Así se vi­ve una cri­sis eco­nó­mi­ca en Ar­gen­ti­na

Los co­lom­bia­nos tam­bién vi­ven el pro­ble­ma. El re­bus­que y gas­tos “in­ne­ce­sa­rios”, en­tre los pla­nes.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por SER­GIO RO­DRÍ­GUEZ SAR­MIEN­TO En­via­do es­pe­cial a Ar­gen­ti­na*

Ce­rrar su li­bre­ría, de­jar de ir a ci­ne y man­dar a cam­biar su ca­rro de com­bus­tión de ga­so­li­na a gas na­tu­ral son ejem­plos de lo que han he­cho al­gu­nos ciu­da­da­nos en Ar­gen­ti­na pa­ra mi­ti­gar la cri­sis eco­nó­mi­ca que ya tie­ne ros­tro de re­ce­sión.

“Acá me es­toy ga­nan­do 15.300 pe­sos al mes, eso en Co­lom­bia es más o me­nos 1,3 mi- llo­nes de pe­sos. Por lo que gas­to, es­tá bien. Si­gue sien­do un buen suel­do si lo com­pa­ro con lo que ga­na­ba en Co­lom­bia”, ase­gu­ra Pao­la Ga­lin­do, co­lom­bia­na que des­de ha­ce cua­tro me­ses ven­de ar­tícu­los de­por­ti­vos en una tien­da del cen­tro de Bue­nos Ai­res.

Aún así en es­tas 16 se­ma­nas ha te­ni­do que ajus­tar­se el pan­ta­lón. “En ape­nas cua­tro me­ses con mi es­po­so he­mos em­pe­za­do a de­jar de ir a ci­ne y co­mer por fue­ra de la ca­sa”.

Lo que cuen­ta Pao­la se ex­pli­ca por­que la in­fla­ción, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas y Cen­sos de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (Indec), va en 45,9 %.

Juan Gue­rre­ro, pe­ruano re­si­den­te en Ar­gen­ti­na des­de ha­ce 12 años y quien tra­ba­ja co­mo me­se­ro, di­ce: “El res­tau­ran­te aho­ra de­pen­de del tu­ris­mo. Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar, una pa­rri­lla se po­día com­prar por 80; hoy son 690 pe­sos ( 58.600 pe­sos al cam­bio de ayer)”. El res­tau­ran­te es­tá ubi­ca­do en una zo­na co­mer­cial pa­re­ci­da a El Hue­co. La si­tua­ción no es fá­cil, un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ave­lla­ne­da en­con­tró que mien­tras en 2016 el sa­la­rio mí­ni­mo ar­gen­tino lle­ga­ba a ser de 437 dó­la­res, hoy se si­túa en 253 dó­la­res.

La de­va­lua­ción de la mo­ne­da lo­cal ha si­do uno de los em­pu­jo­nes de la re­ce­sión. Al 30 de agos­to de es­te año, y se­gún el Ban­co Cen­tral Ar­gen­tino, es­ta iba en 110 %, de ahí la ne­ce­si­dad de con­se­guir dó­la­res y por ello el au­ge de los “vo­cea­do­res de las ca­sas de cam­bio”.

En una so­la cua­dra de la ca­lle Flo­ri­da, en el cen­tro bo­nae­ren­se, se pue­den con­tar has­ta cua­tro o cin­co vo­cea­do­res de ca­sas de cam­bio, a los que les pa­gan por ca­da clien­te que lle­ven. En­tre ellos es­tá Edwin (pi­dió cam­biar su nom­bre por su si­tua­ción de ile­ga­li­dad), un co­lom­biano que lle­gó ha­ce dos se­ma­nas a Ar­gen­ti­na atraí­do por la idea de es­tu­diar pa­ra ser téc­ni­co de fút­bol. “No

gano mu­cho, pe­ro me ha ser­vi­do pa­ra lo bá­si­co”.

La má­xi­ma es re­bus­cár­se­la. Así lo ha en­ten­di­do Ju­lio Cé­sar Aya­la, un agró­no­mo que en sus ra­tos li­bres ma­ne­ja Uber. “Em­pe­cé ha­ce 3 me­ses pa­ra te­ner al­go ex­tra”. Aya­la en­ten­dió ade­más que cam­bian­do su vehícu­lo de ga­so­li­na a gas na­tu­ral po­día ga­nar­se otro par de pe­sos. “Con 100 pe­sos (8.400 pe­sos co­lom­bia­nos) lleno el tan­que y con lo que gano, que son ca­si 2 mil pe­sos ( 180.000) ten­go pa­ra re­po­ner la suba de los ser­vi­cios pú­bli­cos”. Ju­lio Cé­sar, pro­fe­sor de cul­ti­vo de huer­tas, pa­ga­ba ha­ce un año unos 7.600 pe­sos co­lom­bia­nos por el ser­vi­cio de ener­gía, hoy des­ti­na 22 mil.

Ju­lio Cé­sar pue­de ser un tran­qui­lo con­duc­tor de Uber, gra­cias a que la se­ma­na pa­sa­da la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de Ar­gen­ti­na abrió la puer­ta pa­ra em­pe­zar a fi­jar una re­gu­la­ción pa­ra Uber al de­cir que se tra­ta de un con­tra­to co­mer­cial en­tre pri­va­dos.

Y en vis­ta de esa co­yun­tu­ra, Ca­ro­li­na Gau­to no des­car­ta em­pe­zar a ma­ne­jar Uber. Ca­ro­li­na es ad­mi­nis­tra­do­ra de una ven­ta de li­bros des­de ha­ce 10 años, li­bre­ría que en su en­tra­da tie­ne un car­tel don­de se lee: Li­qui­da­ción to­tal por cie­rre. “Caí­mos 45 % en ven­tas. So­lía­mos ser un país in­tere­sa­do por la li­te­ra­tu­ra im­pre­sa, aho­ra es otro gas­to del que se de­be pres­cin­dir”. La En­cues­ta Na­cio­nal de Con­su­mos Cul­tu­ra­les mos­tró que el con­su­mo de li­bros per cá­pi­ta en Ar­gen­ti­na pa­só de 3 a 1,5 en 2017.

A la es­pe­ra se es­tá de lo que ocu­rra con las me­di­das del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri: re­duc­ción pre­su­pues­tal y un cré­di­to de 57.100 millones de dó­la­res del FMI. La pro­yec­ción del Ban­co Mun­dial la­pi­da que la eco­no­mía ten­drá una caí­da de 2,5 % en 2018 (ver ¿Qué si­gue?)

In­vi­ta­do por GSMA*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.