Be­li­sa­rio Be­tan­cur, el pre­si­den­te hu­ma­nis­ta

He­cho a pul­so, co­lom­biano y an­tio­que­ño ca­bal. El es­ta­dis­ta de cul­tu­ra uni­ver­sal, el pre­si­den­te que amó a su pue­blo y bus­có la paz, me­re­ce el res­pe­to y el re­co­no­ci­mien­to del país en­te­ro.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PA­RÍS

El úl­ti­mo de los pre­si­den­tes hu­ma­nis­tas de Co­lom­bia, el es­ta­dis­ta de cul­tu­ra uni­ver­sal, fa­lle­ció ayer a los 95 años. Be­li­sa­rio Be­tan­cur, na­ci­do en las mon­ta­ñas de Ama­gá, cu­ya fé­rrea vo­lun­tad lo lle­vó a edu­car­se y le­van­tar­se de la po­bre­za gra­cias a su pro­pio es­fuer­zo, for­jó una tra­yec­to­ria de ser­vi­cio pú­bli­co lue­go de gra­duar­se de abo­ga­do en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na, de Me­de­llín.

Par­la­men­ta­rio, mi­nis­tro de Tra­ba­jo, em­ba­ja­dor, can­di­da­to pre­si­den­cial y, lue­go de tres in­ten­tos, ele­gi­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en 1982. En su po­se­sión, el 7 de agos­to de 1982, cla­mó en la Pla­za de Bolívar: “Ni una go­ta más de san­gre de nin­gún co­lom­biano por la vio­len­cia”. Y se apli­có, con­tra to­das las di­fi­cul­ta­des, a bus­car la paz.

Be­tan­cur asu­mió el po­der cuan­do el país se en­con­tra­ba su­mi­do en un cli­ma de des­mo­ra­li­za­ción. La co­rrup­ción po­lí­ti­ca y la in­fil­tra­ción del nar­co­trá­fi­co en­tre la cla­se di­ri­gen­te y la so­cie­dad ya ha­cían es­tra­gos en el te­ji­do mo­ral del país. El pre­si­den­te Be­li­sa­rio, cu­yo nom­bre de pi­la bas­ta­ba pa­ra ser re­co­no­ci­do por el pue­blo en se­ñal de apre­cio y cer­ca­nía, co­nec­tó con am­plias ca­pas de po­bla­ción que se veían de nue­vo re­pre­sen­ta­das en la Ca­sa de Na­ri­ño. Fue muy al­ta la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te en sus pri­me­ros años de man­da­to. Co­no­cía to­dos los rin­co­nes del país, sa­bía bien las ne­ce­si­da­des de la gen­te, las ca­ren­cias del país ru­ral.

Le to­có ha­cer tam­bién un fuer­te ajus­te eco­nó­mi­co, pues lle­gó al po­der jus­to cuan­do ex­plo­tó la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal y la del im­pa­go de la deu­da ex­ter­na de va­rios paí­ses latinoamericanos. La in­fla­ción po­día ha­ber­se des­con­tro­la­do y el go­bierno tu­vo que to­mar me­di­das de cho­que.

Be­tan­cur im­pul­só un gran pro­ce­so de am­nis­tía pa­ra los gue­rri­lle­ros, co­mo pre­lu­dio al ini­cio de ne­go­cia­cio­nes de paz con las Farc, el M-19, el Eln y el Epl. Mu­chos gru­pos gue­rri­lle­ros ac­tuan­do ba­jo dis­tin­tas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les. El pre­si­den­te ha­bló de las “cau­sas ob­je­ti­vas” de la vio­len­cia y re­co­no­ció el com­po­nen­te de de­sigual­dad so­cial co­mo com­bus­ti­ble de la vio­len­cia. Lo­gró tre­guas y ce­se al fue­go tem­po­ra­les, y ba­jo el sím­bo­lo de las pa­lo­mas en to­dos los pue­blos, lo­gró en­cen­der una ilu­sión de que Co­lom­bia po­día, por fin, de­jar atrás su ci­clo de vio­len­cias. Lo in­ten­tó, per­sis­tió, usó to­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co y su ca­pa­ci­dad de per­sua­sión. En­con­tró obs­tácu­los den­tro y fue­ra del Go­bierno. La cú­pu­la mi­li­tar de en­ton­ces no siem­pre lo acom­pa­ñó en su em­pe­ño.

El gol­pe de muer­te a la paz, lue­go de la rup­tu­ra de la tre­gua con las Farc y el M-19, se con­su­mó con la cri­mi­nal to­ma de la Pa­la­cio de Jus­ti­cia (6 y 7 de no­viem­bre de 1985) por par­te de es­te úl­ti­mo gru­po gue­rri­lle­ro. Se­gún la Co­mi­sión de la Ver­dad so­bre el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, el M-19 fue pa­ga­do por el Car­tel de Me­de­llín pa­ra rea­li­zar la ac­ción cri­mi­nal. La re­to­ma por par­te de las Fuer­zas Ar­ma­das cons­ti­tu­ye, to­da­vía hoy, ob­je­to de encendidos de­ba­tes. La Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia per­dió a sus más dis­tin­gui­dos magistrados y la Ra­ma Ju­di­cial su­frió el peor ata­que de su his­to­ria. El pre­si­den­te Be­tan­cur, co­mo Je­fe de Es­ta­do, asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad por las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y mi­li­ta­res adop­ta­das pa­ra lo­grar la re­cu­pe­ra­ción del Pa­la­cio.

Una se­ma­na des­pués ocu­rrió la ava­lan­cha ori­gi­na­da en el vol­cán Ne­va­do del Ruiz que arra­só Ar­me­ro, en To­li­ma, y otras po­bla­cio­nes ad­ya­cen­tes, cau­san­do 25.000 víc­ti­mas. El país pre­sen­ció el su­fri­mien­to del pre­si­den­te, sus se­cue­las fí­si­cas, no in­com­pa­ti­bles con el tem­ple del go­ber­nan­te di­ri­gien­do la ac­ción del Es­ta­do.

Am­bas tra­ge­dias mar­ca­ron su man­da­to y, po­si­ble­men­te, in­flu­ye­ron en su ale­ja­mien­to to­tal de la po­lí­ti­ca una vez de­jó el car­go. Pe­ro se­ría in­jus­to re­du­cir su ad­mi­nis­tra­ción a esos he­chos. Be­tan­cur im­pul­só la des­cen­tra­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y pro­mo­vió la reforma pa­ra lo­grar la elec­ción po­pu­lar de al­cal­des, que co­men­zó dos años des­pués de ter­mi­nar su go­bierno.

Tam­bién fue muy des­ta­ca­da su ges­tión in­ter­na­cio­nal. Be­tan­cur sa­có a Co­lom­bia del ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal. In­gre­só al Mo­vi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, creó el Gru­po de Con­ta­do­ra pa­ra bus­car -y lo­grar- la paz en va­rios paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos; cul­ti­vó bue­nas re­la­cio­nes con los paí­ses latinoamericanos; re­ci­bió la con­fian­za del sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal. Fue re­co­no­ci­do con el Premio Prín­ci­pe de As­tu­rias a la Concordia por su bús­que­da de la paz. La paz fue su gran sue­ño has­ta el úl­ti­mo de sus días.

Pe­ro si su go­bierno me­re­ce am­plio análisis, su fa­ce­ta de hu- ma­nis­ta es un ca­pí­tu­lo esen­cial de su ta­lla de lí­der y es­ta­dis­ta. Sien­do un jo­ven estudiante de De­re­cho ejer­ció el pe­rio­dis­mo, en La De­fen­sa y en EL CO­LOM­BIANO. En las pá­gi­nas de es­te dia­rio desa­rro­lló su amor por las le­tras y las ar­tes. Al mo­men­to de su fa­lle­ci­mien­to se­guía sien­do el pre­si­den­te del Ju­ra­do de los Pre­mios El Co­lom­biano Ejem­plar, los que siem­pre hon­ró con su con­se­jo y en­tu­sias­mo.

Be­li­sa­rio Be­tan­cur era un hom­bre res­pe­ta­do y aca­ta­do en los cen­tros del sa­ber en La­ti­noa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa. Lec­tor in­fa­ti­ga­ble, li­te­ra­to, aman­te de la poe­sía, miembro de Aca­de­mias de la Len­gua y de His­to­ria. Su cul­tu­ra en­ci­clo­pé­di­ca nun­ca lo ale­jó del sen­tir de los pue­blos de Co­lom­bia y, en par­ti­cu­lar, de su en­tra­ña­ble An­tio­quia. Cues­ta tra­ba­jo en­ten­der hoy que, en su épo­ca de pre­si­den­te, se le cri­ti­ca­ra su fo­men­to a las cul­tu­ras re­gio­na­les de Co­lom­bia, a sus pro­gra­mas de es­tí­mu­lo a los ar­tis­tas co­lom­bia­nos, fue­ran pin­to­res, es­cul­to­res, poe­tas, mú­si­cos. Al­gu­nos años des­pués de aban­do­nar el po­der de­cía que es­ta­ría sa­tis­fe­cho si se le re­cor­da­ra por ha­ber si­do el pre­si­den­te de la cul­tu­ra.

Y no es mé­ri­to me­nor, to­do lo con­tra­rio, su ejem­pla­ri­dad y dig­ni­dad co­mo ex pre­si­den­te. Nun­ca di­fi­cul­tó la la­bor de sus su­ce­so­res. No in­cre­pó, no obs­ta­cu­li­zó, no pro­pa­gó ren­co­res ni cuen­tas pen­dien­tes. Acon­se­ja­ba cuan­do se lo pe­dían, pe­ro su im­pe­ca­ble pru­den­cia era su pau­ta de com­por­ta­mien­to.

Be­li­sa­rio Be­tan­cur hon­ró la Pre­si­den­cia. Fue un hom­bre de go­bierno digno, un de­mó­cra­ta, un lí­der lleno de amor a su pue­blo, de ge­nuino afec­to por sus com­pa­trio­tas. Me­re­ce el re­co­no­ci­mien­to de to­do el país y los ho­me­na­jes de una tie­rra por la cual lu­chó sin pau­sa pa­ra ha­cer­la vi­vi­ble. Des­can­se en paz el pre­si­den­te hu­ma­nis­ta

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.