­sa­do co­mo re­sul­ta­do de la alian­za tras­atlán­ti­ca, el país ya no se be­ne­fi­cia. Pe­ro es­tá equi­vo­ca­do -hay ra­zo­nes con­vin­cen­tes por las que la OTAN en par­ti­cu­lar se­rá una ven­ta­ja mar­ca­da pa­ra la se­gu­ri­dad ame­ri­ca­na le­jos en el fu­tu­ro.

Pri­me­ro, las for­mi­da­bles fuer­zas con­ven­cio­na­les y nu­clea­res de la OTAN son la ma­ne­ra más efec­ti­va de pro­te­ger a Nor­tea­mé­ri­ca y Eu­ro­pa -el co­ra­zón del mun­do de­mo­crá­ti­co- de un ata­que. Ame­na­zas a nues­tra se­gu­ri­dad co­lec­ti­va no han des­apa­re­ci­do en el si­glo XXI. Pu­tin si­gue sien­do un ad­ver­sa­rio de­ter­mi­na­do a la ca­za de elec­cio­nes ame­ri­ca­nas y de Eu­ro­pa orien­tal. La OTAN es un mul­ti­pli­ca­dor de fuer­za: Es­ta­dos Uni­dos tie­ne alia­dos que per­ma­ne­ce­rán a nues­tro la­do, mien­tras que Eu­ro­pa no tie­ne nin­guno.

Una segunda ra­zón pa­ra man­te­ner la alian­za trans­atlán­ti­ca es el fu­tu­ro eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos. La Unión Eu­ro­pea es el socio co­mer­cial más gran­de de nues­tro país, y su ma­yor in­ver­sio­nis­ta. Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea son las dos eco­no­mías más gran­des del mun­do, y pue­den di­ri­gir el co­mer­cio glo­bal pa­ra ven­ta­ja pro­pia si per­ma­ne­cen jun­tos. Más de cua­tro mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos tra­ba­jan pa­ra em­pre­sas ame­ri­ca­nas en los Es­ta­dos Uni­dos. Cua­ren­ta y cin­co de los 50 es­ta­dos ex­por­tan más a Eu­ro­pa que a Chi­na.

Tercero, los fu­tu­ros lí­de­res ame­ri­ca­nos en­con­tra­rán que Eu­ro­pa es nues­tro socio más ca­paz y dis­pues­to pa­ra en­fren­tar las ame­na­zas más gran­des a la se­gu­ri­dad glo­bal: cam­bio cli­má­ti­co; car­te­les de dro­ga y ci­ber­crí­me­nes; te­rro­ris­mo; pan­de­mias y mi­gra­ción ma­si­va de Áfri­ca y Me­dio Orien­te. Y los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos de la OTAN se­gui­rán sien­do in­dis­pen­sa­bles pa­ra sal­va­guar­dar la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad, ba­jo el asal­to de Ru­sia y Chi­na.

Trump pue­de creer que sus ata­ques abra­sa­do­res con­tra las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les y los pre­su­pues­tos de de­fen­sa de Eu­ro­pa son una bue­na tác­ti­ca de ne­go­cia­ción an­tes de la cum­bre. Pe­ro de he­cho ya han he­cho un da­ño enor­me. Si bien no pue­de ma­tar di­rec­ta­men­te a la OTAN, el pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se y el Con­gre­so lo apo­yan de­ma­sia­do, ha ero­sio­na­do im­por­tan­tes ni­ve­les de con­fian­za y bue­na vo­lun­tad. Co­mo que­dó cla­ro du­ran­te mis re­cien­tes vi­si­tas por Eu­ro­pa, se ha abier­to una bre­cha pe­li­gro­sa en la alian­za trans­atlán­ti­ca, la peor de las úl­ti­mas sie­te dé­ca­das.

Trump quie­re que los es­ta­dou­ni­den­ses crean que sus alia­dos sim­ple­men­te se es­tán apro­ve­chan­do de ellos. El 11 de sep­tiem­bre de 2001, fui tes­ti­go de una reali­dad bas­tan­te di­fe­ren­te co­mo em­ba­ja­dor ame­ri­cano an­te la OTAN. Ca­na­dá y los alia­dos eu­ro­peos se ofre­cie­ron co­mo voluntarios ho­ras des­pués de los ata­ques pa­ra in­vo­car el Ar­tícu­lo 5 del tra­ta­do de la OTAN, que obli­ga a to­dos los miem­bros a res­pon­der a un ata­que con­tra un so­lo miem­bro, por primera vez en la his­to­ria. Vi­nie­ron en nues­tra de­fen­sa cuan­do más los ne­ce­si­tá­ba­mos. En­via­ron tro­pas pa­ra lu­char con no­so­tros en Af­ga­nis­tán. To­da­vía es­tán allí con no­so­tros 17 años des­pués.

¿Aho­ra va­mos a desechar esa pro­tec­ción mu­tua, y ha­cer­lo so­los en un mun­do pe­li­gro­so del si­glo XXI? Ese se­ría un error his­tó­ri­co. Pe­ro es allí don­de nos po­dría­mos en­con­trar si la ven­det­ta an­ti­eu­ro­pea de Trump con­ti­núa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.