Lle­nar la ca­sa de fa­ro­les pa­ra em­pe­zar Na­vi­dad

El Día de las Ve­li­tas es una de las tra­di­cio­nes que aún se ce­le­bran en Co­lom­bia. Na­vi­dad si­gue sien­do una épo­ca im­por­tan­te.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por RO­NAL CAS­TA­ÑE­DA

Des­pués de las seis de la tar­de, ca­da 7 y 8 de di­ciem­bre, cuan­do ya se em­pie­za a os­cu­re­cer, las fa­mi­lias sa­len a las ace­ras y an­te­jar­di­nes de sus ca­sas, o al bal­cón del apar­ta­men­to. El ele­men­to co­mún son las ve­las. Al­gu­nos usan fa­ro­les, otros bol­sas de pa­pel y mu­chos so­lo pe­gan la pa­ra­fi­na a una ta­bla de ma­de­ra. Las en­cien­den, co­mo sím­bo­lo de que lle­gó di­ciem­bre. Aun­que hay más de­trás.

Den­tro de la tra­di­ción cris­tia­na, des­de ha­ce 164 años, el 8 de di­ciem­bre se con­me­mo­ra la pro­cla­ma­ción de la vir­gi­ni­dad mi­la­gro­sa de Ma­ría, se­gún se cuen­ta en la Bi­blia. La for­ma de ha­cer­lo es pren­dien­do ve­li­tas. Los paí­ses de há­bi­tos ca­tó­li­cos fes­te­jan es­te día, pe­ro so­lo Co­lom­bia y al­gu­nas par­tes de Ecua­dor y Ve­ne­zue­la, es de­cir, la an­te­rior Re­pú­bli­ca de la Nueva Gra­na­da, lo ha­cen con ci­rios mul­ti­co­lo­res.

Es un día fes­ti­vo y, por cos­tum­bre na­cio­nal, se fes­te­ja des­de la vís­pe­ra, el 7, por lo que el Día de las Ve­li­tas (o No­che de las Ve­li­tas) es en reali­dad dos días de ri­tual pa­ra mu­chas per­so­nas. In­clu­so el 8, que es el de la Vir­gen, es fe­cha pa­ra pri­me­ras co­mu­nio­nes.

Milagro bí­bli­co

El ori­gen de es­ta prác­ti­ca se re­mon­ta ca­si a los ini­cios de la era cris­tia­na. El re­la­to bí­bli­co cuen­ta que el Ni­ño Je­sús na­ció de una vir­gen, Ma­ría. Es­to quie­re de­cir que no fue con­ce­bi­do por una re­la­ción en­tre un hom­bre y una mu­jer, sino que tu­vo la “gra­cia di­vi­na” del Es­pí­ri­tu San­to.

Es­ta vi­sión ha te­ni­do sus con­tra­dic­to­res des­de siem­pre. En el si­glo V, Nes­to­rio, pa­triar­ca de Cons­tan­ti­no­pla y lí­der cris­tiano de Si­ria, cues­tio­nó en pú­bli­co es­ta sa­gra­da Con­cep­ción.

La in­ves­ti­ga­do­ra Adria­na He­rre­ra Téllez cuen­ta en el li­bro To­do so­bre la Na­vi­dad que la dis­cu­sión la qui­so ce­rrar la Igle­sia en 1854, cuan­do el Pa­pa Pío IX de­cla­ró el dog­ma de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción a tra­vés de una bu­la (do­cu­men­to re­li­gio­so). En ella con­fir­mó la for­ma en que es­to su­ce­dió: “Ma­ría Ma­dre de Dios no fue to­ca­da por nin­gún pe­ca­do ori­gi­nal sino que, des­de su con­cep­ción, que­dó li­bre de pe­ca­do”, ci­ta el do­cu­men­to pon­ti­fi­cio ex­pe­di­do el 8 de di­ciem­bre de ese en­ton­ces y res­guar­da­do en la Can­ci­lle­ría Apos­tó­li­ca.

El pa­dre Die­go Uri­be, miem­bro de la Aca­de­mia de His­to­ria Ecle­siás­ti­ca de Co­lom­bia y Ar­te Ar­qui­dio­ce­sano, ex­pli­ca que en ese tiem­po el Pa­pa Pío IX re­cor­dó que en el Con­ci­lio de Éfe­so, en el año 431, se le pi­dió al pue­blo que opi­na­ra so­bre la ma­ter­ni­dad de Ma­ría, la ma­dre de Dios.

“Se le di­jo a la gen­te, ‘aquel que crea que Ma­ría es la ma­dre de Dios, que pon­ga una luz en su ven­ta­na’. El pon­tí­fi­ce le re­cla­mó al pue­blo ese día, el 8 de di­ciem­bre de 1854, que re­pi­tie­ra ese ges­to sa­lien­do a mar­char con lu­ces y fa­ro­les”. Y ahí se po­pu­la­ri­zó la tra­di­ción.

Am­pliar el sig­ni­fi­ca­do

Sin em­bar­go, si bien mu­chos ce­le­bran el Día de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, pa­re­ce más po­pu­lar, in­clu­so des­de el nom­bre, el Día de las Ve­li­tas, y con ello se abre, de ma­ne­ra tra­di­cio­nal, la ce­le­bra­ción de la Na­vi­dad.

Uri­be se­ña­la que es­te día se con­vir­tió en una ex­cu­sa pa­ra ilu­mi­nar la vi­da: “En un mun­do de ti­nie­blas y os­cu­ri­da­des, en­cen­der lu­ces se vol­vió un signo de es­pe­ran­za”.

En un aná­li­sis si­mi­lar, Clau­dia Ar­ci­la Ro­jas, pro­fe­so­ra

de la Fa­cul­tad de Cien­cias Hu­ma­nas de la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín, ha­bla de la “inau­gu­ra­ción de la luz”, que abre la ex­pe­rien­cia na­vi­de­ña a un ac­to de trans­for­ma­ción: “Es pa­sar de la muer­te ha­cia el re­na­ci­mien­to. Es de al­gún mo­do ser cons­cien­tes de la os­cu­ri­dad y de esos mo­men­tos de som­bra”, y ex­pli­ca que son sen­ti­mien­tos re­la­cio­na­dos al mie­do, la in­cer­ti­dum­bre, la nos­tal­gia o la tris­te­za.

Es­te es­ta­do emo­cio­nal y es­pi­ri­tual (sin li­gar­lo a la re­li­gión) es lo que des­ta­ca la in­ves­ti­ga­do­ra: “No es la muer­te co­mo una quie­tud del cuer­po sino co­mo trans­mu­ta­ción (cam­bio) lo que nos per­mi­te ver­nos en el es­pe­jo de la vi­da”.

Clau­dia afir­ma que es­ta lec­tu­ra fue he­cha des­de el si­glo pa­sa­do por el psi­quia­tra y en­sa­yis­ta sui­zo Carl Jung (1875-1961) a par­tir de un tex­to so­bre his­to­ria de las re­li­gio­nes. Allí in­di­ca que no es el cris­tia­nis­mo el que ini­cia la fes­ti­vi­dad sino que son las mis­mas prác­ti­cas de los pueblos pa­ga­nos que se con­vier­ten en na­rra­ti­vas de la hu­ma­ni­dad y en las cua­les con­ver­gen las po­bla­cio­nes del mun­do.

“Las tres gran­des re­li­gio­nes mo­no­teís­tas (is­la­mis­mo, ju­daís­mo y cris­tia­nis­mo) adap­ta­ron los mi­tos po­pu­la­res pa­ra con­fi­gu­rar­los en un en­te su­pre­mo, co­mo ocu­rren con los dog­mas y cul­tos”, plantea.

No so­lo se de­be en­ten­der es­ta fe­cha co­mo un día cris­tiano sino un mo­men­to don­de se traen a la me­mo­ria co­lec­ti­va y cul­tu­ral mu­chos mi­tos, pre­ci­sa ella.

Tra­di­cio­nes per­di­das

Las cos­tum­bres de fin de año tu­vie­ron su ori­gen en la na­rra­ti­va cris­tia­na. Al 7 y al 8 de di­ciem­bre les si­guen los pe­se­bres y novenas, en los que se can­tan vi­llan­ci­cos en an­ti­ci­pa­ción a la Na­vi­dad, día en que na­ce el Ni­ño Dios. Tam­bién es cos­tum­bre la ce­le­bra­ción de Año Nue­vo y la ve­ni­da de los Re­yes Ma­gos.

En la no­ve­la Los días azu­les, el es­cri­tor an­tio­que­ño Fer­nan­do Va­lle­jo des­cri­be el ca­lor y la nos­tal­gia de di­ciem­bre: “Es la úl­ti­ma no­che de la no­ve­na y ma­ña­na se­rá Na­vi­dad. El cie­lo se cu­bri­rá de globos y es­ta­lla­rán por mi­lla­res vo­la­do­res; ven­drá el Ni­ño Je­sús con

sus re­ga­los y no ha­brá no­che más her­mo­sa pa­ra mí”.

El Día de las Ve­li­tas es una de esas tra­di­cio­nes que se man­tie­nen en ca­si to­das las re­gio­nes del país, pe­ro que no es aje­na a la mo­di­fi­ca­ción y a que al­gu­nos la de­jen de se­guir, co­mo ha su­ce­di­do con otras prác­ti­cas.

Era ha­bi­tual en fa­mi­lias o ba­rrios, por ejem­plo, “ar­mar ca­de­ne­tas”, es de­cir, unir ti­ras de pa­pel de co­lo­res di­fe­ren­tes, col­ga­das co­mo ban­de­ri­nes pa­ra co­lo­rear las ca­lles.

Al­gu­nos usos cam­bian con los años, los mol­dean las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes o des­apa­re­cen con el tiem­po. EL CO­LOM­BIANO les pre­gun­tó a sus usua­rios de Fa­ce­book y Twit­ter cuá­les son las cos­tum­bres na­vi­de­ñas que se han per­di­do.

Dar la vuel­ta a la man­za­na con las ma­le­tas el 31 de di­ciem­bre pa­ra desear via­jes en el año ve­ni­de­ro, com­par­tir el pla­to de co­mi­da con el ve­cino, ver a los ni­ños sa­lien­do en la ma­dru­ga­da del 25 con el “traí­do del Ni­ño Dios” son al­gu­nas de las que men­cio­na­ron.

Va­rios usua­rios in­di­ca­ron

que ex­tra­ña­ban prác­ti­cas aho­ra ti­pi­fi­ca­das en el Có­di­go de Po­li­cía, pe­ro que fue­ron po­pu­la­res en el pa­sa­do: ti­rar pól­vo­ra, ele­var globos, ma­tar un ma­rrano en me­dio de la ca­lle (ma­rra­na­da) o ce­rrar un es­pa­cio pa­ra ha­cer san­co­cho en me­dio de la cua­dra con los ve­ci­nos. La ma­yo­ría son even­tos pa­ra com­par­tir.

Otros alu­die­ron a los va­lo­res ori­gi­na­les de es­te pe­rio­do: “Lo que se ha per­di­do es el es­pí­ri­tu fra­ter­nal de com­par­tir con los de­más”, co­men­tó Ludys del Car­men Pa­len­cia Ca­bra­les, en Fa­ce­book.

Cho­que cul­tu­ral

Por­que el tiem­po trae he­chos nue­vos. No es ra­ro ver en Me­de­llín ca­rros con cuer­nos de reno o con pes­ta­ñas en los fa­ros, y las ca­sas ves­ti­das de fel­pa roja y ver­de, el co­lor de es­ta temporada. Ca­da vez más, in­clu­so, en­tra a la ico­no­gra­fía de es­ta fe­cha otro per­so­na­je: el grinch, ese que odia di­ciem­bre.

Pa­ra el mé­di­co y pe­se­bris­ta Ga­briel Ri­poll, mu­chas de es­tas tra­di­cio­nes se per­die­ron por la in­fluen­cia eu­ro­pea y

nor­te­ame­ri­ca­na que “ta­la­dró” la Na­vi­dad en el país. “No­so­tros en el Tró­pi­co no co­no­ce­mos la nie­ve, pe­ro al­gu­nos cen­tros co­mer­cia­les traen ele­men­tos nór­di­cos to­tal­men­te ale­ja­dos de no­so­tros”, ex­pli­ca.

To­ma co­mo ejem­plo el ár­bol blan­co que se usa en al­gu­nos ho­ga­res en lu­gar del pino ver­de o el abe­to. “Uno se ex­tra­ña de ver en los an­te­jar­di­nes de las ca­sas unos re­nos ilu­mi­na­dos o un Pa­pá Noel en­ca­ra­ma­do en una chi­me­nea ar­ti­fi­cial”.

Des­de ha­ce años lle­gó a la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na el vie­jo bo­na­chón de bar­bas blan­cas y tra­je ro­jo ater­cio­pe­la­do, arras­tra­do por un tri­neo ba­jo una es­te­la de es­tre­llas. Se le ve den­tro de las ca­sas, en los cen­tros co­mer­cia­les y en los avi­sos pu­bli­ci­ta­rios con son­ro­ja­dos pó­mu­los. In­clu­so lle­ga a com­par­tir le­cho con el Ni­ño Dios en el pe­se­bre, en los que hay mu­las, ca­ba­llos y re­nos cor­nu­dos. Al mis­mo tiem­po.

Aho­ra bien, no pa­re­ce ser una épo­ca en de­ca­den­cia. La en­cues­ta de di­ciem­bre de 2017 de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Comerciantes, Fe­nal- co, so­bre las ac­ti­vi­da­des y gas­tos na­vi­de­ños en el país, con­fir­ma que pa­ra es­te mes las per­so­nas des­ti­nan una im­por­tan­te can­ti­dad de di­ne­ro a gas­tos de temporada: “Pe­se a la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca, los co­lom­bia­nos in­ver­ti­rán más de 600.000 pe­sos en re­ga­los de Na­vi­dad”, di­ce el in­for­me.

La fir­ma de com­por­ta­mien­tos eco­nó­mi­cos Rad­dar pre­ci­só que los co­lom­bia­nos han in­ver­ti­do his­tó­ri­ca­men­te en es­tas fe­chas en­tre el 20 % y el 24 % del gas­to de di­ciem­bre, aun­que el año pa­sa­do subió a un 26 %.

Lo que sí no ha cam­bia­do es la cu­li­na­ria. El sa­bor de la Na­vi­dad pa­re­ce man­te­ner­se: “La na­ti­lla de maíz pi­lao o mai­ce­na, el man­jar blan­co, los bu­ñue­los, las ho­jue­las o la ce­na de Na­vi­dad”, co­men­ta Ri­poll, y aña­de que la ra­zón es que es una he­ren­cia de las abue­las y los an­ces­tros.

Di­ciem­bre si­gue sien­do esen­cial pa­ra los co­lom­bia­nos. En cuan­to a sus bol­si­llos, tam­bién es un ru­bro esen­cial (ver in­for­me).

Aun­que al­gu­nas tra­di­cio­nes cam­bien, es­te se­gui­rá sien­do un mes pa­ra com­par­tir o re­no­var­se, así les pon­ga los cuer­nos del reno

Los fa­ro­les ilu­mi­nan las ca­lles y ho­ga­res co­lom­bia­nos du­ran­te es­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.