A la som­bra del Pa­la­cio

Fue cla­ve en el pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do y la des­cen­tra­li­za­ción, en me­dio de un cli­ma so­cial con­vul­so.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - BE­LI­SA­RIO BE­TAN­CUR

del M-19, que de­jó co­mo re­sul­ta­do 98 per­so­nas muer­tas y on­ce des­apa­re­ci­das.

Muy en con­tra del ta­lan­te que ex­pu­so en su vi­da pri­va­da, los ru­mo­res de un gol­pe de es­ta­do a ma­nos del co­man­dan­te de la XIII Bri­ga­da del Ejér­ci­to, ge­ne­ral Jesús Ar­man­do Arias Ca­bra­les, per­ma­ne­cen en un to­tal se­cre­to. Mal­colm Deas, his­to­ria­dor in­glés lo re­cor­da­ba así en su li­bro In­ter­cam­bios vio­len­tos y dos en­sa­yos más so­bre el con­flic­to en Co­lom­bia: “Be­tan­cur no es­ta­ba en una po­si­ción fuer­te an­tes del in­ci­den­te –se pen­sa­ba que ha­bía he­cho de­ma­sia­das con­ce­sio­nes a la gue­rri­lla, a las que es­ta ha­bía res­pon­di­do con ma­la fe– y tam­po­co des­pués de la to­ma”. Arias Ca­bra­les se­ría con­de­na­do en no­viem­bre de 2014 a 35 años de pri­sión por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en el in­gre­so de los tan­ques al Pa­la­cio.

Al día si­guien­te, Be­li­sa­rio se di­ri­gió a la na­ción: “Esa in­men­sa res­pon­sa­bi­li­dad la asu­mió el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca que, pa­ra bien o pa­ra mal su­yo, es­tu­vo to­man­do per­so­nal­men­te de­ci­sio­nes, te­nien­do el con­trol ab­so­lu­to de la si­tua­ción”.

Su es­ti­lo

Di­ver­sos po­lí­ti­cos ac­ti­vos en la épo­ca de su man­da­to re­cuer­dan que era una per­so­na que es­cu­cha­ba to­do ti­po de opi­nio­nes. Se acer­ca­ba con fa­ci­li­dad al Con­gre­so con sus di­fe­ren­tes ma­ti­ces, sin pre­jui­cios y con un tra­to di­rec­to.

Ar­man­do Es­tra­da, ex­mi­nis­tro del In­te­rior y dipu­tado cuan­do Be­tan­cur era pre­si­den­te, lo re­cuer­da co­mo una per­so­na ad­mi­ra­ble, hu­mil­de y per­sis­ten­te.

En­tre ri­sas y nos­tal­gia, Es­tra­da des­ta­có una anéc­do­ta con Die­go Ca­lle Res­tre­po, ex­go­ber­na­dor de An­tio­quia a co­mien­zos de los años 70. “Ellos fue­ron ami­gos de pa­rran­da en su ju­ven­tud, Be­li­sa­rio lle­gó co­mo pre­si­den­te y Die­go sa­lió a re­ci­bir­lo en­tre la mul­ti­tud. Allí en me­dio de to­do, Be­li­sa­rio se le que­jó que có­mo era po­si­ble que no lo ha­bía lla­ma­do ni vi­si­ta­do aho­ra co­mo pre­si­den­te. ¿Por qué no me lla­mas­te pe­co­so? So­mos ami­gos”, na­rró.

Sus eta­pas

La he­ren­cia po­lí­ti­ca de Be­tan­cur no po­dría ser re­su­mi­da en una so­la lí­nea de pen­sa­mien­to.

Así lo re­cuer­da Pe­dro Pem­berthy, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, se­de An­tio­quia: “El apor­te más va­lio­so es que fue un per­so­na­je de una al­ta pre­pa­ra­ción cul­tu­ral, aca­dé­mi­ca y un firme de­fen­sor de sus prin­ci­pios”.

Su irrup­ción en la vi­da pú­bli­ca fue co­mo re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra por An­tio­quia, car­go en el que es­tu­vo de 1951 a 1953. Allí, se iden­ti­fi­có con el mo­vi­mien­to en­car­na­do al ex­pre­si­den­te con­ser­va­dor Lau­reano Gó­mez.

Fue tal la afi­ni­dad, que en­tre 1953 y 1957, mien­tras fue miembro de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te con­vo­ca­da por Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla, tras el gol­pe de es­ta­do a Gó­mez, fue el úni­co dipu­tado que lo res­pal­dó co­mo pre­si­den­te.

Na­da ha si­do tan pre­cia­do pa­ra el go­bierno co­mo la vi­da de to­dos nues­tros com­pa­trio­tas, sin dis­tin­go de cla­ses, cre­dos o po­si­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.