EDITORIAL

Es im­por­tan­te un diá­lo­go en­tre ge­ne­ra­cio­nes e in­vi­tar a la ju­ven­tud a que asu­ma sin ex­cu­sas su rol en la historia.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

“Es im­por­tan­te un diá­lo­go en­tre ge­ne­ra­cio­nes e in­vi­tar a la ju­ven­tud a que asu­ma sin ex­cu­sas su rol en la historia.”

To­das las ge­ne­ra­cio­nes en su ju­ven­tud han es­ta­do mar­ca­das por su con­tex­to y eso ha he­cho que sean se­pa­ra­das por ca­te­go­rías de acuer­do con sus ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro tam­bién con sus es­tig­mas.

Son mu­chos los es­tu­dios fren­te a es­te apa­sio­nan­te te­ma y los re­tos que sig­ni­fi­ca ca­da gru­po, sin em­bar­go aun­que ca­da per­so­na es una iden­ti­dad ca­paz de asu­mir su épo­ca de ma­ne­ra di­fe­ren­te, se di­cen co­sas co­mo que: la Ge­ne­ra­ción Si­len­cio­sa es tra­di­cio­nal, for­mal, au­to­ri­ta­ria y co­man­dan­te. Los Baby Boo­mers son téc­ni­cos, re­la­ja­dos, co­man­dan­tes y pen­sa­do­res. La Ge­ne­ra­ción X, prác­ti­cos, es­pon­tá­neos, coor­di­na­dos y ha­ce­do­res. La Ge­ne­ra­ción Y o Mi­llen­nials, emo­cio­na­les, mul­ti­sen­ti­dos, em­po­de­ra­dos y co­la­bo­ra­do­res. La Ge­ne­ra­ción Z, mul­ti­mo­da­les, cen­tra­dos en el es­tu­dio, ins­pi­ra­dos y co­crea­do­res. To­do es­to sin ha­blar de la nue­va ge­ne­ra­ción que sin du­da ten­drá tam­bién su pro­pio es­ti­lo.

En esa pers­pec­ti­va, un país no se cons­tru­ye sin in­vi­tar a la ju­ven­tud a ser par­te de su con­ver­sa­ción y sin ha­cer un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal in­te­li­gen­te. Es­ta en­tre­ga de an­tor­chas de­be ser un pro­ce­so flui­do, na­tu­ral y per­ma­nen­te, en es­pe­cial por­que hay un ele­men­to vi­tal y es­truc­tu­ral que a pe­sar de las di­fe­ren­cias une a los in­di­vi­duos, se tra­ta del de­seo de una so­cie­dad me­jor.

EL CO­LOM­BIANO res­pe­ta y ad­mi­ra a la ju­ven­tud y hoy quie­re ha­cer­lo de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta, des­de es­te es­pa­cio, pues no se pue­den de­jar de re­co­no­cer la ri­que­za de sus pre­gun­tas in­quie­tas, la fuerza de sus bús­que­das crea­ti­vas, la in­ten­si­dad de su ac­ti­tud al ries­go pe­ro, an­te to­do, la ca­pa­ci­dad de creer en un mun­do me­jor.

Es­tas po­ten­tes ca­rac­te­rís­ti­cas son las que ha­cen que los jó­ve­nes sean in­vi­ta­dos a que sal­gan de su zo­na de con­fort pa­ra que es­tu­dien y co­noz­can a pro­fun­di­dad su ciu­dad, su re­gión y su país, por­que es ne­ce­sa­rio que ellos tam­bién se ocu­pen de los pro­ble­mas de su co­mu­ni­dad y se com­pro­me­tan emo­cio­nal e in­te­lec­tual­men­te con el fu­tu­ro de las per­so­nas que ha­bi­tan su na­ción.

En una so­cie­dad ma­du­ra y vi­sio­na­ria los adul­tos y ma­yo­res los de­ben acom­pa­ñar de ma­ne­ra cóm­pli­ce, ayu­dán­do­los a de­can­tar y evo­lu­cio­nar sus pre­gun­tas, bus­can­do lo que las ins­pi­ra: las ilusiones, la du­da, la re­bel­día, la cu­rio­si­dad o la in­dig­na­ción. Que en­cuen­tren res­pues­tas que se pue­dan ma­te­ria­li­zar en ac­cio­nes con­cre­tas en un mun­do real, com­par- tien­do ho­nes­ta­men­te con ellos las lec­cio­nes de los acier­tos y desa­cier­tos de la va­lio­sa ex­pe­rien­cia que po­seen y sin la cual la historia hu­ma­na no se­ría una cons­truc­ción co­lec­ti­va de si­ner­gias, en­se­ñán­do­les el va­lor de la se­re­ni­dad, el es­fuer­zo, el tiempo y la hu­mil­dad; com­par­tien­do con ellos el va­lor de la historia que an­te­ce­de es­te pre­sen­te que hoy vi­vi­mos.

An­tio­quia es una re­gión pu­jan­te y es­toi­ca que ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad de unir­se fren­te a pro­pó­si­tos co­mu­nes. Hoy, jó­ve­nes, adul­tos y ma­yo­res es­tán lla­ma­dos a con­ver­sar, es­cu­chan­do con res­pe­to las ideas del otro y en­ten­dien­do el lu­gar y los re­fe­ren­tes des­de los cua­les se ha­bla, ex­pre­sán­do­se con se­re­ni­dad, ho­nes­ti­dad y ar­gu­men­ta­ción bus­can­do en­con­trar y ce­le­brar tan­to los pun­tos co­mu­nes co­mo las di­fe­ren­cias, pe­ro an­te to­do, dán­do­se la opor­tu­ni­dad de cons­truir jun­tos una vi­sión, e in­clu­so oja­lá, un pro­yec­to con­cre­to y co­mún.

¡Bien­ve­ni­dos de va­ca­cio­nes! Es­ta se­ma­na em­pie­zan a nor­ma­li­zar­se las ru­ti­nas de la ciu­dad en las cua­les, reite­ra­mos, cree­mos que es im­por­tan­te in­cluir es­te diá­lo­go en­tre ge­ne­ra­cio­nes e in­vi­tar a la ju­ven­tud pa­ra que asu­ma sin ex­cu­sas su rol en la historia

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.