22,5 % de las mi­gran­tes en A. Cen­tral son aco­sa­das

21,2 % de las víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual en el ca­mino de Cen­troa­mé­ri­ca a Es­ta­dos Uni­dos son me­no­res de edad. Es­tu­dio evi­den­cia cri­sis en la zo­na.

El Colombiano - - FRONT PAGE - Por JU­LIA­NA GIL GU­TIÉ­RREZ

Es­ta es una de las preo­cu­pan­tes cifras de la vio­len­cia se­xual que vi­ven las mu­je­res en esa re­gión, se­gún Mé­di­cos Sin Fron­te­ras. Pa­no­ra­ma.

Los pan­di­lle­ros de El Sal­va­dor no de­jan a sus parejas mu­je­res pla­ni­fi­car con an­ti­con­cep­ti­vos, con­ven­ci­dos de que lle­van a la pro­mis­cui­dad. Así que la es­pe­ran­za de es­ca­par pa­ra ellas es­tá en cru­zar Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra lle­gar a la fron­te­ra de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos y pe­dir asi­lo. An­tes de sa­lir, al­gu­nas pi­den a las ONG ayu­da pa­ra pla­ni­fi­car por­que sa­ben que las pue­den vio­lar.

La sen­da de tor­tu­ra co­mien­za en sus paí­ses de ori­gen. “Se al­can­za una co­si­fi­ca­ción ex­tre­ma de ellas, no so­lo co­mo ob­je­to se­xual, sino co­mo pro­pie­dad. La vio­len­cia se­xual es una for­ma de con­trol en las pan­di­llas”, in­di­ca el in­for­me Sin Sa­li­da de la or­ga­ni­za­ción Mé­di­cos Sin Fron­te­ras (MSF), pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na, so­bre la cri­sis mi­gra­to­ria.

Es­te ca­mino no so­lo es aza­ro­so pa­ra las sal­va­do­re­ñas, mi­gran­tes de di­fe­ren­tes paí­ses, que por otras ra­zo­nes to­man es­ta de­ci­sión, tie­nen la cer­te­za que pue­den ser vio­len­ta­das.

Es un círcu­lo de re­vic­ti­mi­za­ción: unos mi­gran bus­can­do opor­tu­ni­da­des, otros hu­yen­do de la vio­len­cia de la que ya fue­ron tes­ti­gos, pe­ro en el ca­mino se en­cuen­tran con más ci­clos de tor­tu­ra. El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras tie­nen las ma­ras (pan­di­llas), que do­mi­nan ba­rrios en­te­ros, y las ru­tas por las que atra­vie­san los mi­gran­tes.

Cuan­do Ana Pau­la cru­za­ba desde Hon­du­ras a Es­ta­dos Uni­dos se en­con­tró con una pe­sa­di­lla. En El Cei­bo, el pa­so fron­te­ri­zo en­tre Gua­te­ma­la y Mé­xi­co, tres hom­bres la in­ter­cep­ta­ron. “Me des­nu­da­ron fren­te a mi es­po­so y mi hi­jo. Los tres abu­sa­ron de mí. No pue­do dor­mir, ten­go mie­do de que me vuel­va a pa­sar lo mis­mo más ade­lan­te”, cuen­ta.

No es so­lo un ca­so, 22,5 % de las mu­je­res mi­gran­tes fue­ron aco­sa­das se­xual­men­te, 12,8 % tu­vie­ron una re­la­ción se­xual no desea­da y 10 % fue­ron for­za­das a te­ner se­xo a cam­bio de al­go, in­clu­so pa­ra lo­grar su li­ber­tad, por un vic­ti­ma­rio de una ban­da cri­mi­nal o has­ta por un fun­cio­na­rio pú­bli­co.

“Te­ne­mos re­la­tos de pa­cien­tes aco­sa­das por per­so­nal de ins­ti­tu­cio­nes de los paí­ses por los que pa­sa­ron o por in­te­gran­tes de ban­das en la ru­ta, a cam­bio de no ser se­cues­tra­das”, afir­ma el si­có­lo­go de MSF Nés­tor Ru­biano, quien tra­ba­ja en la aten­ción de los mi­gran­tes víc­ti­mas.

El di­fí­cil ca­mino no so­lo tie­ne ros­tro de mu­jer. Los me­no­res de edad tam­bién son ví­cit­mas en es­te éxo­do. El 21,2% de la vio­len­cia se­xual es con­tra ellos. Desde 2014 han muer­to 26 y son los más afec­ta­dos por se­pa­ra­cio­nes fa­mi­lia­res.

En Mé­xi­co, el pa­so obli­ga­do, se cal­cu­la que las ban­das cri­mi­na­les con­si­guen al menos 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les con el trá­fi­co y la ex­plo­ta­ción de mi­gran­tes. Y, si lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos, los de­por­tan o son lle­va­dos

a cen­tros de de­ten­ción.

Unas si­guen su ca­mino con las se­cue­las de la vio­len­cia, pe­ro otras des­apa­re­cen. Co­mo la her­ma­na de Jo­sé, un hon­du­re­ño que pa­gó un res­ca­te de 5.000 dó­la­res y que­dó ba­ra­do en Mé­xi­co es­pe­ran­do su re­gre­so. Su ca­so abre el re­por­te Sin Sa­li­da de MSF, que de­ja en tin­ta las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos que su­fren los cen­troa­me­ri­ca­nos que al­gu­na vez fan­ta­sea­ron con el sue­ño ame­ri­cano

Fuen­te: MSF y Ac­nur. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2020. DC (N4)

ES­TA ES LA RA­DIO­GRA­FÍA DEL ÉXO­DO 387.000 57,3 % 22,5 % 21,2 % 12,8 % 10 % 6% de las per­so­nas han es­ta­do ex­pues­tos a vio­len­cia en la ru­ta mi­gra­to­ria de las mu­je­res mi­gran­tes fue­ron aco­sa­das se­xual­men­te de las víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual son me­no­res de edad tu­vie­ron una re­la­ción se­xual no desea­da fue­ron for­za­das a te­ner se­xo a cam­bio de al­go han si­do tes­ti­gos de la muer­te des­pués de en­trar a Mé­xi­co per­so­nas son re­fu­gia­das y so­li­ci­tan­tes de asi­lo de El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.