Las his­to­rias, el an­tí­do­to con­tra la xe­no­fo­bia en Ale­ma­nia

La pe­da­go­ga ale­ma­na Kris­ti­ne Tauch ayu­da a los re­fu­gia­dos a na­rrar su pro­pio re­la­to.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JUAN MA­NUEL FLÓREZ ARIAS RO­BIN­SON SÁENZ

Cuan­do la gue­rra obli­ga a la hui­da, el lu­gar que se ha­bi­ta no es la úni­ca pér­di­da. Las cer­ca de 1 mi­llón y me­dio de per­so­nas que, des­de 2015, han lle­ga­do a Ale­ma­nia pro­ve­nien­tes de Paí­ses co­mo Si­ria y Af­ga­nis­tán tam­bién han per­di­do, co­mo ex­pli­ca la pe­da­go­ga ale­ma­na y ex­per­ta en tra­ba­jo con mi­gran­tes Kris­ti­ne Tauch, la ca­pa­ci­dad de con­tar su pro­pia historia.

La con­se­cuen­cia de ese si­len­cio de los re­fu­gia­dos, in­clu­so en una Ale­ma­nia que aún le te­me al le­ga­do xe­nó­fo­bo del na­cis­mo, ha si­do el re­cha­zo y la es­tig­ma­ti­za­ción. En 2017, por pri­me­ra vez des­de el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, un par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha vol­vió al par­la­men­to ale­mán. Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD), un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co crea­do en 2013, ob­tu­vo 12,6 % de los vo­tos. Uno de sus lí­de­res, Ale­xan­der Gua­land, en­vió un men­sa­je a los mi­gran­tes en su país: “Que se va­yan pre­pa­ran­do”.

Mu­chos de los re­fu­gia­dos, que ha­bi­tan allí sin ha­blar ale­mán, no en­ten­die­ron si­quie­ra la ame­na­za. La gran ca­ren­cia, ex­pli­ca Tauch, es co­mu­ni­ca­ti­va. Ese des­cu­bri­mien­to la mo­ti­vó a tra­ba­jar en la cons­truc­ción de un li­bro en el que, con el acom­pa­ña­mien­to de per­so­nas lo­ca­les, los re­fu­gia­dos pu­die­ran na­rrar la ru­ta que los lle­vó has­ta allí, los sa­bo­res, so­ni­dos y per­so­nas que de­bie­ron aban­do­nar en el ca­mino.

El tí­tu­lo –¿Por qué es­ta­mos aquí? His­to­rias de via­je de nues­tro mun­do– es una in­vi­ta­ción a en­ten­der el fe­nó­meno de la mi­gra­ción des­de esos frag­men­tos de vi­da. Tauch, quien tra­ba­ja con apo­yo de la ONG pro­mo­to­ra de paz Mas­ter Pea­ce, ha­bló con EL CO­LOM­BIANO sobre el pro­ce­so de crea­ción de esa pu­bli­ca­ción.

¿En qué con­sis­te su pro­yec­to de in­te­gra­ción de re­fu­gia­dos?

“En pri­mer lu­gar no ha­ce­mos in­te­gra­ción, vi­vi­mos jun­tos. Tra­to de no usar la pa­la­bra in­te­gra­ción. Lo im­por­tan­tes es que pa­ra vi­vir en paz con otro que es dis­tin­to a ti, pri­me­ro de­bes es­cu­char la for­ma en que se cuen­ta a sí mis­mo. No pue- el que ha­bía cer­ca de 80 ni­ños, el 90 % va­ro­nes, en­tre los 15 y los 17 años. No era fá­cil, to­dos te­nían dis­tin­tos orí­ge­nes: afri­ca­nos, ára­bes, per­sas, vi­vien­do jun­tos en ple­na ado­les­cen­cia. De esa ex­pe­rien­cia re­co­gí mu­chas his­to­rias, gran par­te de mi tra­ba­jo era acer­ca de es­cu­char­los na­rrar­se. En­ton­ces su­pe qué era lo que que­ría ha­cer. Mi hi­jo es­tá en la mis­ma edad que ellos e ima­gi­na­ba, en ca­so de que tu­vie­ra que ir­se le­jos por­que una gue­rra lo ex­pul­sa­ra de Ale­ma­nia, qué cla­se de gen­te me gus­ta­ría que en­con­tra­ra en su ca­mino. He tra­ta­do de ser co­mo ellos”.

¿Pue­de com­par­tir un re­la­to que la ha­ya cam­bia­do?

“Es­tá el ca­so de un re­fu­gia­do de 24 años que, en reali­dad, es una na­rra­ción de amor. Cuen­ta de for­ma de­ta­lla­da có­mo, en el pro­ce­so de de­jar Si­ria, de­bió rom­per con su no­via. Así ini­cia. Lue­go cuen­ta su tra­ve­sía por los Bal­ca­nes pa­ra lle­gar a Frank­fort. La úl­ti­ma ora­ción del tex­to di­ce: ‘A pe­sar de que es­ta no es una historia con co­sas bue­nas, es­toy fe­liz de con­tar­la, por­que creo que el ser hu­mano no pue­de ser libre si no es ca­paz de con­tar his­to­rias’. Por­que es­tas no son so­lo his­to­rias de re­fu­gia­dos, son mi­ra­das uni­ver­sa­les de vi­das humanas, com­pues­tas (co­mo las de to­dos) por prin­ci­pios y fi­na­les. Con mo­ti­vos co­mu­nes co­mo es­tar en ca­sa y, de pron­to, no po­der per­ma­ne­cer, em­pren­der un via­je, amar, te­ner ami­gos y fa­mi­lia, to­do eso es­tá den­tro de es­te li­bro. Cuan­do sa­bes eso, pue­des ol­vi­dar las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les, re­li­gio­sas, na­cio­na­les y co­men­zar a ver las se­me­jan­zas”

FOTO

1. Kris­ti­ne Tauch, pro­mo­to­ra del li­bro ¿Por qué es­ta­mos aquí? 2 y 3. Imá­ge­nes del li­bro. 19 ilus­tra­do­res es­cu­cha­ron las his­to­rias de los re­fu­gia­dos las plas­ma­ron en él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.