PEN­SA­MIEN­TOS DE UN VIE­JO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RAÚL E. TA­MA­YO GA­VI­RIA rta­ma­[email protected]

No­so­tros apren­di­mos hon­ra­dez de los vie­jos y aho­ra los jó­ve­nes man­da­ta­rios tra­tan de pa­gar las deu­das an­te­rio­res del país, man­ci­lla­das por nar­co­trá­fi­co y vio­len­cia, con las pen­sio­nes de los vie­jos.

Don Gú­mer sa­lió ese día muy tem­prano a dar­le vuel­ta a su par­ce­la a la ori­lla del río Au­rra. No en­con­tró el ga­llo co­co­te­ro, rey del corral, al que ya le ha­bía ex­tra­ña­do su can­to ma­tu­tino y pen­só que se ha­bía en­fer­ma­do. Re­vi­só sus ga­lli­nas, su mai­zal y sus otros sem­bra­dos. To­do bien, me­nos el ga­llo.

A la me­dia ma­ña­na, don Gú­mer mi­ró ha­cia el cie­lo y vio un hu­mo ne­gro sa­lien­do de la chi­me­nea del ran­cho de Ma­ju­te, su ve­cino. Su ma­li­cia crio­lla y su ex­pe­rien­cia lo hi­cie­ron pen­sar.

--Apues­to a que mi ga­llo va a ser el al­muer­zo de Ma­ju­te y su fa­mi­lia.

El vie­jo se fue a ca­sa de su ve­cino y se sen­tó a con­ver­sar. En eso era un sa­bio. Ha­bla­ron de to­do, has­ta que lo in­vi­ta­ron a al­mor­zar.

--Don Gú­mer, lo in­vi­ta­mos a co­mer un po­lli­to que tra­jo la nue­ra. Di­jo la vie­ja.

--Gra­cias do­ña, des­de el olor me es­ta­ba “sa­bo­rian­do”, di­jo Gú­mer pen­san­do en su ga­llo. Al me­nos la ra­ba­di­lla me to­ca.

De tan­to ha­blar con los vie­jos en mi in­fan­cia y en mi ju­ven­tud, me fui en­se­ñan­do a pen­sar co­mo vie­jo. Mis abue­los y mis tíos, Ta­ma­yo y Ga­vi­ria, don Gu­mer­sin­do Díaz, Je­sús y Se­ma Ja­ra­mi­llo, me con­ta­ban mu­chas his­to­rias, sin pre­ten­sio­nes de sa­bios, pe­ro yo tra­ta­ba de asi­mi­lar to­do lo que po­día. Mis pro­fe­so­res; los de So­pe­trán, los pa­dres Eu­dis­tas y lue­go los Je­sui­tas fue­ron de­fi­ni­ti­vos. Des­pués vi­nie­ron las mon­ta­ñas de So­pe­trán y Ura­bá, que fue­ron tam­bién mis maes­tras.

Apren­dí que “del ár­bol caí- do, to­do el mun­do ha­ce le­ña”. No­so­tros apren­di­mos hon­ra­dez de los vie­jos y aho­ra los jó­ve­nes man­da­ta­rios tra­tan de pa­gar las deu­das an­te­rio­res del país, man­ci­lla­das por nar­co­trá­fi­co y vio­len­cia, con las pen­sio­nes de los vie­jos. ¡Qué iro­nía!

Lle­ga­ron la uni­ver­si­dad, la aca­de­mia, la do­cen­cia, la ex­pe­rien­cia, el par­la­men­to, to­do en es­ta vi­da es un con­ti­nuo apren­der. Y se­gui­mos apren­dien­do, des­pués de ha­ber cum­pli­do to­das es­tas eta­pas y pa­sar por mu­chas ex­pe­rien­cias, lo que he­mos pa­de­ci­do so­lo sir­ve pa­ra que nues­tros es­fuer­zos de lo­grar una pensión, sir­va pa­ra cu­brir los erro­res de los co­rrup­tos y los vio­len­tos.

Una de las obras de Ale­jan­dro Du­mas que más éxi­to tu­vo, fue: “La ques­tión d’Ar­gent”, en cu­yo ac­to se­gun­do escena VII, se en­cuen­tra la si­guien­te fra­se:

“¿Los negocios? Na­da más sen­ci­llo, son el dinero de los de­más”. Aco­mo­da­mos, “¿el pre­su­pues­to na­cio­nal? Son los im­pues­tos de los po­bres y las pen­sio­nes de los vie­jos”.

Y mien­tras el go­bierno nos es­cul­ca los bol­si­llos, los es­tu­dian­tes in­fil­tra­dos por la iz­quier­da, destruyen las ciu­da­des, bus­can­do fi­nan­cia­ción pa­ra la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, ata­can y que­man po­li­cías. ¿Has­ta cuán­do Pe­tro?

Ña­pa: Nos re­con­for­ta sa­ber que te­ne­mos ex­ce­len­tes par­la­men­ta­rios en el Con­gre­so. Des­ta­ca­mos las ma­ra­vi­llo­sas in­ter­ven­cio­nes de los se­na­do­res Pao­la Hol­guín y Car­los Fe­li­pe Me­jía, des­en­mas­ca­ran­do a los se­na­do­res ex­gue­rri­lle­ros, in­clu­yen­do a Gus­ta­vo Pe­tro, que aho­ra se las dan de mo­ra­lis­tas. Y a los se­na­do­res Juan Die­go Gó­mez y va­rios que han de­fen­di­do la es­ta­bi­li­dad de los pen­sio­na­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.