PA­RA DOR­MIR ME­JOR...

El Colombiano - - TENDENCIAS -

La fra­se sue­na muy in­tere­san­te pa­ra ir­se de com­pras: si duer­me mal, cam­bie de col­chón. Sin em­bar­go, le qui­ta al sue­ño a los que sa­ben.

De acuer­do con el pro­fe­sor Luis Gui­ller­mo Du­que, de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, y quien tra­ba­ja en in­ves­ti­ga­cio­nes que ex­plo­ran có­mo la hi­gie­ne del sue­ño se ha vis­to afec­ta­da por las ac­ti­vi­da­des mo­der­nas, pri­me­ro hay que te­ner en cuen­ta que las per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas pa­ra dor­mir en reali­dad de­ben di­vi­dir­se en dos ca­te­go­rías: las que tie­nen tras­tor­nos del sue­ño y las que no duer­men lo su­fi­cien­te.

A las pri­me­ras se les su­gie­re vi­si­tar una clí­ni­ca del sue­ño y bus­car tra­ta­mien­to, y a las se­gun­das, im­ple­men­tar una bue­na hi­gie­ne del sue­ño. Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas no in­clu­ye un col­chón nue­vo.

Vo­tos por el sí

Un in­for­me de Kan­tar World­pa­nel, fir­ma que ex­plo­ra el com­por­ta­mien­to del con­su­mi­dor, reali­zó una en­cues­ta en la que par­ti­ci­pa­ron más de 1.000 ho­ga­res en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, y en­con­tró que el 31 % de los en­cues­ta­dos con­si­de­ra que no duer­men bien y 14 % de ellos lo atri­bu­ye al col­chón que usa, te­nien­do en cuen­ta que den­tro de es­te por­cen­ta­je se en­cuen­tran las col­cho­ne­tas.

Una de sus con­clu­sio­nes es que pa­ra ga­ran­ti­zar el des­can­so es ideal el uso de es­tos con re­sor­tes, ya que me­jo­ran la pos­tu­ra de la es­pal­da, evi­tan­do do­lo­res lum­ba­res y per­mi­tien­do que la per­so­na pue­da Evi­te las pan­ta­llas azu­les en la no­che. Es­tas afec­tan ca­li­dad, can­ti­dad y rit­mo del sue­ño.

En su ha­bi­ta­ción man­ten­ga una tem­pe­ra­tu­ra ni muy ca­lien­te ni muy fría y en­tre más os­cu­ro me­jor.

En su ha­bi­ta­ción dis­pon­ga de un lu­gar tran­qui­lo y có­mo­do pa­ra re­cos­tar­se y es­ti­rar­se.

des­can­sar có­mo­da­men­te, lo que pro­por­cio­na una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Al­gu­nos usua­rios creen que es así. Y no es­tán so­los. Mu­chos anun­cios ha­cen que la gen­te quie­ra com­prar una bue­na no­che de sue­ño.

Da­nie­la Gra­na­da via­ja con fre­cuen­cia pa­ra ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas. “En los ho­te­les siem­pre duer­mo su­per­bien”, di­ce. Al vol­ver a ca­sa no pa­sa­ba igual, cuen­ta. Así que pen­só que se tra­ta­ba de ese lu­gar de su ca­sa don­de pa­sa­ba la no­che, ya que lo te­nía ha­ce cer­ca de 11 años.

Re­vi­só el col­chón del ho­tel, lo sin­tió pla­cen­te­ro, y fi­nal­men­te re­em­pla­zó el su­yo. Hoy es­tá con­ven­ci­da de que ese cam­bio es lo que aho­ra le per­mi­te re­cu­pe­rar el sue­ño.

En el caso de Alicia Res­tre­po, el sue­ño no era lo su­yo, di­ce. “No se me da­ba bien”. En es­te no­viem­bre su ma­má se pen­sio­nó y de­ci­dió re­no­var al­gu­nas co­sas de la ca­sa. Em­pe­zó por ese ob­je­to que va en la ca­ma, tan­to el de Alicia co­mo el de su her­ma­na, quie­nes dor­mían en ellos des­de que eran ni­ñas, ha­ce unos 10 años.

“In­me­dia­ta­men­te co­men­cé a dor­mir bien y no so­lo eso, mi me­jor ami­ga que su­fre de in­som­nio cró­ni­co diag­nos­ti­ca­do con psi­quia­tra dur­mió en él cer­ca de 4 ho­ras se­gui­das y ella nor­mal­men­te se des­pier­ta ca­da me­dia ho­ra”, di­ce Res­tre­po con­ven­ci­da de que se de­be a su nue­vo col­chón. Su an­te­rior tra­quea­ba y a ella se le sa­lían los pies de la ca­ma.

Qué di­ce la cien­cia

In­ves­ti­ga­cio­nes co­mo la que se reseña en la Ra­dio­gra­fía de es­te ar­tícu­lo no han en­con­tra­do esa re­la­ción que su­gie­ren al­gu­nos.

Y Du­que in­sis­te: “Pa­ra dor­mir lo que se re­quie­re es os­cu­ri­dad, si­len­cio y co­mo­di­dad”, y al con­sul­tár­se­le por el caso de Da­nie­la y Alicia di­jo con des­con­fian­za: “No es el col­chón”. Agre­gó que se­gu­ra­men­te es­tán dis­fru­tan­do de la nueva co­mo­di­dad, pe­ro eso no ex­clu­ye otras con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar el sue­ño.

El mé­di­co que ade­más ha­ce par­te de los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción Phy­sis y Neu­ro­cien­cias de An­tio­quia pre­ci­sa que “hay ne­ce­si­da­des va­ria­das de­pen­dien­do de ca­da per­so­na. Al­gu­nas ne­ce­si­tan un col­chón duro, se­mi-duro, blan­do, pe­ro no tie­ne que te­ner re­sor­tes. La co­mo­di­dad es re­la­ti­va. Una col­cho­ne­ta es có­mo­da pa­ra mí, por ejem­plo, y es­ta si­tua­ción de no te­ner re­sor­tes no em­peo­ra nin­gu­na con­di­ción pre­via en la columna. No to­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.