LAS BAC­TE­RIAS IRRE­DUC­TI­BLES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ GARCÍA PO­SA­DA juan­[email protected]

El es­pa­cio es­tá in­va­di­do de bac­te­rias. Las peo­res por los efec­tos desas­tro­sos que oca­sio­nan en los or­ga­nis­mos son aque­llas que han ad­qui­ri­do una ca­pa­ci­dad tal de re­sis­ten­cia que se vuel­ven irre­duc­ti­bles. Ha ha­bi­do siem­pre sus­to por la pre­sen­cia só­lo vi­si­ble en el mi­cros­co­pio, de las bac­te­rias clí­ni­cas. Mu­chos pa­cien­tes y vi­si­tan­tes de es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud las con­traen y mue­ren por cau­sa de esos te­mi­bles mi­cro­or­ga­nis­mos. No se co­no­cen es­ta­dís­ti­cas, pe­ro es cier­to que el mal es­tá la­ten­te y con­tra él se to­man to­das las pre­cau­cio­nes po­si­bles, a ve­ces sin éxi­to.

Otras for­mas de bac­te­ria son las mo­ra­les y las so­cio­po­lí­ti­cas. La co­rrup­ción y el sec­ta­ris­mo han si­do las más des­truc­ti­vas. Su re­sis­ten­cia es for­mi­da­ble y tie­nen el po­der de re­pro­du­cir­se y mul­ti­pli­car­se de mo­do ex­po­nen­cial. Re­ba­jar­las “a las jus­tas pro­por­cio­nes”, la fór­mu­la de un prag­má­ti­co ex­pre­si­den­te, equi­va­le a con­vi­vir con ellas a sa­bien­das de sus tre­men­das con­se­cuen­cias. No des­apa­re­cen y en cam­bio sal­tan y si­guen adue­ñán­do­se de los cuer­pos que so­me­ten.

En cier­to país in­cier­to pe­ro to­da­vía sal­va­ble, la bac­te­ria de la co­rrup­ción, en­quis­ta­da en las or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das, pa­re­ce in­con­te­ni­ble a pe­sar de la pre­sun­ta bue­na in­ten­ción de la gran ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos y de la con­cien­cia ca­da vez ma­yor que se ha de­sa­rro­lla­do sobre la des­truc­ción irre­pa­ra­ble en la in­te­gri­dad y la ca­li­dad de vi­da. Y otra bac­te­ria, de or­den so­cio­po­lí­ti­co, es el sec­ta­ris­mo, ali­men­ta­do por el fa­na­tis­mo, la in­tran­si­gen­cia y un odio lar­va­do que se ma­ni­fies­ta en el len­gua­je ha­bla­do y es­cri­to y en las ac­ti­tu­des fren­te a las si­tua­cio­nes pú­bli­cas, así co­mo tam- bién en la des­es­ta­bi­li­za­ción de la vi­da pri­va­da y fa­mi­liar.

Por su­pues­to que sin ha­cer a un la­do las bac­te­rias de la co­rrup­ción y el sec­ta­ris­mo, acer­ca de las cua­les abun­da la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca y po­pu­lar y hay mon­ta­ñas de diag­nós­ti­cos y pro­pues­tas de solución, en es­pe­cial de­ben au­men­tar la preo­cu­pa­ción y las pre­cau­cio­nes las bac­te­rias que es­tán desa­rro­llán­do­se en los cen­tros de aten­ción en sa­lud.

Hay re­gis­tros, en ciu­da­des y pue­blos, de va­rias clí­ni­cas que in­clu­so han si­do ce­rra­das y reabier­tas aun­que no han con­se­gui­do con­ju­rar la te­rri­ble ame­na­za de con­ta­gio, por fal­ta de asep­sia, des­cui­do de ope­ra­rios, desaca­to de nor­mas ele­men­ta­les de hi­gie­ne, desaseo en las ins­ta­la­cio­nes lo­ca­ti­vas y en el uso de sá­ba­nas, ne­gli­gen­cia en pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos y co­ne­xión de ca­té­te­res u otros ele­men­tos que no es­tán pu­ri­fi­ca­dos e inope­ran­cia de co­mi­tés o gru­pos crea­dos pa­ra man­te­ner vi­gi­lan­cia y ac­cio­nes im­pla­ca­bles. Pe­ro ade­más, pue­de no­tar­se una ex­tra­ña iner­cia en las en­ti­da­des pú­bli­cas com­pe­ten­tes pa­ra re­ci­bir in­for­ma­ción, in­ves­ti­gar y ha­cer va­ler la ca­pa­ci­dad san­cio­na­to­ria, con la ob­via pru­den­cia con que es pre­ci­so obrar pa­ra evi­tar el pá­ni­co y con la ce­le­ri­dad y efi­ca­cia re­que­ri­das pa­ra sal­va­guar­dar la vi­da hu­ma­na

Otras for­mas de bac­te­ria son las mo­ra­les y las so­cio­po­lí­ti­cas. La co­rrup­ción y el sec­ta­ris­mo han si­do las más des­truc­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.