EN LA JUNGLA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JO­SÉ AN­DRÉS RO­JO re­dac­[email protected]­co­lom­biano.com.co

La bre­cha ca­da vez más gran­de en­tre ri­cos y po­bres es un asun­to que vie­ne de le­jos. El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Eric

Hobs­bawm ya ha­bla­ba de las te­rri­bles con­se­cuen­cias que pro­du­jo esa de­sigual­dad ca­da vez ma­yor du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XIX, cuan­do el mun­do cam­bia­ba em­pu­ja­do por la do­ble re­vo­lu­ción —la in­dus­trial y la fran­ce­sa— que lle­gó pa­ra po­ner­lo to­do pa­tas arri­ba. “Los po­bres, co­mo los bár­ba­ros del ex­te­rior, eran tra­ta­dos co­mo si no fue­ran se­res hu­ma­nos”, es­cri­be Hobs­bawm en La era de la re

vo­lu­ción, 1789-1848. La es­tam­pa li­te­ra­ria que ha que­da­do de aque­llo es el Lon­dres lleno de mi­se­ria y do­lor que pin­tó Dic­kens. Ha­bía tres sa­li­das pa­ra cual­quier po­bre, ex­pli­ca Hobs­bawm: “Po­día es­for­zar­se en ha­cer­se bur­gués, po­día des­mo­ra­li­zar­se o po­día re­be­lar­se”.

Son las mis­mas opciones que si­guen te­nien­do los po­bres en los tiem­pos que co­rren. Aun­que, tal vez, han in­cor­po­ra­do un cuar­to ca­mino pa­ra sal­var­se (apa­ren­te­men­te) de la rui­na. Es el ca­mino de creer­se los men­sa­jes de cual­quier ilu­mi­na­do y sa­lir co­rrien­do a vo­tar­le en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Se ha con­ta­do ya que gran par­te de los se­gui­do­res más en­tu­sias­tas de Trump pro­ce­den de las ca­pas más gol­pea­das por la cri­sis eco­nó­mi­ca. Y lo mis­mo es­tá su­ce­dien­do en dis­tin­tos lu­ga­res de Eu­ro­pa, don­de has­ta los que fue­ron ague­rri­dos co­mu­nis­tas se in­cli­nan ya por la ex­tre­ma de­re­cha.

Vol­vien­do a Hobs­bawm, la hi­pó­te­sis de que el po­bre eli­ja el ca­mino de vol­ver­se bur­gués es muy ra­ra. No só­lo por­que no re­sul­ta na­da fá­cil ha­cer­lo si no se arran­ca de una po­si­ción más o me­nos sa­nea­da sino por­que en nin­gu­na par­te es­tá es­cri­to que el fi­nal del pro­ce­so sea pa­ra mu­chos real­men­te desea­ble. “La in­tro­duc­ción de un sis­te­ma in­di­vi­dua­lis­ta pu­ra­men­te uti­li­ta­rio de con­duc­ta so­cial, la jungla anár­qui­ca de la so­cie­dad bur­gue­sa, teó­ri­ca­men­te jus­ti­fi­ca­da con su di­vi­sa ‘ca­da hom­bre pa­ra sí y al úl­ti­mo que se lo lle­ve el dia­blo’, pa­re­cía a los hom­bres cria­dos en las so­cie­da­des tra­di­cio­na­les po­co me­jor que la mal­dad de­sen­fre­na­da”, apun­ta el his­to­ria­dor. En nues­tros tiem­pos su­ce­de lo mis­mo. Ca­da vez hay más gen­te que abo­mi­na de los ex­ce­sos de la so­cie­dad de con­su­mo y bus­ca otro mar­co de va­lo­res que di­na­mi­te aque­lla fór­mu­la tan ex­ten­di­da de que “al úl­ti­mo que se lo lle­ve el dia­blo”.

A los po­bres que se des­mo­ra­li­zan no sue­le que­dar­les otra, di­ce Hobs­bawm, que “la ta­ber­na y si acaso la ca­pi­lla”. Y esos ma­les que pa­re­ce que fue­ran jun­tos: al­coho­lis­mo, in­fan­ti­ci­dio, pros­ti­tu­ción, sui­ci­dio, des­equi­li­brio men­tal. Más el crack y la he­roí­na pa­ra los desahu­cia­dos de nues­tro tiem­po.

A Hobs­bawm, co­mo buen mar­xis­ta, le in­tere­sa­ba so­bre to­do su ter­ce­ra op­ción: la re­be­lión. “El mo­vi­mien­to obre­ro pro­por­cio­nó una res­pues­ta al gri­to del hom­bre po­bre”, es­cri­be. Y, con la fe pro­pia de un co­mu­nis­ta con­ven­ci­do, tam­bién afir­ma: “To­do el que se sen­tía con­fu­so por ‘el cre­cien­te sen­ti­mien­to ge­ne­ral de que en el ac­tual es­ta­do de co­sas hay una fal­ta de ar­mo­nía in­ter­na que no pue­de con­ti­nuar’ se in­cli­na­ba al so­cia­lis­mo co­mo la úni­ca crí­ti­ca in­te­lec­tual­men­te vá­li­da y al­ter­na­ti­va”.

Uno de los pro­ble­mas que tie­ne la iz­quier­da hoy es ese. No pa­re­ce exis­tir un mo­vi­mien­to obre­ro con fuer­za, ni una iz­quier­da con­vin­cen­te, que se­pa dar res­pues­ta al gri­to del po­bre. Y se lo dan bo­ca­zas co­mo Trump con la pro­me­sa de de­vol­ver­les una gran­de­za que siem­pre les fue aje­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.