EDI­TO­RIAL

Los he­chos del pa­sa­do jue­ves ilus­tran la lí­nea que se­pa­ra la pro­tes­ta so­cial, las ma­ni­fes­ta­cio­nes le­gí­ti­mas por cau­sas so­cia­les, de la co­mi­sión de de­li­tos, al­gu­nos de ellos con­tra la pren­sa.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

“Los he­chos del pa­sa­do jue­ves ilus­tran la lí­nea que se­pa­ra la pro­tes­ta so­cial, las ma­ni­fes­ta­cio­nes le­gí­ti­mas por cau­sas so­cia­les, de la co­mi­sión de de­li­tos, al­gu­nos de ellos con­tra la pren­sa”.

Es­te año ha si­do mo­ti­vo de dis­cu­sión en Co­lom­bia el re­la­ti­vo a la pro­tes­ta so­cial. Hay que re­cor­dar que en el acuer­do fi­nal en­tre el Go­bierno an­te­rior y las Farc, se in­clu­ye­ron va­rias dis­po­si­cio­nes ati­nen­tes al le­van­ta­mien­to de sanciones pe­na­les a quie­nes es­tu­vie­ran pro­ce­sa­dos o con­de­na­dos por con­duc­tas que pa­ra la gue­rri­lla eran ma­ni­fes­ta­cio­nes le­gí­ti­mas de pro­tes­ta so­cial, pe­ro que pa­ra los jue­ces eran cons­ti­tu­ti­vas de de­li­tos co­mo sa­bo­ta­je, da­ño en bien ajeno, des­truc­ción de bie­nes pú­bli­cos, agre­sio­nes y le­sio­nes a fun­cio­na­rios pú­bli­cos, etc.

An­tes de po­se­sio­nar­se co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa del ac­tual Go­bierno, e in­clu­so an­tes de co­no­cer su nom­bra­mien­to, el en­ton­ces di­ri­gen­te gre­mial Guillermo Bo­te­ro Nie­to ma­ni­fes­tó que ha­bía ne­ce­si­dad de re­gu­lar nor­ma­ti­va­men­te la pro­tes­ta so­cial, de mo­do que se di­fe­ren­cia­ra el de­re­cho de reunión y ma­ni­fes­ta­ción pa­ra la reivin­di­ca­ción de de­man­das le­gí­ti­mas por par­te de co­lec­ti­vos y gru­pos so­cia­les, de aque­llas otras don­de lo que se bus­ca­ba era des­truc­ción de bie­nes pú­bli­cos y afec­ta­ción de de­re­chos de la co­mu­ni­dad.

La so­la pro­pues­ta ge­ne­ró rui­do y fue en gran me­di­da ter­gi­ver­sa­da, de mo­do que se hi­zo apa­re­cer co­mo una pro­pues­ta que apun­ta­ba di­rec­ta­men­te a cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta so­cial. Lue­go, ya co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa en ejer­ci­cio, Bo­te­ro Nie­to agre­gó que mu­chas de las mar­chas so­cia­les te­nían in­fil­tra­ción y fi­nan­cia­ción de gru­pos ile­ga­les y eso con­ta­mi­nó, de nue­vo, la dis­cu­sión.

Lo que se vi­vió en Bo­go­tá el pa­sa­do jue­ves, y en otras ciu­da­des del país, po­ne so­bre la me­sa la des­na­tu­ra­li­za­ción de las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les cuan­do en ellas se in­cor­po­ran de­ce­nas o cien­tos de per­so­nas cu­yos ob­je­ti­vos son de di­rec­to sa­bo­ta­je, da­ño y agre­sión.

Mu­chos gru­pos mo­vi­li­za­do­res de ma­ni­fes­ta­cio­nes con­si­de­ran des­de ha­ce tiem­po que pa­ra ser es­cu­cha­dos hay que ha­cer el má­xi­mo des­plie­gue de fuer­za in­ti­mi­da­to­ria y, de pa­so, ge­ne­rar afec­ta­ción a gran­des gru­pos de la so­cie­dad pa­ra ge­ne­rar pre­sión so­bre los go­bier­nos. Es­tos, por su par­te, al ce­der a esas ma­ni­fes­ta­cio­nes de fuer­za, abo­nan el ca­mino pa­ra que ese me­ca­nis­mo se tor­ne en cos­tum­bre.

Al ac­tual Go­bierno le va a to­car asu­mir las mo­vi­li­za­cio­nes que quie­ren reivin­di­car ma­yor fi­nan­cia­ción pa­ra la edu­ca­ción pú­bli­ca. Es una as­pi­ra­ción le­gí­ti­ma, una de­man­da ra­zo­na­ble. Co­mo le­gí­ti­mo es in­vi­tar a un de­ba­te ci­vi­li­za­do y ar­gu­men­ta­do don­de se mues- tren ci­fras de efi­cien­cia, efi­ca­cia y trans­pa­ren­cia en los gas­tos e in­ver­sio­nes de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Se pue­de pe­dir ma­yor apor­te pú­bli­co pe­ro, co­rre­la­ti­va­men­te, se de­be mos­trar a la so­cie­dad buen uso y ma­ne­jo de esos re­cur­sos.

Hay cues­tio­nes que los or­ga­ni­za­do­res, pro­mo­to­res y par­ti­ci­pan­tes de las mar­chas ha­brán de abor­dar: la afec­ta­ción del nor­mal trans­cur­so de las jor­na­das aca­dé­mi­cas, con po­si­ble can­ce­la­ción del se­mes­tre uni­ver­si­ta­rio, y la par­ti­ci­pa­ción de ele­men­tos vio­len­tos que afec­tan el ejer­ci­cio le­gí­ti­mo a la pro­tes­ta.

Mi­les de ha­bi­tan­tes de Bo­go­tá se vie­ron afec­ta­dos, sin trans­por­te pa­ra lle­gar a sus ca­sas. Pe­ro especial gra­ve­dad re­vis­te el ata­que, re­pe­ti­do, a la se­de de RCN Ra­dio y a los agen­tes de la Po­li­cía que la res­guar­da­ban, con lan­za­mien­to de ar­te­fac­tos in­cen­dia­rios con­tra uno de ellos. Es un aten­ta­do muy gra­ve con­tra una em­pre­sa res­pe­ta­ble, un me­dio de co­mu­ni­ca­ción y sus em­plea­dos. Las au­to­ri­da­des y la Fis­ca­lía de­be­rán hon­rar su pa­la­bra y dar con los res­pon­sa­bles de es­te aten­ta­do que no se de­ri­va de una pro­tes­ta so­cial, sino de ac­cio­nes de­lin­cuen­cia­les que bus­can ame­dren­tar el ejer­ci­cio le­gí­ti­mo del pe­rio­dis­mo y la li­ber­tad de opi­nión

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.