DOL­CE & GAB­BA­NA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AL­DO CÍ­VI­CO al­[email protected]­do­ci­vi­co.com

Las co­sas no le sa­lie­ron bien a la ca­sa de mo­da ita­lia­na Dol­ce & Gab­ba­na en Chi­na. Los dos di­se­ña­do­res ita­lia­nos tu­vie­ron que can­ce­lar abrup­ta­men­te un des­fi­le mul­ti­mi­llo­na­rio en Shang­hai, lue­go de que se pu­bli­ca­ran in­sul­tos so­bre Chi­na des­de la cuen­ta­de Ins­ta­gram del di­se­ña­dor Ste­fano Gab­ba­na, lo que lle­vó a gran­des nom­bres del país a re­ti­rar­se y de­jar de asis­tir al es­pec­tácu­lo. El es­cán­da­lo es un ejem­plo de có­mo hoy has­ta las mar­cas que son icó­ni­cas tie­nen que desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de sin­to­ni­zar­se con las dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des cul­tu­ra­les.

En las cap­tu­ras de pan­ta­lla pu­bli­ca­das por Diet Pra­da, se ve en la cuen­ta ofi­cial de Ste­fano Gab­ba­na los men­sa­jes en­via­dos que di­cen: “De aho­ra en ade­lan­te, en to­das las en­tre­vis­tas que ha­ré a ni­vel in­ter­na­cio­nal, di­ré que el país de [serie de po­po emo­jis] es Chi­na” y “Chi­na Ig­no­ran­te Sucia Mal Olien­te Ma­fia”, en­tre otros in­sul­tos. La lis­ta de in­vi­ta­dos co­men­zó a des­mo­ro­nar­se a me­di­da que los men­sa­jes cir­cu­la­ban en las re­des so­cia­les. La agen­cia de mo­de­los Chi­na Bentley emi­tió una de­cla­ra­ción ofi­cial pa­ra de­cir que 24 de sus mo­de­los que pla­nea­ban par­ti­ci­par en el es­pec­tácu­lo es­ta­ban boi­co­tean­do el even­to. Ste­fano Gab­ba­na y la mar­ca in­for­ma­ron unas ho­ras an­tes del even­to, que la cuen­ta ha­bía si­do hac­kea­da.

En reali­dad, la con­tro­ver­sia co­men­zó tres días an­tes, cuan­do la mar­ca co­men­zó a pu­bli­car una se­ries de tres vi­deos ti­tu­la­dos: “co­mer con pa­li­llos”, en sus cuen­tas de me­dios so­cia­les. Los vi­deos mues­tran a una mo­de­lo asiá­ti­ca a la cual una voz en off mas­cu­li­na le di­ce, en man­da­rín, có­mo co­mer pizza, can­no­li y es­pa­gue­ti. Los vi­deos cau­sa­ron reacciones ad­ver­sas en Chi­na, y mu­chos en el país acu­die­ron a las re­des so­cia­les pa­ra ex­pre­sar lo que des­cri­bie­ron co­mo ma­ti­ces se­xis­tas y ra­cis­tas. En uno de los vi­deos se mues­tra a la mo­de­lo que in­ten­ta co­mer can­no­li, mien­tras que la voz en off di­ce “¿Es de­ma­sia­do gran­de pa­ra ti?”. Los in­sul­tos pu­bli­ca­dos en la cuen­ta de Gab­ba­na fue­ron una res­pues­ta crí­ti­ca a los vi­deos pro­mo­cio­na­les. Los men­sa­jes pu­bli­ca­dos in­di­ca­ron que el di­se­ña­dor se man­tu­vo jun­to a los vi­deos y que fue el equi­po lo­cal de Chi­na el que eli­mi­nó los anun­cios, al­go que Ga­ba­na no apro­bó, su reac­ción fue lan­zar una dia­tri­ba en con­tra de Chi­na. Ayer, Dol­ce y Gab­ba­na pu­bli­ca­ron un vi­deo en cual se ex­cu­sa­ron con el pue­blo chino. “Siem­pre he­mos es­ta­do enamo­ra­dos de Chi­na, ama­mos su cul­tu­ra y cier­ta­men­te to­da­vía te­ne­mos mu­cho que apren­der. Por eso nos dis­cul­pa­mos si he­mos co­me­ti­do un error en nues­tra for­ma de ex­pre­sar­nos”, di­je­ron.

Se­gu­ra­men­te pre­sen­tar ex­cu­sas es un pa­so ne­ce­sa­rio y de­bi­do. Pe­ro tra­tar de ma­ne­jar y mi­ni­mi­zar el da­ño so­la­men­te no es su­fi­cien­te. Dol­ce & Gab­ba­na tie­ne que ha­cer más por­que las complejidades de es­te mun­do así lo exigen. Por eso es ne­ce­sa­ria una re­fle­xión más pro­fun­da y pre­gun­tar­se qué sig­ni­fi­ca ha­cer negocios en un mun­do multicultural, don­de el re­co­no­ci­mien­to y el or­gu­llo de lo que es di­fe­ren­te, lo­cal y par­ti­cu­lar se es­tá im­po­nien­do. La arro­gan­cia no es el ca­mino. El ca­mino es el co­no­ci­mien­to y la com­pren­sión. Las mar­cas hoy tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de mos­trar es­ta ca­pa­ci­dad y sen­si­bi­li­dad

Se­gu­ra­men­te pre­sen­tar ex­cu­sas es un pa­so ne­ce­sa­rio y de­bi­do. Pe­ro tra­tar de ma­ne­jar y mi­ni­mi­zar el da­ño so­la­men­te no es su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.