CONS­TRUIR UNA NA­CIÓN EDU­CAN­DO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SIMMON DA­VID AYA­LA M. Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 2° se­mes­tre simmon.aya­[email protected]

La lle­ga­da de Ra­dio Su­ta­ten­za fue un des­per­tar de la so­cie­dad co­lom­bia­na, don­de se pu­so en prác­ti­ca uno de los prin­ci­pios bá­si­cos pa­ra la cons­truc­ción de una na­ción: re­co­no­cer la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción. El 16 de oc­tu­bre de 1947 se dio ini­cio al programa cul­tu­ral de lo que se con­ver­ti­ría en uno de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra el de­sa­rro­llo de la edu­ca­ción ru­ral; es­te programa lo­gró te­ner una gran cobertura, y así mis­mo fue su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar la vi­da de los cam­pe­si­nos al­re­de­dor del país, con él se dis­tri­bu­ye­ron 6.453.937 car­ti­llas de Edu­ca­ción Fun­da­men­tal In­te­gral en 955 mu­ni­ci­pios del país (Ci­fras Ra­dio Na­cio­nal de Co­lom­bia).

Con el pa­so del tiem­po pa­re­ce que se nos ha ol­vi­da­do la im- por­tan­cia y el ca­rác­ter trans­for­ma­dor de la edu­ca­ción. Hoy el go­bierno es­tá en­vuel­to en una dis­cu­sión (apa­ren­te­men­te in­ter­mi­na­ble) en torno a qué se­rá de la edu­ca­ción; la cues­tión es que el pro­ble­ma va más allá de la fal­ta de re­cur­sos e in­ver­sión por el go­bierno, pues­to que esos mis­mos fac­to­res han cons­trui­do un ima­gi­na­rio co­mún, don­de edu­car­se pa­re­ce no te­ner un va­lor en nues­tro país.

Nos han he­cho creer que la edu­ca­ción es obli­ga­to­ria, com­ple­ja e inal­can­za­ble, aca­ban­do con la pa­sión que de­be­ría sig­ni­fi­car for­mar­se en pro de sí mis­mo y la so­cie­dad. Aún más preo­cu­pan­te es que la si­tua­ción em­peo­ra cuan­do nos tras­la­da­mos a las zo­nas ru­ra­les, los te­rri­to­rios que sí han su­fri­do la vio­len­cia de una ma­ne­ra que en la ciu­dad des­co­no­ce­mos, y que si se­gui­mos ne­gan­do opor­tu­ni­da­des a sus ha­bi­tan­tes, nun­ca va­mos a co­no­cer. Se­gún el Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra el De­sa­rro­llo Ru­ral, so­lo un 10 % de los jó­ve­nes ru­ra­les com­ple­tan la edu­ca­ción básica, el 21 % lo­gra ter­mi­nar la edu­ca­ción me­dia y tan so­lo el 6 % con­ti­núa con edu­ca­ción pos­tse­cun­da­ria.

Lo an­te­rior se le atri­bu­ye en el mis­mo in­for­me a que los jó­ve- nes tie­nen que de­jar a un la­do sus pro­yec­tos pa­ra ha­cer­se car­go eco­nó­mi­ca­men­te de su ho­gar, y que así mis­mo con­si­de­ran que es­tu­diar no tie­ne al­gún va­lor agre­ga­do, mien­tras que tra­ba­jar sí. El va­lor agre­ga­do de la edu­ca­ción, tan­to en zo­nas ur­ba­nas co­mo ru­ra­les, es rea­li­zar­se co­mo per­so­na, con­ver­tir­se en un ciu­da­dano activo y en un po­ten­cia­dor de una nue­va cul­tu­ra, tan ne­ce­sa­ria en un país que es­tá en vía de de­sa­rro­llo, que ha si­do si­len­cia­do y opri­mi­do a cau­sa de su ig­no­ran­cia

Nos han he­cho creer que la edu­ca­ción es obli­ga­to­ria, com­ple­ja, inal­can­za­ble...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.