“Au­to­ri­dad am­bien­tal no fre­na so­la la de­gra­da­ción”

El sa­lien­te di­rec­tor de Co­ran­tio­quia, Ale­jan­dro Gon­zá­lez, des­ta­ca es­fuer­zos am­bien­ta­les, pe­ro la­men­ta que mi­ne­ría ile­gal y de­fo­res­ta­ción per­sis­tan.

El Colombiano - - METRO - Por VÍC­TOR ANDRÉS ÁL­VA­REZ C. JAI­ME PÉ­REZ

Ca­da vez el me­dio am­bien­te se prio­ri­za más en la agen­da ciu­da­da­na del país. Y tie­ne que ver con la con­cien­cia que so­bre el te­ma se ha ad­qui­ri­do, tam­bién con el con­trol que rea­li­zan al­gu­nas cor­po­ra­cio­nes au­tó­no­mas.

En­tre ellas es­tá Co­ran­tio­quia a la que le ha co­rres­pon­di­do asu­mir de­ter­mi­na­cio­nes que han to­ca­do prác­ti­cas de con­ta­mi­na­ción en afluen­tes, mi­ne­ría ile­gal y de­fo­res­ta­ción, en al­gu­nos ca­sos con ries­go pa­ra sus fun­cio­na­rios en el te­rri­to­rio.

Ale­jan­dro Gon­zá­lez Va­len­cia, el di­rec­tor sa­lien­te de esa en­ti­dad, du­ran­te los úl­ti­mos sie­te años li­de­ró pro­ce­sos com­ple­jos en po­bla­cio­nes en las que con­flu­yen cul­ti­vos ilí­ci­tos, mi­ne­ría y es­truc­tu­ras cri­mi­na­les. Tras su di­mi­sión a la cor­po­ra­ción, Gon­zá­lez habla so­bre las di­fi­cul­ta­des que vi­vió en su car­go y los pen­dien­tes de esa au­to­ri­dad y el de­par­ta­men­to en ma­te­ria am­bien­tal.

¿Cuá­les retos es­tán pen­dien­tes en el de­par­ta­men­to?

“An­tio­quia tie­ne dos retos en ma­te­ria am­bien­tal: la de­fo­res­ta­ción, que la­men­ta­ble­men­te se ha mez­cla­do con ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas, cul­ti­vos, mi­ne­ría. Y la mi­ne­ría ile­gal, que genera gran­des afec­ta­cio­nes am­bien­ta­les. En es­to se tie­ne que con­cen­trar el de­par­ta­men­to. Hay un li­de­raz­go de Go­ber­na­ción, de las en­ti­da­des am­bien­ta­les, se ha­ce bien la ta­rea, pe­ro hay que se­guir­la re­for­zan­do”.

¿Y có­mo ha­cer­le fren­te a esas pro­ble­má­ti­cas?

“No es so­la­men­te una ta­rea de au­to­ri­da­des am­bien­ta­les. No va­mos so­las a de­te­ner los cul­ti­vos ilí­ci­tos. A pe­sar de que tra­ba­ja­mos, aún fal­ta mu­cho por ha­cer. Uno mu­chas ve­ces se sien­te im­po­ten­te de ver có­mo se de­gra­da el me­dio am­bien­te y no te­ner la ca­pa­ci­dad de de­te­ner esas afec­ta­cio­nes y da­ños am­bien­ta­les. No po­der fre­nar la de­fo­res­ta­ción y la mi­ne­ría”.

¿Cuá­les son los te­rri­to­rios más crí­ti­cos?

“Ba­jo Cau­ca y Nor­des­te. En Re­me­dios y Se­go­via se jun­tan con más fuer­za la mi­ne­ría y de­fo­res­ta­ción, agra­va­do con una mez­cla de si­tua­cio­nes que tie­nen que ver con la exis­ten­cia de la mi­ne­ría tra­di­cio­nal, que es par­te de la his­to­ria de An­tio­quia, por­que pri­me­ro sur­gió es­ta y des­pués vi­nie­ron los pue­blos.

Pe­ro en esos mu­ni­ci­pios se mez­clan la mi­ne­ría an­ces­tral, con ac­to­res ile­ga­les que ex­tor­sio­nan, y la pre­sen­cia de una mul­ti­na­cio­nal que tra­ba­ja a gran es­ca­la la mi­ne­ría. Cuan­do tie­nes eso en un te­rri­to­rio su­ce­de lo del Nor­des­te: pa­ros, cul­ti­vos y es­truc­tu­ras ile­ga­les. Son zo­nas pro­pen­sas a que esos ele­men­tos ge­ne­ren, ade­más de pro­ble­mas am­bien­ta­les, otros de ín­do­le so­cial”.

Mu­chos mi­ne­ros in­for­ma­les vie­ron a Co­ran­tio­quia co­mo alia­do de las mul­ti­na­cio­na­les. ¿Có­mo fue la ta­rea con es­tos tra­ba­ja­do­res?

“Hay gru­pos mi­ne­ros in­tere­sa­dos en for­ma­li­zar­se, pe­ro otros no. Se am­pa­ran en mi­ne­ría in­for­mal pa­ra desa­rro­llar otros ne­go­cios. Eso es di­fí­cil de com­ba­tir des­de nues­tra au­to­ri­dad. Es­tá­ba­mos ha­cien­do bien el pa­pel, y la mues­tra es que a la mi­ne­ría in­for­mal no le gus­ta­ba lo que ha­cía­mos”.

¿Sin­tió te­mor en al­gún mo­men­to por esa la­bor en mi­ne­ría in­for­mal?

“Uno sien­te te­mor por fun­cio­na­rios de Co­ran­tio­quia, por­que so­mos per­so­nas de ci­vil, sin atri­bu­cio­nes de po­li­cía. Lo que bus­ca­mos fue man­te­ner canales de co­mu­ni­ca­ción con los in­for­ma­les a tra­vés de em­pre­sas mi­ne­ras”.

¿Qué re­sal­ta de la ges­tión?

“Te­ne­mos un tra­ba­jo bueno,

con la Go­ber­na­ción, los al­cal­des, los 80 mu­ni­ci­pios. De nues­tra ju­ris­dic­ción y el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te. Re­sal­to el tra­ba­jo en áreas pro­te­gi­das: de­ja­mos 16 áreas en la ju­ris­dic­ción, 243.000 hec­tá­reas, por pri­me­ra vez de­cla­ran­do cié­na­gas y hu­me­da­les, y en 2018 re­ma­ta­mos con la ter­ce­ra cié­na­ga, Chi­que­ros en Puer­to Be­rrío. Ha­bía­mos de­cla­ra­do Bar­ba­coas, en Yon­dó, y el Sa­po y Ho­yo Gran­de, en Ba­jo Cau­ca”.

¿Qué otras de­cla­ra­to­rias son cla­ves?

“Es im­por­tan­te que An­tio­quia cuen­te con tres hu­me­da­les pro­te­gi­dos, pe­ro la de­cla­ra­to­ria del al­to de San Mi­guel del río Abu­rrá, fue cla­ve. Lo otro es el sa­nea­mien­to bá­si­co. Hi­ci­mos más de 30 pro­yec­tos de plan­tas de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les y co­lec­to­res. Eso genera una mejora del recurso hí­dri­co, de có­mo le de­vol­ve­mos las aguas a las fuen­tes. Eso su­ma­do a la edu­ca­ción am­bien­tal”

FO­TO

Gon­zá­lez re­nun­ció el 28 de di­ciem­bre al car­go y ex­pli­có que se de­di­ca­rá a cul­mi­nar sus es­tu­dios de doc­to­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.