Que­brar el si­len­cio en una reali­dad mo­ri­bun­da

El Colombiano - - TENDENCIAS -

que los rea­li­za­do­res de la se­rie ha­cen de es­te mun­do in­de­sea­ble. Ex­pan­den la na­rra­ti­va pa­ra mos­trar las co­lo­nias en las que cua­dri­llas de mu­je­res me­nes­te­ro­sas son obli­ga­das a cul­ti­var un sue­lo tó­xi­co que las en­fer­ma. Tam­bién pre­sen­tan el mo­do en el que fun­cio­na la so­cie­dad ce­rra­da y to­ta­li­ta­ria de la Re­pú­bli­ca de Gi­lead, co­mo fue­ron re­bau­ti­za­dos los Es­ta­dos Uni­dos des­pués del gol­pe de es­ta­do: aun­que el po­der se pa­vo­nee con cruel­dad an­te sus es­cla­vos, el mun­do re­cha­za su vi­sión ex­tre­mis­ta e im­po­ne pre­sio­nes di­plo­má­ti­cas y san­cio­nes eco­nó­mi­cas que abren fi­su­ras y opor­tu­ni­da­des a los re­bel­des. Sin em­bar­go, el én­fa­sis de los epi­so­dios es­tá pues­to en el en­cie­rro y la at­mós­fe­ra que se crea en es­ta par­te de la na­rra­ción es as­fi­xian­te; por eso es tan di­fí­cil so­por­tar va­rios ca­pí­tu­los con­se­cu­ti­vos. Se ne­ce­si­ta es­pa­cio y tiem­po pa­ra to­mar el ai­re que le es ne­ga­do a Ju­ne y a los de­más sub­yu­ga­dos, co­mo Nick, guar­daes­pal­das que en las som­bras ayu­da a mo­ver la ma­qui­na­ria de la re­sis­ten­cia. Uno de los efec­tos de ver una dis­to­pía co­mo

es que se ad­vier­ten los pe­li­gros que pue­den ma­te­ria­li­zar­se en fu­tu­ros no tan le­ja­nos. El li­bro de At­wood apa­re­ció en 1985, pe­ro el he­cho de que la se­rie es­té oca­sio­nan­do fu­ror en el con­tex­to ac­tual, en el que par­ti­dos fas­cis­tas ga­nan fuer­za en to­do el mun­do y go­bier­nos co­rrup­tos obli­gan a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras a pa­gar tri­bu­tos desor­bi­ta­dos, es un lla­ma­do a des­per­tar y ac­tuar con­tra cual­quier for­ma de opre­sión. Qui­zás es una ventaja ver es­ta se­rie de ma­ne­ra pau­sa­da. El lap­so en­tre los epi­so­dios pue­de ser­vir pa­ra en­ten­der la com­pa­sión que des­pier­ta la his­to­ria de Ju­ne, qui­zás tam­bién pa­ra ha­cer­la ope­rar en el mun­do real. Una com­pa­sión que na­ce de la in­dig­na­ción y la ra­bia; de al­gún mo­do uno es­pe­ra que ese fu­ror re­bel­de que se con­ta­gia con es­ta his­to­ria per­ma­nez­ca allí y sir­va pa­ra que­brar el si­len­cio cuan­do la reali­dad mo­ri­bun­da lo ha­ga ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.