DE LA BIEN­VE­NI­DA AL RE­CHA­ZO

El Colombiano - - ACTUALIDAD -

En 2015, cuan­do co­men­zó la mi­gra­ción ma­si­va de si­rios pro­duc­to de la gue­rra, Ale­ma­nia sor­pren­dió al mun­do por su aper­tu­ra ha­cia los re­fu­gia­dos. En las es­ta­cio­nes de tren los ale­ma­nes se agol­pa­ban con pan­car­tas de bien­ve­ni­da. En tiempo ré­cord, la po­ten­cia eu­ro­pea re­ci­bió a 900.000 so­li­ci­tu­des de asi­lo. Sin em­bar­go, en los paí­ses de los bal­ca­nes que ser­vían de ru­ta pa­ra los mi­gran­tes -Ser­bia, Ma­ce­do­nia, Hun­gría, Aus­tria y Croa­cia- co­men­za­ron a aflo­rar dis­cur­sos na­cio­na­lis­tas que lle­va­ron al cie­rre de sus fronteras. En la pro­pia Ale­ma­nia, los par­ti­dos de de­re­cha re­to­ma­ron un au­ge con su dis­cur­so an­ti­mi­gra­ción y en 2016 la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel pro­mo­vió un pac­to en­tre la Unión Eu­ro­pea y Tur­quía pa­ra de­vol­ver a ese país a to­do mi­gran­te al que no se le con­ce­die­ra asi­lo. Las pe­ti­cio­nes de re­fu­gio dis­mi­nu­ye­ron a 280.000 ese año y a 187.000 en 2017.

des so­lo de­cir­le: ‘En Ale­ma­nia te­ne­mos es­to, así fun­cio­na el sis­te­ma, aho­ra in­té­gra­te’. Las per­so­nas que lle­gan a Ale­ma­nia es­tán per­di­das, sin si­quie­ra la opor­tu­ni­dad de con­tar lo que les pasó. Por eso, in­vi­ta­mos a 20 re­fu­gia­dos y 10 per­so­nas lo­ca­les. Du­ran­te dos días ha­bla­mos en ge­ne­ral sobre la es­truc­tu­ra de una na­rra­ción, có­mo con­tar, et­cé­te­ra. Lue­go, ar­ma­mos equi­pos de un lo­cal y dos re­fu­gia­dos. En mi ca­so tra­ba­jé con tres, dos de Si­ria y uno de Af­ga­nis­tán. Fue un pro­ce­so de va­rias se­sio­nes en la que ellos con­ta­ban y, jun­tos, íba­mos con­vir­tien­do ese re­la­to en un tex­to en ale­mán. En to­tal fue­ron 19 his­to­rias de re­fu­gia­dos que lle­ga­ron des­de 2015”.

¿Hu­bo al­guno que no qui­sie­ra que su vi­da fue­ra pu­bli­ca­da en un li­bro?

“Con uno de ellos, pro­ve­nien­te de Si­ria, el tra­ba­jo fue lo­grar que me con­ta­ra una historia, cual­quie­ra. Lo que le su­ce­dió ha­bía anu­la­do su ca­pa­ci­dad de con­tar. Nos en­con­tra­mos va­rias ve­ces, sin mu­cho éxi­to has­ta que cons­tru­yó un re­la­to to­tal­men­te in­ven­ta­do que, po­co a po­co, fue mo­di­fi­can­do has­ta con­ver­tir­lo en el su­yo, aun­que pre­fi­rió usar un seu­dó­ni­mo”.

¿Y cuál es su pro­pia historia, la que la lle­vó a tra­ba­jar en es­to?

“An­tes tra­ba­jé en un cen­tro de aten­ción de re­fu­gia­dos en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.