¿La di­rec­ción téc­ni­ca es pa­ra vie­jos o jó­ve­nes?

Con la lle­ga­da de un ve­te­rano de 62 años al ban­qui­llo de Na­cio­nal re­vi­ve el de­ba­te de la edad en­tre los téc­ni­cos de fút­bol.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por JUAN FE­LI­PE ZULETA VA­LEN­CIA

“Me dis­cri­mi­nan por vie­jo”. Esa fue una de las úl­ti­mas fra­ses que fir­mó el ex­téc­ni­co fran­cés Ar­se­ne Wer­gner an­tes de re­ti­rar­se del Ar­se­nal de In­gla­te­rra en ma­yo pa­sa­do.

Weg­ner, de 69 años, fue uno de los gran­des íco­nos del fút­bol mun­dial en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. Su sa­li­da, tras 22 años co­mo en­tre­na­dor del Ar­se­nal, sig­ni­fi­có el fin del ci­clo de esa ge­ne­ra­ción de en­tre­na­do­res ca­pa­ces de eri­gir­se por en­ci­ma de los re­sul­ta­dos even­tua­les y la ma­lea­ble opi­nión de la afi­ción. Más que téc­ni­cos eran ins­ti­tu­cio­nes.

Hoy, so­lo hay uno, en­tre las cin­co li­gas más im­por­tan­tes (Fran­cia, In­gla­te­rra, Ale­ma­nia, Es­pa­ña e Ita­lia), con más de 71 años: el in­glés Roy Hogd­son. Y so­lo 9 de los 98 en­tre­na­do­res que di­ri­gen en di­chos tor­neos cuen­tan con 60 años o más.

El con­tras­te es ab­so­lu­to. Y es que, en la dé­ca­da del 70, épo­ca en la que se­gún los en­ten­di­dos, co­mo el so­ció­lo­go e his­to­ria­dor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, Juan Jo­sé Bae­na, el fút­bol al­can­zó “su ma­du­rez”, la edad de los en­tre­na­do­res en paí­ses co­mo Bra­sil y Ar­gen­ti­na, os­ci­la­ba en­tre los 58 y los 70 años.

“La mar­gi­na­li­dad en la cual sur­gió el fút­bol en In­gla­te­rra, en un con­tex­to po­bre y obre­ro, ape­ló a la fi­gu­ra del coach pa­ra po­der te­ner un or­den ne­ce­sa­rio pa­ra que ese caos lla­ma­do foot­ball pu­die­ra sa­lir de las fá­bri­cas y pro­fe­sio­na­li­zar­se. Era esen­cial una fi­gu­ra de au­to­ri­dad”, ex­pli­ca Bae­na.

“De ahí la ne­ce­si­dad de que

esa la­bor la rea­li­za­ra un hom­bre ma­yor, que más que apren­di­za­jes trans­mi­tie­ra los va­lo­res que ne­ce­si­ta­ba ad­qui­rir es­te de­por­te pa­ra de­jar de ser una prác­ti­ca in­no­ble de obre­ros vul­ga­res”, con­clu­ye.

Pe­ro claro, los tiem­pos cam­bian. Ca­da tan­to sur­ge, de nue­vo, el de­ba­te de la vi­gen­cia que pue­den te­ner en el fút­bol ac­tual los téc­ni­cos ve­te­ra­nos o si ca­da vez más el ba­lom­pié re­quie­re de san­gre fres­ca so­bre la ra­ya téc­ni­ca.

Pau­lo Au­tuo­ri, quien con sus 62 años y ex­ten­so re­co­rri­do, avi­vó el de­ba­te tras su lle­ga­da a Na­cio­nal, ana­li­za esa sos­pe­cha que se te­je al­re­de-

dor de los téc­ni­cos lon­ge­vos de que no es­tén su­fi­cien­te­men­te ac­tua­li­za­dos.

“El fút­bol es el mis­mo, pe­ro ha cam­bia­do la for­ma có­mo se in­ter­pre­ta y se jue­ga. Hoy se dispu­tan más par­ti­dos y se en­tre­na me­nos, eso exi­ge cam­biar la me­to­do­lo­gía de en­tre­na­mien­to y re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca. An­tes, el téc­ni­co lo ha­cía to­do, aho­ra cuen­ta con un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de mé­di­cos, pre­pa­ra­do­res, asis­ten­tes, si­có­lo­gos. La fi­gu­ra del en­tre­na­dor, más que un ele­men­to de au­to­ri­dad co­mo an­tes es una fi­gu­ra co­la­bo­ra­ti­va. Ca­na­li­za esos ta­len­tos, pe­ro pa­ra ha­cer­lo de­bes te­ner

unos co­no­ci­mien­tos com­ple­men­ta­rios. De eso se tra­ta la ac­tua­li­za­ción”, ex­pli­ca.

En­ton­ces, en­ten­dien­do que aún los téc­ni­cos más lon­ge­vos se ca­pa­ci­tan, ¿por qué per­sis­te la du­da so­bre ellos? Pa­ra el es­tra­te­ga Ja­vier Álvarez la reivindicación de los ve­te­ra­nos se en­mar­ca en una pro­ble­má­ti­ca so­cial. “No di­go na­da nue­vo si re­cuer­do que nues­tra di­ná­mi­ca so­cial ex­clu­ye y des­es­ti­ma el apor­te que tie­nen las per­so­nas ma­yo­res. En el fút­bol es­pe­cí­fi­ca­men­te es una lu­cha en con­tra de la in­do­len­cia com­pe­ti­ti­va. Es de­cir, un fut­bo­lis­ta de 33 años y un en­tre­na­dor de 60

ya son vie­jos, y no, el ne­go­cio del fút­bol no pue­de se­guir yen­do en de­tri­men­to del ca­pi­tal hu­mano”, cuestiona.

Ga­briel Hein­ze, es­tra­te­ga del Ve­lez Sárs­field ar­gen­tino, ex­ju­ga­dor del Real Ma­drid y Man­ches­ter Uni­ted, y el téc­ni­co más jo­ven de la Li­ga ar­gen­ti­na (40), lo ve de otra ma­ne­ra.

El jo­ven es­tra­te­ga ana­li­za es­te de­ba­te des­de otro án­gu­lo. “La pau­la­ti­na ju­ven­tud de los téc­ni­cos ac­tua­les la veo co­mo un triun­fo de la de­mo­cra­cia en el fút­bol. Se han ro­to mu­chos pa­ra­dig­mas, co­mo que pa­ra di­ri­gir un equi­po al­guien te­nía que ser un­gi­do con la ex­pe­rien­cia de ser fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal”.

Y agre­ga que “aho­ra han lle­ga­do cen­te­na­res de pro­fe­sio­na­les des­de la aca­de­mia que ja­más pi­sa­ron una can­cha co­mo ju­ga­do­res de éli­te. Eso le da un ai­re nue­vo a es­te de­por­te, otra mi­ra­da. Y, de pa­so, nos exi­ge, a los que fui­mos fut­bo­lis­tas o a los que di­ri­gen des­de ha­ce tiem­po, sa­lir­nos de la zo­na de con­fort y no creer­nos el cuen­to de que te­ne­mos ga­na­do un espacio por el sim­ple he­cho de ser hom­bres del fút­bol, co­mo se di­ce. To­do quien pue­da apor­tar, es bien­ve­ni­do, sea jo­ven, vie­jo o ten­ga una for­ma­ción di­fe­ren­te”.

Así que co­mo el fút­bol mue­ve tan­ta pla­ta no vie­ne mal que, co­mo se­ña­la Hein­ze, “to­dos nos pe­lliz­que­mos pa­ra ofrecer al­go me­jor y más per­so­nas se be­ne­fi­cien”

ILUS­TRA­CIÓN FA­BIÁN RI­VAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.