¿CUÁN­TO FAL­TA PA­RA QUE TRUMP ACA­BE EL ES­TA­DO DE DE­RE­CHO?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HARRY LITMAN re­dac­[email protected]­co­lom­biano.com.co

La re­ve­la­ción del mar­tes de que el pre­si­den­te ha­bía or­de­na­do a su abo­ga­do de la Ca­sa Blan­ca que pro­ce­sa­ra a

Hi­llary Clin­ton y Ja­mes Co­mey ilus­tra la fra­gi­li­dad de las nor­mas po­lí­ti­cas su­pues­ta­men­te fun­da­men­ta­les en la era de Trump.

La his­to­ria pro­vo­có un nue­vo ni­vel de atur­di­mien­to in­dig­na­do en­tre los crí­ti­cos de Trump, in­clu­so aque­llos que ya ha­bían reac­cio­na­do a los ata­ques se­ma­na­les del pre­si­den­te con­tra el es­ta­do de de­re­cho. Los ex­fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia en par­ti­cu­lar res­pon­die­ron con va­rian­tes de “De­be es­tar bro­mean­do”. Pe­ro otros afir­ma­ron que la idea, que fue re­cha­za­da por

Don McGahn, el abo­ga­do de la Ca­sa Blan­ca, mues­tra que el sis­te­ma es­tá fun­cio­nan­do.

De he­cho, Trump fue ex­tre­ma­da­men­te se­rio, y es­ta úl­ti­ma his­to­ria ilus­tra cuán frá­gil se ha vuel­to el sis­te­ma en me­nos de dos años des­de que asu­mió el car­go.

La mo­vi­da que Trump in­ten­tó aquí fue po­si­ti­va­men­te Pu­ti­nes­ca, uti­li­zan­do el sis­te­ma le­gal y el ex­ten­so po­der le­gal del po­der eje­cu­ti­vo, pa­ra cas­ti­gar a sus enemi­gos. Lo que le im­pi­dió sa­lir­se con la su­ya no fue­ron las le­yes en los li­bros: las pro­tec­cio­nes le­ga­les de Ru­sia no son me­nos ex­ten­sas y tie­nen una men­ta­li­dad su­pe­rior a la nues­tra, pe­ro no evi­tan que Vla­di­mir Pu­tin des­tru­ya a sus opo­nen­tes po­lí­ti­cos, sino nor­mas po­lí­ti­cas desa­rro­lla­das y es­ta­bi- li­za­das a tra­vés del tiem­po.

Apa­ren­te­men­te, McGahn pu­do di­sua­dir a Trump de emi­tir la or­den de pro­ce­sar a los enemi­gos po­lí­ti­cos di­cién­do­le que el plan era tan an­ti­té­ti­co a los va­lo­res po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses que po­dría des­en­ca­de­nar un pro­ce­so de juicio po­lí­ti­co. (Uno sim­pa­ti­za con McGahn, que tra­ta de en­ten­der la or­den pri­me­ro y tra­ta de ex­pli­car­le a su je­fe, con la paciencia de­bi­da a un es­co­lar erran­te, cuán pro­fun­da­men­te fue­ra de lu­gar es­tá).

McGahn no es una fi­gu­ra de Lin­col­nes­ca, pe­ro tie­ne la cul­tu­ra le­gal y po­lí­ti­ca de los EE. UU. y ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te pa­ra po­der re­cha­zar al pre­si­den­te. La pregunta gri­ta­do­ra aquí es qué pu­do ha­ber su­ce­di­do, o po­dría su­ce­der en un fu­tu­ro cer­cano, si la or­den se hu­bie­ra emi­ti­do al ami­go de Trump, Matt

Whi­ta­ker, aho­ra el pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral in­te­ri­no, a tra­vés del nue­vo abo­ga­do de la Ca­sa Blan­ca, Pat Ci­po­llo­ne, una fi­gu­ra mu­cho más inex­per­ta que McGahn. Des­pués de to­do, tan­to Ci­po­llo­ne co­mo Whi­ta­ker fue­ron pro­ba­ble­men­te ele­gi­dos en gran par­te por su ma­lea­bi­li- dad mo­ral, una ca­li­dad que Trump ha exi­gi­do re­pe­ti­da­men­te y en voz al­ta a los abo­ga­dos de su ra­ma.

Es­pe­ro y creo que la or­den de en­jui­cia­mien­to, sin si­quie­ra un pre­di­ca­do de ac­ti­vi­dad cri­mi­nal, ha­bría pro­vo­ca­do una serie de re­nun­cias en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. Pe­ro no to­dos se ha­brían ido, y si el fis­cal ge­ne­ral lo or­de­na­ra, pro­ba­ble­men­te se ha­bría pues­to en mar­cha.

Pre­su­mi­ble­men­te, la Fis­ca­lía ha­bría si­do de­te­ni­da an­tes de que Clin­ton fue­ra re­ti­ra­da en es­po­sas. Pe­ro po­si­ble­men­te no, da­das las doc­tri­nas de de­fe­ren­cia al po­der eje­cu­ti­vo, que nor­mal­men­te de­jan a los acu­sa­dos po­co espacio pa­ra cues­tio­nar las acu­sa­cio­nes ba­sa­das en una in­ten­ción in­de­bi­da del fis­cal. En cual­quier ca­so, in­clu­so el me­ro ini­cio de la acu­sa­ción ha­bría si­do un gra­ve da­ño a la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se.

Es el ti­po de da­ño, ade­más, que era ca­si in­con­ce­bi­ble an­tes del 2016. El prin­ci­pio de que el pre­si­den­te no pue­de sim­ple­men­te en­jui­ciar a sus enemi­gos po­lí­ti­cos es par­te del ADN de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na, pe­ro Trump es la fuer­za ra­dio­ac­ti­va des­aten­ta in­di­fe­ren­te an­te los la­zos que es­tá rom­pien­do.

Más re­cien­te­men­te, Trump se ha in­vo­lu­cra­do en una for­ma más le­ve de crí­ti­cas a jue­ces, me­nos­pre­cian­do a los jue­ces que se pro­nun­cian con­tra él co­mo “jue­ces de Oba­ma”. Es­to le va­lió una re­pri­men­da el miér­co­les del juez John Roberts. “No te­ne­mos jue­ces de Oba­ma o jue­ces de Trump, jue­ces de Bush o jue­ces de Clin­ton”, di­jo. Un po­der ju­di­cial in­de­pen­dien­te, agre­gó, “es al­go por lo que to­dos de­be­mos es­tar agra­de­ci­dos”.

¿ Qué ha­ce que las po­si­cio­nes de Trump y Whi­ta­ker sean tan equi­vo­ca­das y con­fu­sas? Es sor­pren­den­te­men­te di­fí­cil de de­cir. De he­cho, en 1803, cuan­do el Juez Pre­si­den­te John Mars­hall emi­tió la opi­nión, po­dría ha­ber si­do vis­to co­mo una to­ma de po­der por par­te del tri­bu­nal, arro­gán­do­se el po­der fi­nal de “de­cir lo que es la ley”. Más de 200 años des­pués, el prin­ci­pio pa­re­ce es­ta­ble más allá de to­do ataque, y es el nú­cleo de un sis­te­ma ju­di­cial y la fi­de­li­dad al es­ta­do de de­re­cho que son la en­vi­dia del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.