Tex­tos de Dar­win se vuel­ven mú­si­ca

La New York Polyp­hony y sus can­tos en el Car­ta­ge­na Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Mú­si­ca.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por VA­LE­RIA MUR­CIA VAL­DÉS (*) COR­TE­SÍA TI­CO AN­GU­LO

Con la im­po­nen­te Igle­sia de San Pe­dro co­mo es­ce­na­rio y sin un te­cho que re­tu­vie­ra sus vo­ces, Geof­frey Wi­lliams (con­tra­te­nor), Ste­ven Cal­di­cott Wil­son (te­nor), Ch­ris­top­her Dy­lan Her­bert (ba­rí­tono) y Craig Phi­llips (ba­jo) se unie­ron a can­tar.

Juntos son la New York Polyp­hony y no acos­tum­bran ha­cer con­cier­tos en gran­des es­pa­cios abier­tos. Sus cua­tro vo­ces sue­len ju­gar con la acús­ti­ca de los lu­ga­res en los que se pre­sen­tan.

De to­das for­mas acep­ta­ron la in­vi­ta­ción y re­sul­ta­ron en­ga­la­nan­do la no­che du­ran­te el Con­tra­pun­to No. 3, uno de los con­cier­tos en los que par­ti­ci­pa­ron en el Car­ta­ge­na Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Mú­si­ca.

Aun­que se en­fo­can en el can­to gre­go­riano, no son par­ti­cu­lar­men­te re­li­gio­sos. Ca­da uno tie­ne su pro­pia pers­pec­ti­va de Dios y la re­li­gión, que tan fre­cuen­te­men­te son te­mas com­ple­jos de de­fi­nir, pe­ro acla­ran que co­mo gru­po sim­ple­men­te in­ter­pre­tan esas can­cio­nes, u otras, con ri­gu­ro­si­dad pe­ro sin ve­ne­ra­ción.

“No que­re­mos ser evan­ge­lis­tas, so­lo tra­ta­mos la mú­si­ca co­mo mú­si­ca”, cuen­ta Ch­ris­top­her Her­bert, el al­tí­si­mo ba­rí­tono del gru­po.

Des­de 2006 han bus­ca­do des­en­te­rrar te­so­ros del ba­rro­co y el Re­na­ci­mien­to pa­ra dar­les vi­da usan­do úni­ca­men­te sus cua­tro vo­ces. In­ter­pre­tan can­tos re­li­gio­sos en bue­na me­di­da por­que par­te in­men­sa del re­per­to­rio di­se­ña­do pa­ra sus te­si­tu­ras en con­jun­to se es­cri­bió en esas épo­cas.

En Car­ta­ge­na in­ter­pre­ta­ron re­per­to­rio di­ver­so, des­de la tra­di­cio­nal can­ción ir­lan­de­sa Danny Boy, has­ta La Nuit Froid et Som­bre de Or­lan­do Di Las­so, com­po­si­tor del si­glo XVI, y tam­bién Von dei­nen Th­ron, BWV 668 de Johann Se- bas­tian Bach, com­po­si­tor cen­tral de es­ta edi­ción del fes­ti­val.

“Lo que tra­ta­mos de ha­cer es to­mar es­ta mú­si­ca an­ti­gua y vol­ver­la re­le­van­te en un con­cier­to hoy en día. No que­re­mos per­mi­tir que una obra sea úni­ca­men­te aca­dé­mi­ca o que se de­je en un es­tan­dar­te den­tro de un li­bro”, cuen­ta Geof­frey Wi­lliams, el que can­ta más agu­do de to­dos ellos, el con­tra­te­nor.

Pe­ro ade­más de in­ter­pre­tar mú­si­ca es­cri­ta ha­ce 500 años, New York Polyp­hony ha que­ri­do bus­car ideas no­ve­do­sas de la mano de com­po­si­to­res vi­vos, con­tem­po­rá­neos.

“Si el com­po­si­tor pue­de to­mar las ideas me­ló­di­cas o un tex­to vie­jo que pue­da ha­blar­nos di­rec­ta­men­te, eso es lo que tra­ta­mos de bus­car”, aña­de Wi­lliams. “No bus­ca­mos com­po­si­to­res que par­ti­cu­lar­men­te es­cri­ban en un es­ti­lo mo­derno, que­re­mos com­po­si­to­res neo-me­die­va­les y neo­re­na­cen­tis­tas, que in­ten­ten ce­rrar esa bre­cha en­tre mú­si­ca an­ti­gua y los so­ni­dos de hoy”.

“Pe­ro es in­creí­ble di­fu­mi­nar las lí­neas de lo nue­vo y lo vie­jo, lo ha­ce­mos muy a me­nu­do”, di­ce Craig Phi­llips, el ba­jo. “Can­ta­mos un mon­tón de mú­si­ca des­co­no­ci­da así sea de ha­ce años. Es di­ver­ti­do te­ner per­so­nas que des­pués de una pre­sen­ta­ción no sa­ben cuán­do se aca­bó la mú­si­ca más an­ti­gua y cuan­do co­men­zó la más nue­va”.

Por eso an­dan bus­can­do co­mi­sio­nar obras pa­ra sus pre­sen­ta­cio­nes y gra­ba­cio­nes con fre­cuen­cia. De he­cho, dos de sus pro­duc­cio­nes dis­co­grá­fi­cas les me­re­cie­ron no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Grammy.

Es­tre­na­rán la obra The Bet­ter Good de Gre­gory Spears en fe­bre­ro, un tra­ba­jo ba­sa­do en al­gu­nas de las com­po­si­cio­nes más tem­pra­nas que se hi­cie­ron en Pennsyl­va­nia, Es­ta­dos Uni­dos.

Re­crear a Dar­win con vo­ces

Pe­ro otra de sus más recientes co­la­bo­ra­cio­nes fue con el com­po­si­tor Gre­gory Brown, ami­go de Phi­llips, a quien des- cri­ben co­mo “un ti­po fas­ci­nan­te”, no so­lo por crear pie­zas mu­si­ca­les, tam­bién por ser ma­te­má­ti­co y cien­tí­fi­co.

Su ape­lli­do, Brown, se ha da­do a co­no­cer a ni­vel glo­bal por su her­mano: Dan Brown, el es­cri­tor res­pon­sa­ble del Có­di­go Da Vin­ci. Pe­ro fue Gre­gory quien tu­vo la idea de trans­for­mar una mi­sa tra­di­cio­nal y de­ci­dió ha­cer­lo con la New York Polyp­hony, gru­po con ex­pe­rien­cia am­plia en ese cam­po.

“Él to­mó los tex­tos de Dar­win y con la co­la­bo­ra­ción de Craig (Phi­llips) tra­ba­jó con no­so­tros en los en­sa­yos pa­ra crear es­te pro­gra­ma que in­clu­ye las par­tes de una mi­sa nor­mal, co­mo el Ky­rie y el Glo­ria, pe­ro en vez de usar los tex­tos re­li­gio­sos nor­ma­les, se usa­ron es­cri­tos de Char­les Dar­win pa­ra re­em­pla­zar­los”, re­la­ta Ste­ven Cal­di­cott.

El re­sul­ta­do fue Mis­sa Char­les Dar­win (que se en­cuen­tra en pla­ta­for­mas de strea­ming pa­ra el que quie­ra es­cu­char­la), una ex­pe­rien­cia que les per­mi­tió en­ten­der me­jor có­mo pue­de com­bi­nar­se la cien­cia con la mú­si­ca.

“Craig creó una pie­za ma­ra­vi­llo­sa que es mu­si­cal­men­te her­mo­sa, pe­ro tam­bién ma­te­má­ti­ca­men­te y fun­cio­nal­men­te in­tere­san­te. To­mó una se­cuen­cia de ADN co­mo la ba­se de un can­to y hay mo- men­tos en la pie­za en los que la obra se vuel­ca en sí mis­ma y se re­fle­ja de dos ma­ne­ras co­mo un es­pe­jo, es co­mo si es­tu­vie­ras pre­sen­cian­do una obra de M.C. Es­cher”, cuen­ta.

Esa obra la es­tre­na­ron mun­dial­men­te en el Di­no­saur Hall del Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Ber­lín, de­ba­jo del es­que­le­to de un enor­me di­no­sau­rio.

Dan Brown ha afir­ma­do que es­tos can­tos crea­dos por su her­mano le sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción pa­ra crear su li­bro Ori­gen, el quin­to en la se­rie de su re­co­no­ci­do per­so­na­je Ro­bert Lang­don.

Así, es­tos cua­tro ar­tis­tas, con sus vo­ces di­fe­ren­cia­les in­ter­pre­tan mu­chas obras crea­das pa­ra Dios, pe­ro tam­bién se fas­ci­nan por can­tar­le a la cien­cia. Pa­ra ellos es sim­ple por­que am­bas pue­den co­exis­tir y por­que más allá de las le­tras, tam­bién es­tá el res­pe­to ha­cia eso lla­ma­do mú­si­ca

FO­TO

Los in­te­gran­tes de la New York Polyp­hony du­ran­te una de sus pre­sen­ta­cio­nes en el fes­ti­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.