Re­fu­gia­dos, en el ol­vi­do en is­la del Pa­cí­fi­co

Cer­ca de 600 re­fu­gia­dos lle­van cin­co años con­fi­na­dos a la es­pe­ra de que Aus­tra­lia les dé asi­lo.

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIA­NA GIL GU­TIÉ­RREZ

Ha­bla­mos con per­so­nas que es­tu­vie­ron en Nau­ru, cer­ca de Aus­tra­lia, don­de 600 exi­lia­dos lle­van cin­co años con­fi­na­dos.

Son 22 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y la de­ses­pe­ra­ción es­tá en to­das par­tes. Esa es Nau­ru, una is­la del Pa­cí­fi­co ubi­ca­da a 3.000 ki­ló­me­tros de Aus­tra­lia, don­de es­ta na­ción man­tie­ne a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo que fue­ron in­ter­cep­ta­dos en el océano cuan­do in­ten­ta­ban lle­gar a tie­rra fir­me pa­ra pe­dir re­fu­gio en el país.

No lo­gra­ron su co­me­ti­do. Se que­da­ron atra­pa­dos y vi­ven en tien­das de cam­pa­ña o co­mu­ni­da­des con otros re­fu­gia­dos co­mo ellos. Son de Ban­gla­dés, Bir­ma­nia, Le­ba­non, Irán, Sri Lan­ka, Si­ria o So­ma­lia y se fue­ron de sus paí­ses por las gue­rras, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des o la per­se­cu­ción con­tra los ca­tó­li­cos.

Ka­zem* es uno de ellos, un ira­ní que se con­vir­tió del is­lam al cris­tia­nis­mo. “En mi país, si ha­ces eso, lo pri­me­ro a lo que te en­fren­tas es a la tor­tu­ra y a la pri­sión. A la lar­ga, te en­fren­tas a la muer­te”, cuen­ta. Él es­ca­pó jun­to a su es­po­sa y des­de 2013 es­tá en la is­la es­pe­ran­do asi­lo.

Per­so­nas co­mo Ka­zem hu­ye­ron por­que sin­tie­ron que no po­dían se­guir su­mi­dos en el con­flic­to, pe­ro, aun­que se ale­ja­ron de las ba­las, aho­ra vi­ven en el en­cie­rro de Nau­ru. Sin em­bar­go, co­no­cer las his­to­rias de su vi­da pa­sa­da es com­ple­jo, así lo ex­pli­có a EL CO­LOM­BIANO Ch­ris­ti­ne Ru­fe­ner, si­có­lo­ga de la or­ga­ni­za­ción Mé­di­cos Sin Fron­te­ras (MSF) que tra­ba­jó en la is­la des­de no­viem­bre de 2017.

Pe­ro Ru­fe­ner ya no es­tá jun­to a los re­fu­gia­dos. El go­bierno aus­tra­liano or­de­nó que se re­ti­ra­ran de Nau­ru en oc­tu­bre de es­te año al con­si­de­rar que no ne­ce­si­ta­ban sus ser­vi­cios. En sus cálcu­los es­tá que cer­ca de 600 per­so­nas es­tán en la is­la ne­ce­si­tan­do aten­ción psi­co­ló­gi­ca y la ma­yo­ría de ellos lle­van has­ta cin­co años en el lu­gar. Océano Ín­di­co

“Es­tán en un lim­bo don­de no quie­ren mo­rir, quie­ren una opor­tu­ni­dad, pe­ro no sien­ten que va­ya a lle­gar”, co­men­ta. Es­tos re­fu­gia­dos han te­ni­do la ofer­ta de re­gre­sar, in­clu­so con di­ne­ro, y las rechazan. ¿La ex­pli­ca­ción?: “La gen­te no se sien­te se­gu­ra, quie­ren es­tar en Aus­tra­lia y su úni­ca po­si­bi­li­dad era que­dar­se es­pe­ran­do en Nau­ru. Aho­ra lle­van cin­co años de es­pe­ra”.

En­fer­mar­se, ¿la sa­li­da?

El go­bierno aus­tra­liano tie- Océano Pa­cí­fi­co m k 0 00 3. De­ta­lle ne una política de tra­mi­ta­ción in­de­fi­ni­da. Por es­to, an­te la ne­ga­ti­va de los re­fu­gia­dos de vol­ver a sus paí­ses y el im­pe­di­men­to que tie­nen pa­ra lle­gar has­ta Aus­tra­lia, su es­ta­día en la is­la no tie­ne fe­cha fi­nal. An­te ese es­ta­tis­mo, hay quie­nes lo­gran to­car tie­rra aus­tra­lia­na cuan­do son evacuados por ra­zo­nes mé­di­cas.

La si­có­lo­ga Ru­fe­ner la­men­ta que esa sea “la opor­tu­ni­dad de en­trar al país”, por­que, una vez en te­rri­to­rio, el sis­te­ma es­tá obli­ga­do a aten­der­los. Pe­ro apa­re­ce un pro­ble­ma más: co­mo si se tra­ta­ra de la si­tua­ción de los mi­gran­tes en la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos y México, en Nau­ru tam­bién hay se­pa­ra­ción de fa­mi­lias por­que so­lo una per­so­na pue­de acom­pa­ñar al en­fer­mo y los de­más se ven obli­ga­dos a que­dar­se en la is­la, le­jos de sus se­res que­ri­dos.

Se­gún un re­por­te de MSF, más de un ter­cio de los pa­cien­tes so­li­ci­tan­tes de asi­lo y re­fu­gia­dos es­ta­ban se­pa­ra­dos g in R d n la Is de sus fa­mi­lia­res cer­ca­nos, una pe­na pa­ra aque­llos que atra­ve­sa­ron el océano con sus se­res que­ri­dos in­ten­tan­do en­con­trar un fu­tu­ro me­jor pa­ra to­dos, pe­ro ter­mi­na­ron con­fi­na­dos en Nau­ru

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.