Mi­llo­na­rio gas­to mi­li­tar en el país

En el 2017 el país se gas­tó más de 9 mi­llo­nes de dó­la­res en el pre­su­pues­to mi­li­tar. Es el se­gun­doen Su­rá­me­ri­ca con ese ele­va­do gas­to.

El Colombiano - - PORTADA - Por JA­VIER ALE­XAN­DER MA­CÍAS

En el 2017 y 2018 el país in­vir­tió 9.714 mi­llo­nes de dó­la­res en el pre­su­pues­to de de­fen­sa, ar­mas y sos­te­ni­mien­to de tro­pas. Le mos­tra­mos có­mo au­men­ta­ron las par­ti­das.

Sin ser con­si­de­ra­dos los tiem­pos más du­ros de la con­fron­ta­ción ar­ma­da por la sa­li­da de las Farc del ma­pa de las hos­ti­li­da­des tras el Acuer­do, el pre­su­pues­to mi­li­tar en los úl­ti­mos cin­co años en Co­lom­bia no ha ba­ja­do de los 8 mil mi­llo­nes de dó­la­res y, so­lo en 2017 y lo que va de 2018, se gas­ta­ron USD$9.714 mi­llo­nes en es­te ru­bro.

En los cua­tro años que du­ró la ne­go­cia­ción con es­te grupo gue­rri­lle­ro, lap­so en el que el Cen­tro de Re­cur­sos pa­ra Aná­li­sis de Con­flic­tos, Ce­rac, re­gis­tró una re­duc­ción de las ac­cio­nes armadas en un 98% al pa­sar de 1,51 a 0.03 dia­rias “lle­gan­do a sus ni­ve­les mí­ni­mos en 52 años en nú­me­ro de víc­ti­mas, com­ba­tien­tes muer­tos y he­ri­dos”, el gas­to mi­li­tar en Co­lom­bia as­cen­dió a 43.258 mi­llo­nes de dó­la­res, re­gis­tro he­cho por el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Investigación so­be la Paz de Es­to­col­mo, Si­pri, por sus si­glas en in­glés.

El in­cre­men­to de un gas­to mi­li­tar, aun en paí­ses co­mo Co­lom­bia que aca­ba de fir­mar la paz con uno de los gru­pos más vio­len­tos en la his­to­ria del con­flic­to ar­ma­do, y tie­ne otro pro­ce­so sus­pen­di­do con el Eln, es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra las au­to­ri­da­des del mun­do. Di­ce Jan Elias­son, pre­si­den­te de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Si­pri, que es­te ti­po de de­ci­sio­nes “mi­nan la bús­que­da de so­lu­cio­nes pa­cí­fi­cas a los con­flic­tos de to­do el mun­do”.

Es­te au­men­to en el gas­to lle­vó a Co­lom­bia a ocu­par el se­gun­do pues­to en Su­ra­mé­ri­ca, des­pués de Bra­sil, y el cuar­to en to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano (ver in­fo­gra­fía).

¿Por qué tan al­to el gas­to?

Un mes des­pués de su po­se­sión co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa, Gui­ller­mo Bo­te­ro, ase­ve­ró que so­li­ci­ta­ría un au­men­to del pre­su­pues­to en 1.1 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra es­ta car­te­ra que agru­pa a la Fuer­za Pú­bli­ca, en­car­ga­da de brin­dar se­gu­ri­dad a los co­lom­bia­nos.

“Ne­ce­si­ta­mos una asig­na­ción al­go su­pe­rior pa­ra el pre­su­pues­to de in­ver­sión, que nos per­mi­ti­ría en­fren­tar los avan­ces tec­no­ló­gi­cos con ma­yor cla­ri­dad”, di­jo Bo­te­ro.

Sin con­tar más de­ta­lles, el nue­vo mi­nDe­fen­sa in­di­có que las Fuerzas Mi­li­ta­res y de Po­li­cía de­ben ga­ran­ti­zar en to­do el te­rri­to­rio la de­fen­sa “de la vi­da , la hon­ra y los bie­nes de los ciu­da­da­nos”, y en es­ta vía se bus­ca­ría el for­ta­le­ci­mien­to de los in­te­gran­tes de la Fuer­za Pú­bli­ca pa­ra en­fren­tar las nue­vas ame­na­zas. Ade­más, ha­bló de un posible “for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma de de­fen­sa an­ti­aé­rea mul­ti­ca­pa a ni­vel na­cio-

nal”, ex­pre­sión que le des­en­ca­de­nó una lluvia de crí­ti­cas, por lo que tu­vo que sa­lir a re­trac­tar­se de tal ase­ve­ra­ción.

No obs­tan­te, en el Plan Es­tra­té­gi­co de es­te mi­nis­te­rio que­dó con­sig­na­do que “se­rá fun­da­men­tal con­ser­var unas

Fuerzas Armadas mo­ti­va­das, mo­der­nas, for­ta­le­ci­das y efi­cien­tes, a fin de ga­ran­ti­zar la irre­ver­si­bi­li­dad de los acuer-

dos al­can­za­dos y en­fren­tar de ma­ne­ra de­ci­si­va el re­sur­gi­mien­to o de­sa­rro­llo de nue­vas ame­na­zas”, y la úni­ca for­ma

de con­se­guir es­te ob­je­ti­vo es con el for­ta­le­ci­mien­to del pre­su­pues­to mi­li­tar.

Ba­jo esa pre­mi­sa, Jai­ro Del­ga­do, ge­ne­ral (r) de la Po­li­cía y ana­lis­ta en se­gu­ri­dad y de­fen­sa nacional, ca­li­fi­ca co­mo nor­mal es­te al­to flu­jo de dinero, más por­que con la sa­li­da de las Farc de los te­rri­to­rios hu­bo que de­vol­ver tro­pas has­ta zo­nas muy ale­ja­das, y es­to re­quie­re gas­tos de lo­gís­ti­ca.

“Se ne­ce­si­ta una co­ber­tu­ra te­rri­to­rial en zo­nas don­de ha­ce mu­chos años se tu­vie­ron que re­ti­rar uni­da­des po­li­cia­les y vol­ver a lle­var­las de­man­da gas­tos lo­gís­ti­cos y me­jo­rar el pie de fuer­za. Es­to in­vo­lu­cra in­cor­po­rar un nú­me­ro de hom­bres y mu­je­res que pu­die­ran aten­der esas ne­ce­si­da­des. En el as­pec­to de con­fron­ta­ción ar­ma­da, se ne­ce­si­ta­rían nuevos per­tre­chos, vehícu­los flu­via­les y nue­vas ar­mas”, in­di­có Del­ga­do.

Afir­ma el ge­ne­ral (r) que es “un gas­to ne­ce­sa­rio”, pe­ro no se pue­de in­cu­rrir en el error de pen­sar que Co­lom­bia en­tró en una ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta, pe­ro “hay un dé­fi­cit en la ca­pa­ci­dad de ar­ma­men­to per­sua­si­vo si se com­pa­ra con otras fuerzas del con­ti­nen­te”.

Del­ga­do aña­de un ele­men­to más a la jus­ti­fi­ca­ción del ele­va­do gas­to: la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y los cul­ti­vos de uso ilícito que de acuer­do al úl­ti­mo in­for­me de la Ofi­ci­na con­tra las Dro­gas y el Cri­men, UNODC, au­men­ta­ron el nú­me­ro de hec­tá­reas sem­bra­das al pa­sar de 146.000 en 2016 a 171.000 en 2017.

“Es­te de­li­to re­pre­sen­ta una si­tua­ción de al­ta ines­ta­bi­li­dad y pro­ble­mas de se­gu­ri­dad. Aho­ra hay que com­ba­tir es­truc­tu­ras trans­na­cio­na­les y eso de­man­da re­cur­sos adi­cio­na­les co­mo el uso de he­li­cóp­te­ros, avio­nes y otros ins­tru­men­tos”, ex­pre­sa Del­ga­do.

Es­ta mis­ma per­cep­ción la tie­ne el ana­lis­ta del con­flic­to ar­ma­do, Juan Carlos Or­te­ga. Es­te es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ra que aun­que las Farc ya no es­tán en­tre los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les a per­se­guir por la Fuer­za Pú­bli­ca, nue­vas ame­na­zas se cier­nen so­bre el te­rri­to­rio co­lom­biano y es ne­ce­sa­rio com­ba­tir­las efec­ti­va­men­te pa­ra evi­tar que los ni­ve­les de vio­len­cia vuel­van a pre­sen­tar­se.

“Aho­ra sa­lie­ron las di­si­den­cias, otro grupo ar­ma­do ile­gal que re­quie­re aten­ción del Estado por­que es­tá afec­tan­do a las co­mu­ni­da­des más ale­ja­das. Por ejem­plo: ¿cuán­to cree que se han gas­ta­do bus­can­do a alias Gua­cho. El des­plie­gue de tro­pas ha si­do gran­de pa­ra dar con el pa­ra­de­ro de una per­so­na que has­ta ha­ce unos me­ses no re­pre­sen­ta­ba un do­lor de ca­be­za pa­ra las au­to­ri­da­des”, co­men­ta Or­te­ga.

Y no es so­lo “Gua­cho”, agre­ga el ex­per­to, “son otros gru­pos que han lle­ga­do a los te­rri­to­rios, lo que re­pre­sen­ta un do­ble es­fuer­zo de las Fuerzas Mi­li­ta­res pa­ra com­ba­tir a los nuevos gru­pos ile­ga­les”.

“Es un des­pil­fa­rro”

Con el ini­cio del po­sa­cuer­do y la ne­ce­si­dad de un pre­su­pues­to al­to pa­ra la im­ple­men­ta­ción de los pun­tos del pro­ce­so en­tre el Go­bierno y las Farc des­pués del desar­me de es­ta gue­rri­lla, que se man­ten­ga un gas­to tan al­to es pa­ra Ca­mi­lo Gon­zá­lez Pos­so, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios pa­ra el De­sa­rro­llo y la Paz, In­de­paz, un des­pil­fa­rro.

Gon­zá­lez ase­ve­ra que no hay jus­ti­fi­ca­ción pa­ra man­te­ner un gas­to mi­li­tar tan al­to, má­xi­me cuan­do en programas co­mo la reforma ru­ral in­te­gral con­sa­gra­da en el Acuer­do, se ne­ce­si­tan mí­ni­mo 3 bi­llo­nes de pe­sos, y los pro­ble­mas que se pre­sen­tan con la re­in­cor­po­ra­ción, cu­yo cos­to de 6.35 bi­llo­nes pa­ra los pró­xi­mos ocho años bus­ca ser ga­ran­ti­za­do me­dian­te un do­cu­men­to Con­pes, tie­nen gran­des fa­len­cias eco­nó­mi­cas.

“El mi­nis­te­rio de De­fen­sa tie­ne un ex­ce­so y gas­to su­pe­rior a los pun­tos del PIB du­ran­te una dé­ca­da, y es­to era jus­ti­fi­ca­do por la con­fron­ta­ción con las Farc, aho­ra sin ellos no hay jus­ti­fi­ca­ción”, co­men­tó Gon­zá­lez Pos­so.

El di­rec­tor de In­de­paz ase­ve­ra que es­tos re­cur­sos po­drían in­ver­tir­se en lo so­cial y pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que trae el po­sa­cuer­do en zo­nas en las que la au­sen­cia es­ta­tal es­tu­vo pre­sen­te en más de cin­co dé­ca­das de con­flic­to.

Lo mis­mo so­li­ci­tan los lí­de­res co­mu­na­les que, en ca­da reunión con el nue­vo Go­bierno en los ta­lle­res Cons­tru­yen­do País pi­den más aten­ción y que lo que se des­ti­nó pa­ra la lucha, se les tra­duz­ca en be­ne­fi­cios pa­ra sus re­gio­nes gol­pea­das por la gue­rra

“Es­tos re­cur­sos se de­be­rían in­ver­tir en as­pec­tos so­cia­les que se evi­den­cian tras la fir­ma de paz con las Farc”. CA­MI­LO GON­ZÁ­LEZ POS­SO Di­rec­tor de In­de­paz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.