“Hu­bo “cum­bre po­lí­ti­ca” en­tre el pre­si­den­te Du­que y la ban­ca­da del Cen­tro De­mo­crá­ti­co. Hay que re­com­po­ner las re­la­cio­nes, pues el pre­si­den­te ne­ce­si­ta una ban­ca­da fuerte y com­pro­me­ti­da”.

Hu­bo “cum­bre po­lí­ti­ca” en­tre el pre­si­den­te Du­que y la ban­ca­da del Cen­tro De­mo­crá­ti­co. Hay que re­com­po­ner las re­la­cio­nes, pues el pre­si­den­te ne­ce­si­ta una ban­ca­da fuerte y com­pro­me­ti­da.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

El pa­sa­do jue­ves hu­bo en la Ca­sa de Na­ri­ño una reunión en­tre el pre­si­den­te, Iván Du­que, y la ban­ca­da par­la­men­ta­ria de su par­ti­do, el Cen­tro De­mo­crá­ti­co (CD). Una “cum­bre po­lí­ti­ca” que no tie­ne por qué ser inusual en el de­sen­vol­vi­mien­to nor­mal de las re­la­cio­nes en­tre el Eje­cu­ti­vo y su prin­ci­pal bra­zo po­lí­ti­co en el Le­gis­la­ti­vo. Es­ta reunión ha­bía si­do so­li­ci­ta­da por va­rios de los con­gre­sis­tas del CD que no han guar­da­do en si­len­cio sus mo­ti­vos de preocupación por lo que con­si­de­ran des­co­ne­xión del Go­bierno Du­que con sus fuer­zas en el par­la­men­to.

En un ré­gi­men pre­si­den­cia­lis­ta, co­mo es el co­lom­biano, los je­fes del Go­bierno in­ten­tan ase­gu­rar coa­li­cio­nes ma­yo­ri­ta­rias en el Con­gre­so, má­xi­me cuan­do se ha de­ja­do atrás el bi­par­ti­dis­mo y los pre­si­den­tes no lle­gan con un blo­que ho­mo­gé­neo de par­la­men­ta­rios que, por sí so­lo, les ase­gu­re los vo­tos su­fi­cien­tes pa­ra sa­car ade­lan­te sus pro­yec­tos le­gis­la­ti­vos. Esa con­for­ma­ción de ma­yo­rías que ase­gu­re la go­ber­na­bi­li­dad se ha he­cho aquí me­dian­te pac­tos que com­bi­nan lo po­lí­ti­co, lo elec­to­ral, lo bu­ro­crá­ti­co, lo eco­nó­mi­co, in­clu­yen­do el “au­xi­lio” di­rec­to ba­jo di­ver­sos nom­bres, el úl­ti­mo de ellos co­no­ci­do co­mo “mer­me­la­da”.

El com­pro­mi­so del ac­tual Go­bierno es, has­ta aho­ra, en­ten­der­se con el Con­gre­so y con sus ban­ca­das, de otra for­ma, sin re­par­ti­ja de con­tra­tos, pues­tos bu­ro­crá­ti­cos, “cu­pos in­di­ca­ti­vos” y de­más. En to­dos los ám­bi­tos la pregunta es la mis­ma: has­ta cuán­do po­drán sos­te­ner ese com­pro­mi­so.

Por el mo­men­to, las di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar ma­yo­rías han si­do no­to­rias, pues hay un blo­que de opo­si­ción só­li­do y los aliados del Go­bierno (el con­ser­va­tis­mo, el pro­pio CD) no se plie­gan tam­po­co de for­ma au­to­má­ti­ca a apo­yar to­do lo que el Eje­cu­ti­vo pro­po­ne.

Con la nue­va ley de ban­ca­das que en­tró en vi­gen­cia pre­ci­sa­men­te es­te año, los par­ti­dos asu­men com­pro­mi­sos tras su de­cla­ra­to­ria co­mo par­ti­do de go­bierno, co­mo in­de­pen­dien­tes o co­mo ban­ca­da de opo­si­ción. Hay to­da­vía iner­cias po­lí­ti­cas que ha­cen que al­gu­nos par­la­men­ta­rios si­gan en el jue­go de sal­tar de una po­si­ción a otra, cam­bian­do el sen­ti­do de su vo­to, pe­ro lo cier­to es que esa cos­tum­bre que­da­rá ca­da vez más en evi­den­cia.

Es im­por­tan­te que el pre­si­den­te Du­que lo­gre una coa­li­ción que le ase­gu­re es­ta­bi­li­dad en el trá­mi­te de sus pro­yec­tos en el Con­gre­so, y eso pa­sa por re­com­po­ner la re­la­ción y los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción con el que ha si­do su prin­ci­pal apo­yo, el CD. Y eso no ex­clu­ye que, en de­ter­mi­na­dos ca­sos, los par­la­men­ta­rios de es­te par­ti­do ex­pre­sen pun­tos de vis­ta di­ver­sos, sin que por ello se ac­ti­ven es­cán­da­los su­per­fluos, pues las opi­nio­nes di­ver­sas son va­lo­ra­bles en el jue­go po­lí­ti­co. Lo que ya sí es más com­pli­ca­do es la du­pli­ci­dad de dis­cur­sos o la opo­si­ción su­brep­ti­cia por fal­ta de acuer­dos pre­vios o por au­sen­cia de co­mu­ni­ca­ción flui­da en­tre el Go­bierno y su ban­ca­da.

El CD ha anun­cia­do, por ejem­plo, que no apo­ya­rá la crea­ción de más mi­nis­te­rios - so­lo lo ha­rán con el de De­por­tes-, en tiem­pos don­de la crea­ción de más es­truc­tu­ras bu­ro­crá­ti­cas va en con­tra­vía de la ne­ce­si­dad de re­cor­te del gasto pú­bli­co y de la des­bu­ro­cra­ti­za­ción. Eso sue­na cohe­ren­te con lo que ha si­do su po­si­ción.

En su­ma, la coor­di­na­ción flui­da en­tre el Go­bierno y su ban­ca­da po­drá re­con­du­cir las dos fa­len­cias más se­ña­la­das en es­tos pri­me­ros 100 días: de­fi­nir un nor­te pa­ra la administración, y mos­trar for­ta­le­za en los apoyos de su coa­li­ción pa­ra eje­cu­tar el programa por el cual vo­ta­ron quie­nes cons­ti­tu­ye­ron ma­yo­ría en las ur­nas

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.