Juicio al “Cha­po”: se­ma­na de re­ve­la­cio­nes

Im­por­tan­tes po­lí­ti­cos me­xi­ca­nos es­ta­rían sal­pi­ca­dos en las de­cla­ra­cio­nes pre­sen­ta­das por el nar­co­tra­fi­can­te.

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIA­NA GIL GUTIÉRERZ

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes de tres pre­si­den­tes me­xi­ca­nos fue­ron men­cio­na­das en el ini­cio del pro­ce­so con­tra el nar­co­tra­fi­can­te en EE. UU. Es­to di­jo.

Em­ma Co­ro­nel Ais­pu­ro, una me­xi­ca­na de 29 años, tu­vo es­ta se­ma­na una ci­ta inapla­za­ble en la Cor­te Fe­de­ral del Dis­tri­to Es­te de Nue­va York. Sen­ta­da en­tre el pú­bli­co, ca­si siem­pre ves­ti­da de ne­gro, es­pe­ra a que su es­po­so, el nar­co­tra­fi­can­te Joa­quín “El Cha­po” Guz­mán,

en­tre por la puer­ta de la sa­la, es­col­ta­do por las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses.

Él, pe­so pe­sa­do de los car­te­les de dro­ga, el hom­bre que ha­bría en­via­do 155 to­ne­la­das de co­caí­na a Es­ta­dos Uni­dos, es­tu­vo pre­so en El Al­ti­plano I, cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de máxima se­gu­ri­dad de Mé­xi­co y bur­ló los con­tro­les de se­gu­ri­dad un sábado de ju­lio de 2015, cuan­do de­jó ató­ni­tas a las au­to­ri­da­des de ese país al lo­grar es­ca­par­se, por se­gun­da vez, de una cár­cel. El su­je­to que fue bus­ca­do en 199 paí­ses, se­gún re­se­ñó en ese en­ton­ces el pe­rió­di­co De­ba­te, de Mé­xi­co, lle­gó a esa mis­ma ci­ta a co­mien­zos de es­ta se­ma­na.

Y ahí es­tá Em­ma Co­ro­nel es­pe­ran­do por él. Ca­da que El Cha­po en­tra a la sa­la, bus­ca la mi­ra­da de su mu­jer en­tre el pú­bli­co, con quien en 2011 se con­vir­tió en pa­dre lue­go de te­ner a las me­lli­zas

Ma­ría Joa­qui­na y Emaly

Gua­da­lu­pe, se­gún re­se­ñó la BBC. Ellas tres son las mu­je­res del Cha­po, quien es­ta­ría el res­to de su vi­da tras las re­jas: la cor­te es­ta­dou­ni­den­se po­dría con­de­nar­lo a ca­de­na perpetua. Una pe­na que, al es­tar en una cár­cel nor­te­ame­ri­ca­na, po­dría ter­mi­nar en una his­to­ria di­fe­ren­te a la de sus re­cor­da­das fugas en Mé­xi­co.

Los sal­pi­ca­dos

Que el ex­pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón y el sa­lien­te man­da­ta­rio En­ri­que Pe­ña Nie­to ha­brían re­ci­bi­do so­bor­nos del Car­tel de Si­na­loa, ha­cen par­te de los tes­ti­mo­nios de la de­fen­sa del Cha­po. Cal­de­rón reac­cio­nó a esas acu­sa­cio­nes el pa­sa­do 13 de no­viem­bre y ase­gu­ró que ja­más re­ci­bió pa­gos del Car­tel o al­guno de sus nar­co­tra­fi­can­tes

Pa­ra los abo­ga­dos del Cha­po, es­te su­je­to de 61 años no era na­die más que un hom­bre al man­do de Is­mael Zam­ba­da

Gar­cía, otro nar­co de Si­na­loa. Pe­ro en su de­cla­ra­ción del pa­sa­do miér­co­les, el her­mano de

Is­mael Zam­ba­da – Je­sús “Rey” Zam­ba­da, exin­te­gran­te del Car­tel– dio su gol­pe. Se­gún él, pa­ga­ron pre­sun­tos so­bor­nos al se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca du­ran­te el go­bierno de

Fe­li­pe Cal­de­rón y a Ga­briel Re­gino, un fun­cio­na­rio de la se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Ciu­dad de Mé­xi­co, du­ran­te la al­cal­día del aho­ra pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Al sa­ber que su nom­bre hi­zo par­te de la re­tahí­la de acu­sa­cio­nes del juicio al Cha­po, Re­gino ase­ve­ró que du­ran­te su ejer­ci­cio no re­ci­bió so­bor­nos del Car­tel en­tre­ga­dos por Zam­ba­da y que es­tá dis­pues­to a “tes­ti­fi­car­lo an­te cual­quier au­to­ri­dad, na­cio­nal o ex­tran­je­ra”. De esa for­ma, du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na del juicio al Cha­po ter­mi­na­ron en­tre los tes­ti­mo­nios de la Cor­te los nom­bres de los úl­ti­mos tres pre­si­den­tes de Mé­xi­co.

Ade­más, el con­teo de las per­so­nas ase­si­na­das por El Cha­po ape­nas co­mien­za. El mis­mo Zam­ba­da re­la­tó va-

rios ho­mi­ci­dios que ha­bría co­me­ti­do el nar­co­tra­fi­can­te, en­tre los que se en­con­tra­ría el del tam­bién nar­co Ro­dol

fo Ca­rri­llo Fuen­tes, del cár­tel de Juá­rez, y su es­po­sa Gio­va

nna Que­ve­do. Y, ¿ si al­guien que­ría de­fen­der­se de Joa­quín Guz­mán? Se­gún los tes­ti­mo­nios, él an­da­ba con 30 a 40 pis­to­le­ros ar­ma­dos has­ta con ri­fles ti­po AK- 47, un ca­po di­fí­cil de ata­car.

Te­mor a ha­blar

Juz­gar al nar­co­tra­fi­can­te más bus­ca­do del si­glo XXI, – “un ase­sino des­pia­da­do” co­mo lo re­cor­dó uno de los tes­ti­gos el lu­nes– no es una ta­rea fá­cil. Por eso, la cor­te es­tá con­for­ma­da por un ju­ra­do se­cre­to y el ac­ce­so a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es res­trin­gi­do.

Eduar­do Ba­la­re­zo, uno de los abo­ga­dos del nar­co, ase­gu­ró que el tam­bién tra­fi­can­te

Héc­tor Bel­trán Ley­va, co­no­ci­do co­mo “El H”, mu­rió cuan­do le di­je­ron ten­dría que tes­ti­fi­car en el juicio del Cha­po. “Fa­lle­ció cuan­do le no­ti­fi­ca­ron

que iba ser ex­tra­di­ta­do pa­ra pre­sen­tar­se en la cor­te de Nue­va York pa­ra tes­ti­fi­car en su con­tra”, ase­gu­ró Bel­trán.

El juicio con­ti­nua­rá has­ta por cua­tro me­ses más. En­tre las on­ce cau­sas en su con­tra, uno de los de­li­tos más im­por­tan­tes es el de em­pre­sa cri­mi­nal con­ti­nua, que ha­ce que exis­ta una sen­ten­cia mí­ni­ma de 20 años, pe­ro que al tra­tar­se del lí­der del car­tel po­dría sig­ni­fi­car­le una ca­de­na perpetua. Tam­bién es sin­di­ca­do de fa­bri­ca­ción, im­por­ta­ción y dis­tri­bu­ción de dro­gas y la­va­do de dinero. Mien­tras la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se de­ci­de su con­de­na, hay un in­te­rro­gan­te: ¿Por qué en Mé­xi­co no fue con­de­na­do?

“No hay tra­fi­can­te sin cobertura gu­ber­na­men­tal. Pa­ra es­te de­li­to ne­ce­si­tas que te pro­te­ja la au­to­ri­dad”. JO­SÉ REVELES. Au­tor de li­bros so­bre nar­co­trá­fi­co.

FO­TO REUTERS

El juicio a El Cha­po ha si­do ce­rra­do pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los jue­ces pi­die­ron guar­dar su iden­ti­dad por te­mor a que su vi­da co­rra pe­li­gro al juz­gar al nar­co­tra­fi­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.