Fe­liz cum­plea­ños a esos fre­nos que no se blo­quean

Los ABS ya lle­ga­ron a las 4 dé­ca­das. Han si­do muy im­por­tan­tes pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JUAN GUI­LLER­MO MO­RENO

Uno de los ma­yo­res apor­tes que la in­dus­tria au­to­mo­triz ha he­cho a la se­gu­ri­dad vial son los fre­nos ABS, An­ti­lock Bra­ke Sys­tem, o sis­te­ma de fre­nos que no se blo­quean. La pri­me­ra mar­ca que los uti­li­zó en vehícu­los de serie fue Mer­ce­de­sBenz, que a prin­ci­pios de los años 80 lo in­tro­du­jo co­mo equi­po op­cio­nal en un Cla­se S, aun­que des­de 1978 Bosch ya te­nía la patente. Es­te es un ade­lan­to que es­tá cum­plien­do en­ton­ces 40 años de de­sa­rro­llo.

A par­tir del uso de es­te sis­te­ma han sur­gi­do al­gu­nos mi­tos so­bre su uti­li­za­ción. El prin­ci­pio fun­da­men­tal de es­ta tec­no­lo­gía se ba­sa en la ne­ce­si­dad de evi­tar que las rue­das se blo­queen du­ran­te la fre­na­da, pues cuan­do es­to su­ce­de se pier­de el con­trol del vehícu­lo. Por es­ta ra­zón es im­por­tan­te acla­rar que la fun­ción prin­ci­pal pa­ra lo cual fue­ron crea­dos los ABS fue pa­ra per­mi­tir­le al con­duc­tor ma­nio­brar du­ran­te la fre­na­da y así po­der elu­dir obs­tácu­los.

Los sis­te­mas de fre­nos con ABS dis­po­nen de sen­so­res de ve­lo­ci­dad en ca­da una de las rue­das pa­ra que cap­ten el blo­queo, en­víen una se­ñal a un mó­du­lo de con­trol y es­te, a su vez, dé una or­den elec­tró­ni­ca a un cuer­po de vál­vu­las. Es­te úl­ti­mo mó­du­lo li­be­ra mo­men­tá­nea­men­te la pre­sión del líquido de fre­nos pa­ra que la rue­da se des­blo­quee y así, su­ce­si­va e in­ter­mi­ten­te­men­te, has­ta que el vehícu­lo se de­ten­ga de ma­ne­ra com­ple­ta y se­gu­ra.

Es­ta operación de pre­sio­nar y li­be­rar los fre­nos la sien­te el con­duc­tor. Cuan­do el sis­te­ma ac­túa, al­gu­nas per­so­nas sien­ten la vi­bra­ción y de­jan de opri­mir el pe­dal, lo que pue­de con­lle­var a un ac­ci­den­te.

Gra­cias a su com­pro­ba­da efec­ti­vi­dad en la ma­yo­ría de los ca­sos, el sis­te­ma ABS ha ve­ni­do im­ple­men­tán­do­se en prác­ti­ca­men­te to­do ti­po de vehícu­los, des­de los ur­ba­nos, com­pac­tos, fa­mi­lia­res, cam­pe­ros y ca­mio­ne­tas de re­par­to, has­ta trac­to­mu­las, in­clu­yen­do las mo­to­ci­cle­tas. Es más: es obli­ga­to­rio co­mo equi­po de serie en to­dos los au­to­mó­vi­les de tu­ris­mo fa­bri­ca­dos en la Unión Eu­ro­pea a par­tir del 1 de ju­lio de 2004 y en Co­lom­bia pa­ra to­dos los au­to­mó­vi­les nue­vos que se ven­dan des­de el 1 de enero de 2018.

Evo­lu­ción

Con el de­sa­rro­llo de las cien­cias in­for­má­ti­cas, a par­tir de los años 90 los fre­nos ABS han ve­ni­do evo­lu­cio­nan­do sin pau­sa, al pun­to que hoy son con­si­de­ra­dos co­mo equi­pos in­dis­pen­sa­bles de asis­ten­cia a la con­duc­ción.

Es así co­mo en la ac­tua­li­dad cuen­tan con fun­cio­nes de compensación del fre­na­do en fun­ción de la car­ga del vehícu­lo, pues en la me­di­da en que es­ta au­men­ta, unos sen­so­res cap­tan la no­ve­dad y ha­cen tra­ba­jar las vál­vu­las que mo­di­fi­can la ca­pa­ci­dad de fre­na­do de las rue­das tra­se­ras.

Ade­más, con el ABS tam­bién se pue­de con­tro­lar la trac­ción de las rue­das mo­tri­ces por­que si co­mien­zan a pa­ti­nar, los fre­nos pue­den en­trar a li­mi­tar esa ano­ma­lía y do­si­fi­car la po­ten­cia pa­ra una mar­cha más se­gu­ra.

Uni­do a lo an­te­rior, con el sis­te­ma ABS tam­bién se pue­de prevenir un des­cen­so sin con­trol por una pen­dien­te pro­nun­cia­da, así co­mo que el vehícu­lo se des­cuel­gue en una subida muy em­pi­na­da.

La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal del Au­to­mó­vil (FIA) re­co­mien­da tam­bién la com­pra de vehícu­los y mo­tos que ven­gan equi­pa­dos de fá­bri­ca con el Con­trol Elec­tró­ni­co de Es­ta­bi­li­dad (ESC). Lue­go, no se en­tien­de por qué las au­to­ri­da­des na­cio­na­les in­sis­ten en ca­ta­lo­gar­los co­mo ac­ce­so­rios y gra­var­los con 35 % de aran­cel.

Be­ne­fi­cios

Los be­ne­fi­cios del ABS son cla­ros pues las dis­tan­cias de fre­na­do pue­den re­du­cir­se has­ta en un 15 %. La fuer­za apli­ca­da al pe­dal de freno no de­be ser in­te­rrum­pi­da pa­ra evi­tar blo­queos pues pre­ci­sa­men­te el ABS la re­gu­la au­to­má­ti­ca­men­te. Du­ran­te una fre­na­da de pá­ni­co las llan­tas con­ti­núan gi­ran­do, pe­ro con­tro­la­da­men­te, pa­ra per­mi­tir la ma­nio­bra­bi­li­dad del vehícu­lo mien­tras se re­du­ce la ve­lo­ci­dad. En un ca­rro sin ABS las rue­das se blo­quean, fre­na “en se­co” y el au­to si­gue de­re­cho, sin con­trol ni po­si­bi­li­dad de ma­nio­bra.

Lo ma­lo

Se­gún es­tu­dios de la agen­cia es­ta­dou­ni­den­se pa­ra la se­gu­ri­dad en ca­rre­te­ra – NHTSA–, en te­rreno des­pa­vi­men­ta­do su efec­ti­vi­dad se re­du­ce has­ta en un 26 %, pues es ahí cuan­do el la­bra­do de las llan­tas tie­ne que apo­yar­se pleno so­bre el cas­ca­jo pa­ra lo­grar la de­ten­ción. Pe­ro si el ABS co­mien­za a ac­tuar, se ob­tie­ne el efec­to con­tra­rio y se alar­ga la dis­tan­cia de pa­ra­da. Por es­ta ra­zón al­gu­nas mo­to­ci­cle­tas de al­ta ci­lin­dra­da vie­nen equi­pa­das con la po­si­bi­li­dad de des­co­nec­tar­lo. Aho­ra bien, des­de la óp­ti­ca estadística, es­tu­dios rea­li­za­dos por la agen­cia nom­bra­da y por el Ins­ti­tu­to Ja­po­nés pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de Ac­ci­den­tes de Trán­si­to coin­ci­den en que, sin im­por­tar las con­di­cio­nes de la vía, de ca­da tres vehícu­los ac­ci­den­ta­dos, uno tie­ne fre­nos ABS mien­tras que los otros dos no, lo cual de­mues­tra su de­ci­si­va efi­ca­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.