Vuel­ve Lu­la a la po­lí­ti­ca

El Tri­bu­nal Su­pre­mo se­ña­ló que un acu­sa­do so­lo pue­de ser en­car­ce­la­do cuan­do fi­na­li­zan to­das las ins­tan­cias. Es­te es el pro­ce­so del ex­pre­si­den­te.

El Colombiano - - PORTADA - FO­TO AFP

Tras es­tar pre­so du­ran­te 19 me­ses, el ex­pre­si­den­te de Bra­sil y lí­der de la iz­quier­da que­dó ayer en li­ber­tad (fo­to). Sin em­bar­go, sus pro­ce­sos an­te la jus­ti­cia no han cul­mi­na­do. Le con­ta­mos por qué.

Lu­la da Sil­va sa­lió de la cár­cel de Cu­ri­ti­ba, Bra­sil, con la fren­te en al­to, ves­ti­do de ne­gro y en­tre los gri­tos de sus se­gui­do­res que acla­ma­ban “Lu­la Li­bre”. Di­fí­cil­men­te po­día ca­mi­nar: en­tre pe­rio­dis­tas, guar­das de se­gu­ri­dad, lí­de­res del Partido de los Tra­ba­ja­do­res y sim­pa­ti­zan­tes que co­rrían so­bre él con ban­de­ras ro­jas y le­tre­ros de “Lu­la es inocen­te” pa­re­cía per­der­se en­tre la mul­ti­tud.

Des­pués de es­tar 580 días en una cel­da de 15 me­tros cua­dra­dos, el juez Da­ni­lo Pe­rei­ra or­de­nó dar­le la li­ber­tad ayer vier­nes, apli­can­do una de­ci­sión que el Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral adop­tó al caer la tar­de del pa­sa­do jue­ves para de­ro­gar un criterio que la jus­ti­cia es­ta­ble­ció ha­ce tres años. Esa de­ter­mi­na­ción in­di­ca­ba que un acu­sa­do po­día ir a pri­sión a pe­sar de que el pro­ce­so en su con­tra es­tu­vie­ra aún sin cul­mi­nar.

El jue­ves los on­ce ma­gis­tra­dos de ese Tri­bu­nal –un or­ga­nis­mo com­pa­ra­ble con la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de

Co­lom­bia– vo­ta­ron 6 a 5 a fa­vor de pe­dir que los acu­sa­dos so­lo pue­dan ir a pri­sión si su pro­ce­so ha pa­sa­do por to­das las ins­tan­cias que con­tem­pla la jus­ti­cia bra­si­le­ña, que son cin­co, in­clu­yen­do ape­la­cio­nes.

Así, la de­fen­sa del ex­pre­si­den­te de 74 años pi­dió su li­ber­tad ci­tan­do que el juez para el ca­so La­va Ja­to y ac­tual mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ser­gio Mo­ro, lo en­vío a pri­sión por el ca­so Trí­plex mien­tras su pro­ce­so es­ta­ba en se­gun­da ins­tan­cia. Fue el 7 de abril de 2018 cuan­do Lu­la per­dió su li­ber­tad acu­sa­do de re­ci­bir un apar­ta­men­to de la cons­truc­to­ra OAS, vin­cu­la­da con la co­rrup­ción de Pe­tro­bras, a cam­bio de be­ne­fi­cios del go­bierno.

El abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta de ese país, Al­ber­to Ro­llo, ex­pli­ca que con la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo Lu­la tie­ne de­re­cho de sa­lir has­ta que se ago­ten to­dos los re­cur­sos que fal­tan en el ca­so de la pro­pie­dad que ha­bría re­ci­bi­do, ex­pe­dien­te que cur­sa la ter­ce­ra ins­tan­cia. Sin em­bar­go, ese no es el úni­co plei­to en su con­tra: hay otros seis pro­ce­sos en mar­cha y, si en cual­quie­ra es

ha­lla­do cul­pa­ble en la úl­ti­ma ins­tan­cia, vol­ve­ría a pri­sión.

Pro­ce­so de du­das

Caía la tar­de en Cu­ri­ti­ba. A 20 gra­dos cen­tí­gra­dos, una tem­pe­ra­tu­ra me­dia com­pa­ra­da con los 40 gra­dos que al­can­za la zo­na don­de es­ta­ba la cár­cel, Lu­la pro­nun­ció su pri­mer dis­cur­so en li­ber­tad: “Us­te­des son lo que ne­ce­si­ta­ba para re­sis­tir es­ta ba­je­za del la­do po­dri­do de la jus­ti­cia”. De fon­do, en­tre aplau­sos, co­plas y es­truen­dos de pi­ro­tec­nia, la mul­ti­tud lo acla­ma­ba. Du­ran­te esos 19 me­ses, siem­pre hu­bo sim­pa­ti­zan­tes su­yos acam­pan­do fue­ra de la pri­sión para apo­yar­lo.

Y en las úl­ti­mas se­ma­nas los he­chos se vol­ca­ron a su fa­vor, dan­do alien­to a mo­vi­li­za­cio­nes. No so­lo el de­ba­te en el

Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral ex­hor­ta­ba su cau­sa, sino que una in­ves­ti­ga­ción de The In­ter­cept re­ve­ló que Mo­ro, el juez que lo sen­ten­ció, ha­bría co­la­bo­ra­do con los acu­sa­do­res de Lu­la para ex­pli­car­les có­mo ga­nar el pro­ce­so con­tra el ex­pre­si­den­te.

Por ese an­te­ce­den­te el pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Cam­pi­nas, Guil­her­me San­tos Me­llo, afir­ma que la in­ves­ti­ga­ción fue cla­ve para in­cli­nar la ba­lan­za a fa­vor de Lu­la.

“Esas nue­vas in­for­ma­cio­nes ge­ne­ra­ron du­das so­bre Mo­ro por­que ha­bría si­do un juez par­cial, con mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas y que ha­bría con­ta­mi­na­do el pro­ce­so”, in­di­ca. In­clu­so, la opo­si­ción pi­de anu­lar los ex­pe­dien­tes de Mo­ro.

De vuel­ta al rue­do

Aho­ra, con la jus­ti­cia tem­po­ral­men­te a su fa­vor, un cú­mu­lo de se­gui­do­res a sus es­pal­das y el fan­tas­ma de la de­rro­ta elec­to­ral de su partido en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de oc­tu­bre de 2018, Lu­la re­gre­sa al cam­po po­lí­ti­co. Si bien no pue­de ser ele­gi­do para ejer­cer car­gos pú­bli­cos, sí pue­de en­ca­be­zar las lu­chas de su co­lec­ti­vi­dad.

La in­te­gran­te de la Coor­di­na­do­ra re­gio­nal de in­ves­ti­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les (Cries), Ca­ro­li­na Sil­va, ex­pli­ca que “la li­ber­tad de Lu­la es un ele­men­to cen­tral de po­la­ri­za­ción y pro­fun­di­za­rá la di­vi­sión po­lí­ti­ca que te­ne­mos hoy día en la sociedad bra­si­le­ña”. Hay un ele­men­to que tan­to Sil­va co­mo el pro­fe­sor San­tos se­ña­lan: con el ex­pre­si­den­te li­bre, el aho­ra man­da­ta­rio, Jair Bol­so­na­ro, ten­drá un enemi­go pú­bli­co en li­ber­tad so­bre el que po­drá cen­trar su dis­cur­so.

Lu­la da Sil­va aho­ra en­ca­be­za dos ta­reas. La pri­me­ra, en­fren­tar sus pro­ce­sos an­te la jus­ti­cia des­de la li­ber­tad; la se­gun­da, re­com­po­ner a un partido amai­na­do por el as­cen­so de la de­re­cha con Bol­so­na­ro

“El juez no en­car­ce­ló a un hom­bre. Qui­sie­ron en­car­ce­lar una idea y las ideas no se en­cie­rran, no se ma­tan. Ne­ce­si­ta­mos un go­ber­nan­te se­rio”. LU­LA DA SIL­VA Ex­pre­si­den­te de Bra­sil

FO­TO AFP

El ex­pre­si­den­te de Bra­sil Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va dio un dis­cur­so a su sa­li­da de la cár­cel de Cu­ri­ti­ba, don­de es­tu­vo acom­pa­ña­do por sim­pa­ti­zan­tes del Partido de los Tra­ba­ja­do­res que acam­pa­ron a las afue­ras del cen­tro de re­clu­sión du­ran­te es­tos 19 me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.