Im­par­tir jus­ti­cia, un ho­nor fa­mi­liar

Los ár­bi­tros Jhoan Se­bas­tián y Da­vid Ste­ven Con­tre­ras Gó­mez y el le­ga­do fa­mi­liar en el tor­neo del Baby­fút­bol.

El Colombiano - - DEPORTES - Por LUZ ÉLIDA MO­LI­NA MA­RÍN CAR­LOS AL­BER­TO VE­LÁS­QUEZ

Lo que em­pe­zó co­mo un pe­di­do de su pa­dre, Henry Con­tre­ras Va­len­cia, se con­vir­tió en una tra­di­ción fa­mi­liar. Aho­ra, los Con­tre­ras Gó­mez tie­nen el pri­vi­le­gio de con­tar con dos ár­bi­tros en la fi­nal del Baby­fút­bol del Fes­ti­val de Fes­ti­va­les.

Jhoan Se­bas­tián, el ma­yor, (26 años) afir­ma que en sus pla­nes nun­ca es­tu­vo ser árbitro, pues su pa­sión era el fút­bol, pe­ro por la in­sis­ten­cia de su pa­dre, quien lo ha­cía co­mo hob­bie, em­pe­zó a es­tu­diar.

“Siem­pre le de­cía a mi pa­dre que no que­ría ser árbitro, por­que co­mo ju­ga­dor los veía co­mo los malos del pa­seo, por así de­cir­lo”, con­fie­sa el jo­ven, quien te­nía que acom­pa­ñar a su pa­pá a las ca­pa­ci­ta­cio­nes y así em­pe­zó a co­no­cer el mun­do del ar­bi­tra­je.

“El de­but me lle­gó el día me­nos pen­sa­do, es­ta­ba en mi ca­sa y mi pa­pá lle­gó a de­cir­me que te­nía que ir a pi­tar, yo le di mi­les de dis­cul­pas que no te­nía uni­for­me, pi­to, en fin, le sa­ca­ba mil ex­cu­sas, pe­ro an­te ca­da pro­ble­ma él me pre­sen­ta­ba una so­lu­ción, y por ello, su­peran­do el sus­to me to­co que sa­lir a pi­tar un par­ti­do del baby­fút­bol, zo­nal en Cun­di­na­mar­ca”, cuen­ta.

No le fue tan mal y em­pe­zó a to­mar­le ca­ri­ño, tan­to que al fi­nal de­jó el fút­bol y se de­di­có al ar­bi­tra­je, que ya se con­vir­tió en una pa­sión. Aun­que, las­ti­mo­sa­men­te por el te­ma de la edad y al­gu­nos in­con­ve­nien­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos no pu­do al­can­zar a ser árbitro pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, si­guió ejer­cien­do en tor­neos ama­teur, don­de ha he­cho un nom­bre.

Pa­ra­le­lo al te­ma del juz­ga­mien­to, es­tu­dió y tras gra­duar­se co­mo pro­fe­sio­nal en Cien­cias del De­por­te, se de­di­có a la em­pre­sa fa­mi­liar sin de­jar de la­do el ar­bi­tra­je.

Su ejem­plo lo to­mó Da­vid Ste­ven, su her­mano me­nor, quien em­pe­zó a acom­pa­ñar­lo y de­bu­tó co­mo árbitro a los 8 años, en un fes­ti­val de ni­ños.

Aho­ra, con 16 años y la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria, fue ele­gi­do por la or­ga­ni­za­ción del Baby­fút­bol co­mo uno de los dos úni­cos jue­ces fo­rá­neos en la fi­nal na­cio­nal del Baby­fút­bol.

“Pa­ra no­so­tros es un ho­nor, por­que a la fi­nal en la can­cha Mar­te 1 vie­nen so­lo los me­jo­res, los que han he­cho mé­ri­tos y so­mos los úni­cos que no per­te­ne­ce­mos al

co­le­gio de ár­bi­tros de An­tio­quia, lo que nos da ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad”, afir­ma Da­vid, quien sen­ten­cia que uno de sus re­fe­ren­tes es el juez pai­sa Wíl­mar Rol­dán.

El día de su de­but en el Fes­ti­val es­ta­ba un po­co ner­vio­so, pe­ro el acom­pa­ña­mien­to y la ex­pe­rien­cia de su her­mano Jhoan Se­bas­tián fue­ron vi­ta­les pa­ra que el me­nor de los Con­tre­ras Va­len­cia sa­ca­rá ade­lan­te el par­ti­do.

Aho­ra quie­ren dar lo

me­jor en ca­da opor­tu­ni­dad que tie­nen en el cam­po, pues sue­ñan con ser los ele­gi­dos pa­ra la fi­nal del tor­neo pre­vis­ta pa­ra el 19 de enero. “Nos co­no­ce­mos muy bien y nos apo­ya­mos mu­cho cuan­do es­ta­mos juntos en un par­ti­do, ya que con una so­la mi­ra­da o un ges­to nos co­mu­ni­ca­mos y sa­be­mos lo que el otro quie­re ex­pre­sar. A ve­ces la exi­gen­cia es muy al­ta, por­que te­ne­mos en­ci­ma no so­lo la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer las co­sas bien sino la pre­sión de los en­tre­na­do­res, los pa­dres de fa­mi­lia, los ju­ga­do­res y por ello es vi­tal te­ner un gran con­trol de to­do”, ar­gu­men­ta Jhoan, quien sue­ña con ver a su her­mano de­bu­tan­do co­mo árbitro pro­fe­sio­nal. Da­vid por su par­te, ad­vier­te que es­tá en el ca­mino y que si­gue ca­pa­ci­tán­do­se y for­mán­do­se pa­ra ha­cer ca­da día me­jor las co­sas y así te­ner chan­ce de al­can­zar la me­ta que le que­do pen­dien­te a su her­mano: ser juez pro­fe­sio­nal y cla­ro, lle­gar has­ta un Mun­dial de ma­yo­res. Por el mo­men­to es­tán de­jan­do un le­ga­do en la can­cha Mar­te 1, y sus pa­dres es­tán fe­li­ces, pues sa­ben que tan­to en Cun­di­na­mar­ca co­mo en An­tio­quia sus hi­jos es­tán res­pon­dien­do al re­to que su pa­pá siem­pre qui­so que asu­mie­ran

FO­TO

Los her­ma­nos Con­tre­ras Gó­mez, ár­bi­tros de Cun­di­na­mar­ca que im­par­ten jus­ti­cia en el Baby­fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.