Un mun­do des­co­no­ci­do: ca­ver­nas de Co­lom­bia

Mun­dos sub­te­rrá­neos con for­ma­cio­nes sor­pren­den­tes. Otro de los pai­sa­jes lla­ma­ti­vos del país.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ

Con más de 260 re­por­ta­das, Co­lom­bia po­see otra ri­que­za po­co ex­plo­ra­da y pro­te­gi­da: las ca­ver­nas, ese mun­do sub­te­rrá­neo que de­pen­de de apor­tes ex­ter­nos pa­ra fun­cio­nar.

25 de esos es­pa­cios, unos más gran­des que otros, pe­ro ca­da uno re­co­no­ci­do en su re­gión, son des­cri­tos en el li­bro Ca­ver­nas de Co­lom­bia, de Vi­lle­gas Edi­to­res.

Una obra po­si­ble gra­cias al es­pe­leó­lo­go y ex­plo­ra­dor Juan Car­los Hi­gue­ra, que es­tu­vo en ca­da una de ellas ex­plo­rán­do­las y to­mán­do­les fo­to­gra­fías que acom­pa­ñan el do­cu­men­to que re­ve­la esa par­te po­co co­no­ci­da del país.

“Los es­pe­leó­lo­gos —esos arro­ja­dos ex­plo­ra­do­res del in­fra­mun­do— ar­ma­dos de cuer­das y lin­ter­nas, apo­ya­dos en sen­si­bles apa­ra­tos, con­fia­dos en sus des­tre­zas e im­pul­sa­dos por la pa­sión, se des­cuel­gan a ver con qué se to­pan. Es un tra­ba­jo que en­cie­rra ries­gos. Lan­zar­se a las en­tra­ñas de es­tas ca­vi­da­des, co­lar­se por sus es­tre­che­ces, tie­ne cos­tos, a ve­ces en tér­mi­nos de la vi­da mis­ma”, ex­pli­ca la Edi­to­rial.

En es­tas ex­pe­di­cio­nes has­ta a 130 me­tros de pro­fun­di­dad se en­con­tra­ron di­ver­sos pá­gi­nas de fo­to­gra­fías y tex­tos des­cri­ben las cue­vas re­pre­sen­ta­ti­vas del país

ani­ma­les, co­mo una lu­ciér­na­ga de las ca­ver­nas o un gu­sano que fa­bri­ca te­la­ra­ñas verticales don­de atra­pa otros in­sec­tos pa­ra ali­men­tar­se.

Pe­ro no es lo úni­co que se en­con­tró. En una de es­tas gru­tas, en la ca­ver­na de La Tro­ne­ra es­tu­vo un pe­re­zo­so gigante, un me­ga­te­rio que vi­vió ha­ce 12.000 años, me­día has­ta 5 me­tros y pe­sa­ba al­re­de­dor de 2 toneladas.

“En las ex­plo­ra­cio­nes y la ela­bo­ra­ción de es­te li­bro ex­pu­se mi vi­da mu­chas ve­ces y en más de una pen­sé que ja­más vol­ve­ría a ver el sol. Pe­ro la vi­da me dio in­su­mos pa­ra re­gre­sar y, co­mo en el mi­to de la ca­ver­na, pa­ra sa­lir a con­tar­lo”, re­la­tó Hi­gue­ra.

Ha­cia la in­cer­ti­dum­bre

El edi­tor Ben­ja­mín Vi­lle­gas re­su­mió que “es un mun­do real de­ba­jo del que con­si­de­ra­mos real. Una nueva di­men­sión”.

Fue co­mo me­ter­se de­ba­jo de la piel del pla­ne­ta pa­ra ex-

plo­rar y re­tra­tar ese in­fra­mun­do en el que tam­bién hay cas­ca­das y ríos, plan­tas y ani­ma­les, mu­chos, muy dis­tin­tos a los del mun­do ilu­mi­na­do.

Ade­más de las fo­to­gra­fías, ca­da ca­ver­na vie­ne acom­pa­ña­da con una cró­ni­ca so­bre el via­je y lo que se en­cuen­tra en ella, con un in­gre­dien­te más.

“Los pe­ri­plos por las cue­vas es­tán lle­nos de his­to­rias in­sos­pe­cha­das que se desem-

pol­van an­te los ojos ab­sor­tos del ex­plo­ra­dor”, es­cri­bió el edi­tor del li­bro.

Es que aun­que es­tas for­ma­cio­nes fue­ron par­te fun­da­men­tal de la evo­lu­ción hu­ma­na, lu­ga­res don­de no so­lo se en­te­rra­ban los muer­tos sino don­de los le­ja­nos an­ces­tros se re­fu­gia­ban del cli­ma y se sen­ta­ban al­re­de­dor del fue­go (no en vano mu­chos de los ves­ti­gios de los pri­me­ros ho­mí­ni- nos se ha­lla­ron en cue­vas), en las so­cie­da­des mo­der­nas se asi­mi­lan con el mie­do.

Son es­pa­cios ha­bi­ta­dos por cria­tu­ras exi­to­sas muy di­fe­ren­tes a las que co­no­ce­mos en el mun­do ex­terno, adap­ta­das pa­ra vi­vir y so­bre­vi­vir en la más gran­de os­cu­ri­dad.

Ca­ver­nas de Co­lom­bia trae ade­más una “pues­ta so­no­ra de ca­da uno de los lu­ga­res don­de se to­ma­ron imá­ge­nes”, agre­gó Hi­gue­ra.

Pa­ra ello se es­ca­nea con el ce­lu­lar el có­di­go QR y así se pue­de es­cu­char lo que sue­na en ca­da una de las ca­ver­nas di­se­mi­na­das por la geo­gra­fía na­cio­nal.

Un mun­do des­co­no­ci­do al al­can­ce de to­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.