CRÍ­TI­CA

El Colombiano - - TENDENCIAS -

Lo que se ve en Nar­cos son ha­gio­gra­fías cri­mi­na­les que con­vier­ten el es­pan­to que se ha es­par­ci­do por La­ti­noa­mé­ri­ca en el ar­chi­ene­mi­go de los hé­roes des­ti­na­dos a sal­var­nos: los in­fil­tra­dos nor­te­ame­ri­ca­nos. Las pri­me­ras tres tem­po­ra­das fun­cio­na­ron ba­jo ese ar­co dra­má­ti­co. Los ca­pos de la dro­ga, san­gui­na­rios y lu­ná­ti­cos son per­se­gui­dos por agen­tes ca­si in­de­fen­sos que tie­nen que su­pe­rar la tor­ci­da bu­ro­cra­cia ins­ti­tu­cio­nal pa­ra lo­grar acer­tar los gol­pes que terminan de­bi­li­tan­do la ma­qui­na­ria ma­fio­sa, has­ta ha­cer­la co­lap­sar. De la mis­ma ma­ne­ra ope­ra la cuar­ta tem­po­ra­da de la serie. Es­ta vez, el fo­co es­tá so­bre la as­cen­sión del pa­drino me­xi­cano

in­ter­pre­ta­do por Su né­me­sis es el agen­te de la DEA Ki­ki Ca­ma­re­na, a car­go de un que tra­ta de sa­lir del en­ca­si­lla­mien­to bu­fo­nes­co al que lo ha mar­gi­na­do la in­dus­tria de Holly­wood. El jue­go de po­li­cías y la­dro­nes se eje­cu­ta con mu­cha efec­ti­vi­dad en la tra­ma de Nar­cos. No hay que ne­gar que la tro­pa de ocho guio­nis­tas en­car­ga­dos de te­jer y des­te­jer los con­flic­tos de la his­to­ria es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra cau­ti­var la aten­ción, des­per­tar odios y sim­pa­tías, con­ver­tir­nos en cóm­pli­ces y tam­bién en jus­ti­cie­ros, pues de ca­pí­tu­lo en ca­pí­tu­lo se pue­de cam­biar de ban­do y sa­lir ile­so por gra­cia del há­li­to fic­ti­cio que ro­dea a la serie. La vi­da de se cuen­ta des­de su ori­gen hu­mil­de. En­clen­que po­li­cía de Si­na­loa con ideas in­tré­pi­das y una in­ven­ti­va sa­gaz que le per­mi­te as­cen­der a la cús­pi­de del ba­jo mun­do, des­de don­de co­man­da el pri­mer car­tel me­xi­cano y pe­ne­tra en la es­fe­ra más co­rrup­ta del Es­ta­do, una bo­la de cris­tal don­de los in­to­ca­bles cam­pean a sus an­chas re­par­tien­do ta­ja­das, di­la­pi­dan­do bi­lle­tes, de­ci­dien­do quién vi­ve y quién mue­re, po­nien­do en mar­cha los re­sor­tes bu­ro­crá­ti­cos que man­tie­nen vi­va la im­pu­ni­dad. Es no­ta­ble la for­ma en que la cuar­ta tem­po­ra­da de Nar­cos re­la­ta ese fon­do de po­lí­ti­ca nau­sea­bun­da que le ha per­mi­ti­do pros­pe­rar a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Has­ta cier­to pun­to la

DIE­GO AGUDELO GÓ­MEZ Crí­ti­co de te­le­vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.