Ri­ver-Bo­ca, a ven­cer la ad­ver­si­dad

El es­trés y las di­fi­cul­ta­des que se vi­vie­ron pre­vio a la fi­nal pue­den in­ci­dir en el re­sul­ta­do.

El Colombiano - - DEPORTES - Por LUZ ÉLIDA MO­LI­NA MA­RÍN

Alas car­gas de tra­ba­jo y com­pe­ten­cia por los com­pro­mi­sos, tan­to en el tor­neo lo­cal co­mo en el cam­peo­na­to in­ter­na­cio­nal, los ju­ga­do­res de Bo­ca Ju­niors y Ri­ver Pla­te le han te­ni­do que su­mar el can­san­cio de un via­je de ca­si 12 ho­ras pa­ra ju­gar en el exi­lio, as­pec­tos que se­gún los ex­per­tos con­sul­ta­dos, po­dría te­ner re­per­cu­sión po­si­ti­va o ne­ga­ti­va pa­ra los in­te­gran­tes de am­bos plan­te­les.

Pa­ra el mo­ti­va­dor de­por­ti­vo Luis Al­fon­so So­sa exis­ten dos ta­reas fun­da­men­ta­les que los pro­fe­sio­na­les de los dos clu­bes tie­nen que rea­li­zar an­tes del par­ti­do del do­min­go: el do­lor por es­tar fue­ra de ca­sa y el manejo de la ad­ver­si­dad, ya que to­dos los su­ce­sos que an­te­ce­die­ron el en­cuen­tro pue­den ge­ne­rar es­trés y an­sie­dad en los ju­ga­do­res.

“Es vi­tal que se ha­ga un tra­ba­jo men­tal fuer­te, por­que así sean de­por­tis­tas de éli­te, ne­ce­si­tan qui­tar­se to­da esa pre­sión de lo que ha pa­sa­do. La in­cer­ti­dum­bre de si se iba a rea­li­zar o no el due­lo por no po­der dispu­tar la fi­nal en su país, te­ner que via­jar a Eu­ro­pa en me­dio de un en­torno ajeno, et­cé­te­ra. La cla­ve de­be es­tar en con­ver­tir to­das esas cir­cuns­tan­cias en opor­tu­ni­da­des pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo”, ar­gu­men­tó So­sa.

Ra­món Vás­quez, pre­pa­ra- dor fí­si­co de Rio­ne­gro Águi­las, afir­ma ade­más que, de­bi­do a la per­so­na­li­dad que ca­rac­te­ri­za a los ju­ga­do­res argentinos, se­gu­ro les va a pe­sar en su par­te si­co­ló­gi­ca no es­tar en ca­sa, con su gen­te, en su há­bi­tat nor­mal.

“Yo co­mo uru­gua­yo quie­ro ju­gar en mi país una fi­nal co­mo la Li­ber­ta­do­res, por eso creo que los fut­bo­lis­tas no de­ben es­tar có­mo­dos con te­ner que dispu­tar el en­cuen­tro tan le­jos de Ar­gen­ti­na, en otro con­ti­nen­te, eso no es lo ideal”.

An­drés Oroz­co, ex­ju­ga­dor de Me­de­llín y de la Se­lec­ción Co­lom­bia, quien aho­ra es­tá de­di­ca­do a la di­rec­ción de di­vi­sio­nes me­no­res en En­vi­ga­do, con­si­de­ra, se­gún su ex­pe­rien­cia, que más allá de to­do lo que ro­deó es­ta atí­pi­ca fi­nal de Co­pa, los ju­ga­do­res sa­ben que es­tán an­te una opor­tu­ni­dad que, ge­ne­ral­men­te, so­lo ocu­rre una, o qui­zás dos ve­ces en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Por ello, cuan­do sal­gan a la can- cha, no cree que el par­ti­do va­ya a ca­re­cer de emo­cio­nes y ca­li­dad de jue­go.

“Am­bos lle­gan en igual­dad de con­di­cio­nes, tan­to fí­si­cas y men­ta­les, con un des­gas­te por un via­je lar­go y el do­lor de es­tar en el ex­te­rior, pe­ro con la con­vic­ción de que es­tá de por me­dio el ho­nor de su club, y el tí­tu­lo que to­dos los que vi­vi­mos en es­te con­ti­nen­te que­re­mos ga­nar”, sos­tie­ne.

El ex­za­gue­ro men­cio­nó que, co­mo afi­cio­na­do al fút­bol, el do­min­go vol­ve­rá a es­tar aten­to al com­pro­mi­so en­tre los dos gran­des de Ar­gen­ti­na. “Se­gu­ro se­rá un gran es­pec­tácu­lo y que­da­rá en la his­to­ria. Oja­lá sea una fi­nal inolvidable”, con­clu­yó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.