En la mi­ra es­tán al­cal­des y ser­vi­do­res que sean co­rrup­tos

El en­te in­ves­ti­ga­dor lo­gró la cap­tu­ra de dos man­da­ta­rios en 2018. Es­tos son los re­tos pa­ra 2019.

El Colombiano - - METRO - Por VA­NE­SA RES­TRE­PO

En una ciu­dad que con­cen­tra el 40% de los gru­pos de­lin­cuen­cia­les or­ga­ni­za­dos de Co­lom­bia, la la­bor pa­ra la Fis­ca­lía es exi­gen­te.

Al fren­te de la di­rec­ción sec­cio­nal del en­te in­ves­ti­ga­dor es­tá, des­de ha­ce 15 me­ses, Raúl González Fle­chas, quien an­tes ejer­ció co­mo fis­cal de­le­ga­do en Cau­ca.

Du­ran­te su ges­tión, ade­más de va­rios gol­pes al cri­men or­ga­ni­za­do, la Fis­ca­lía ha lle­va­do an­te la jus­ti­cia a dos al­cal­des me­tro­po­li­ta­nos y tie­ne en la mi­ra a va­rios fun­cio­na­rios co­rrup­tos. Es­te es el ba­lan­ce que el fun­cio­na­rio le pre­sen­tó a EL CO­LOM­BIANO.

¿Cuá­les son los ma­yo­res lo­gros de la Fis­ca­lía Sec­cio­nal Me­de­llín en 2018?

“Me­de­llín no es fá­cil. Tie­ne par­ti­cu­la­ri­da­des en la cri­mi­na­li­dad dis­tin­tas al res­to del país. Por ejem­plo, de los ho­mi­ci­dios en Bo­go­tá ca­si 60% son por in­to­le­ran­cia. Aquí es a la in­ver­sa, por ban­das cri­mi­na­les.

Cuan­do yo lle­gué a la Sec­cio­nal ha­bía una ta­sa de es­cla­re­ci­mien­to de ho­mi­ci­dios del 14% (14 de 100 se re­sol­vían) y hoy la te­ne­mos en 22. Si bien pa­re­ce una ci­fra pe­que­ña fren­te a la can­ti­dad de muer­tes, su­bir­los por­cen­tual­men­te es muy com­ple­jo. Nun­ca se ha­bía lo­gra­do, y ten­go la ple­na con­vic­ción de que va­mos a su­pe­rar el 30% de es­cla­re­ci­mien­to es­te año.

En­con­tré una uni­dad de de­li­tos se­xua­les con un ren­di­mien­to in­tere­san­te, pe­ro el año pa­sa­do lo­gra­mos prác­ti­ca­men­te du­pli­car los re­sul­ta­dos de ju­di­cia­li­za­cio­nes de abu­sa­do­res se­xua­les, sobre to­do en con­tra de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes. So­lo en una de las jor­na­das que hi­ci- mos du­ran­te un mes lo­gra­mos ca­si 100 capturas”.

Al ciu­da­dano le mo­les­ta que mu­chos de los cap­tu­ra­dos que­dan en li­ber­tad. ¿Cuál ha si­do la efi­cien­cia en capturas vs. me­di­das de ase­gu­ra­mien­to e impu­tacio­nes?

“La ci­fra plana, sin aná­li­sis, de nú­me­ro de capturas y nú­me­ro de li­ber­ta­des es abru­ma­do­ra. Apro­xi­ma­da­men­te al año se ha­cen 20.000 capturas, la ma­yo­ría son he­chas por po­li­cía de vi­gi­lan­cia en si­tua­cio­nes de fla­gran­cia, y más o me­nos el 50% por es­tu­pe­fa­cien­tes.

De ellas, con me­di­da de ase­gu­ra­mien­to car­ce­la­rias que­dan apro­xi­ma­da­men­te 2.000, otro tan­to en me­di­das do­mi­ci­lia­rias, pe­ro el gran por­cen­ta­je que­dan en li­ber­tad. Esas li­ber­ta­des son de capturas en fla­gran­cia por do­sis mí­ni­ma, do­sis de apro­vi­sio­na­mien­to, por­que no hay ele­men­tos pa­ra es­ta­ble­cer que ese cap­tu­ra­do es un dis­tri­bui­dor o un ex­pen­de­dor.

Nos ha to­ca­do cam­biar la me­to­do­lo­gía in­ves­ti­ga­ti­va pa­ra po­der cap­tu­rar a esos re­in­ci­den­tes y lle­var­le los ele­men­tos al juez pa­ra que no que­den en li­ber­tad.

En las capturas de ca­be­ci­llas te­ne­mos una ta­sa con­de­na de más del 90% y en las capturas por or­den ju­di­cial, el 80% ob­tie­ne me­di­da de ase­gu­ra­mien­to car­ce­la­rio”.

¿Cuál es la me­to­do­lo­gía?

“Sa­ca­mos el lis­ta­do de las per­so­nas cap­tu­ra­das por es­tu­pe­fa­cien­tes du­ran­te el año, hi­ci­mos un top 20 de los más cap­tu­ra­dos, en­ca­be­zan­do con un su­je­to que te­nía apro­xi­ma­da­men­te 60 capturas con 60 li­ber­ta­des. El nú­me­ro 20 de la lis­ta te­nía 20 capturas.

To­ma­mos to­das las noticias cri­mi­na­les y a tra­vés del tra­ba­jo de agen­tes en­cu­bier- tos, em­pe­za­mos a ir a las pla­zas de vi­cio don­de eran cap­tu­ra­dos. Nues­tro per­so­nal del CTI se hi­zo pa­sar por clien­tes, en­tró a las or­ga­ni­za­cio­nes y lo­gró de­tec­tar dón­de es­ta­ban los in­mue­bles en los que es­ta­ban al­ma­ce­nan­do. En­con­tra­mos esas ollas de vi­cio y ge­ne­ra­mos alla­na­mien­tos con capturas efec­ti­vas pa­ra la mi­tad de esos 20 re­in­ci­den­tes. Hoy es­tán con me­di­da de ase­gu­ra­mien­to car­ce­la­rio”.

En 2018 fue sor­pre­sa pa­ra la ciu­da­da­nía la cap­tu­ra de al­cal­des. ¿Qué hi­zo que se em­pe­za­ra a mo­ver ese ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes?

“Pa­ra mí, el gran pro­ble­ma de nues­tra so­cie­dad es la co­rrup­ción, por en­ci­ma de de­li­tos que tan­to nos con­mue­ven co­mo el hur­to y el ho­mi­ci­dio. Mu­chas de esas si­tua­cio­nes po­drían so­lu­cio­nar­se si los re­cur­sos pú­bli­cos se uti­li­za­ran pa­ra lo que se de­ben usar.

Des­ta­ca­mos unos fis­ca­les que lle­ven de ma­ne­ra prio­ri­za­da al­gu­nos ca­sos de co­rrup­ción y nos dio re­sul­ta­do ma­ne­jar la in­ves­ti­ga­ción co­mo las de cual­quier or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal or­ga­ni­za­da: con agen­tes en­cu­bier­tos, in­ter­cep­ta­ción de lí­neas te­le­fó­ni­cas, aso­cia­ción de ca­sos, y a pe­sar de la as­tu­cia que hay fren­te al te­ma, se ha lo­gra­do ob­te­ner ele­men­tos de prue­ba.

No­so­tros no nos va­mos a arries­gar a ha­cer una impu­tación de car­gos que va a ser muy lla­ma­ti­va sin te­ner ele­men­tos de prue­ba. Aquí no hay una ca­ce­ría de bru­jas con­tra al­cal­des o ser­vi­do­res pú­bli­cos, es­to es un tra­ba­jo se­rio”.

¿Có­mo fue la in­ves­ti­ga­ción con­tra el al­cal­de de Bar­bo­sa, Edi­son García?

“Es un ca­so muy lla­ma­ti­vo. Los re­cur­sos pú­bli­cos de la ad­mi­nis­tra­ción de Bar­bo­sa se es­ta­ban que­dan­do en los bol­si­llos de los fun­cio­na­rios, y es una al­cal­día sin in­ver­sio­nes, con obras mal he­chas, con de­tri­men­tos pa­tri­mo­nia­les y con un en­ri­que­ci­mien­to evi­den­te por par­te de su ca­be­za, que es el al­cal­de pro­ce­sa­do en es­te mo­men­to.

Tan­to así que en el tra­ba­jo de ex­tin­ción de do­mi­nio, en una la­bor de tres días, en­con­tra­mos bie­nes por 9.000 mi­llo­nes de pe­sos de un ser­vi­dor que no tie­ne la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra te­ner­los. Afor­tu­na­da­men­te la ju­di­ca­tu­ra res­pon­dió fa­vo­ra­ble­men­te la so­li­ci­tud de me­di­da de ase­gu­ra­mien­to y la con­fir­mó en se­gun­da ins­tan­cia. Eso nos ha per­mi­ti­do pro­fun­di­zar en la in­ves­ti­ga­ción y nos va a lle­var a ha­cer nue­vas impu­tacio­nes de car­gos en con­tra de es­te ser­vi­dor”.

“La ins­truc­ción pa­ra los fis­ca­les es que en ca­da in­ves­ti­ga­ción con­tra cri­mi­na­les de­ben bus­car dón­de tie­nen sus re­cur­sos y tes­ta­fe­rros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.