Estas son las lí­neas de aten­ción de sa­lud men­tal

Aun­que es­te ser­vi­cio de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud ofrece so­por­te a 2.000 usua­rios al mes, no fun­cio­na 24 horas.

El Colombiano - - FRONT PAGE - Por DANIELA JIMÉNEZ GON­ZÁ­LEZ

El ser­vi­cio te­le­fó­ni­co Ami­ga Sa­lu­da­ble de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Me­de­llín atien­de gra­tis a 2.000 per­so­nas al mes. Ex­pli­ca­mos cómo ope­ra es­te y otros igua­les.

Del otro la­do del au­ri­cu­lar la voz que responde ha­ce mu­chas pre­gun­tas. “¿Cómo se sien­te?”, in­sis­te, “¿le gus­ta­ría ini­ciar un pro­ce­so te­ra­péu­ti­co?”. La voz des­co­no­ci­da re­cuer­da, tam­bién, que es­tá pa­ra es­cu­char y que ha­blar sir­ve, so­bre todo, pa­ra en­ten­der mejor las emo­cio­nes. El in­ter­lo­cu­tor que se di­ri­ge al usua­rio es uno de los psi­có­lo­gos que atien­den en La Lí­nea Ami­ga Sa­lu­da­ble de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Me­de­llín, un ser­vi­cio gra­tui­to y al que se ac­ce­de mar­can­do el nú­me­ro te­le­fó­ni­co 444 44 48. Sus te­mas de én­fa­sis son va­ria­dos: adic­cio­nes, sa­lud fa­mi­liar, se­xual y re­pro­duc­ti­va, an­sie­dad, bullying, tras­tor­nos de ali­men­ta­ción o prevención de vio­len­cias, es de­cir, cual­quie­ra que sea el pro­ble­ma, an­gus­tia o asun­to que la per­so­na ne­ce­si­te po­ner en pa­la­bras. Aún con su pro­pó­si­to de orien­tar y ase­so­rar, el ser­vi­cio tie­ne sus zo­nas gri­ses: a pe­sar de que la lí­nea atien­de en pro­me­dio a 2.000 usua­rios al mes, su li­mi­ta­ción es que so­lo es­tá dis­po­ni­ble en ho­ra­rio de ofi­ci­na: de lu­nes a vier­nes de 7:30 a.m. a 7:30 p.m; sá­ba­dos de 7:30 a.m. a 2:30 p.m. Los do­min­gos no hay ser­vi­cio.

¿Y en las noches qué ha­go?

Los im­pul­sos no duer­men, di­ce

Cris­tian Var­gas, psi­quia­tra y do­cen­te de la Fa­cul­tad de Medicina de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, por eso, aña­de, es un error que la lí­nea so­lo atien­da 12 horas dia­rias. El mie­do no se acues­ta a dor­mir ni sa­le a al­mor­zar, aña­de el pro­fe­sio­nal, “las emer­gen­cias de sa­lud men­tal ocu­rren en cual­quier mo­men­to”, aña­de.

In­clu­so, ex­pli­ca Var­gas, la car­ga emo­cio­nal o el es­trés acu­mu­la­do del día tien­de a au­men­tar du­ran­te las noches, cuan­do las per­so­nas es­tán más fa­ti­ga­das y can­sa­das.

“Si fue­ran más es­tra­té­gi­cos, qui­zás cu­bri­ría esos pe­rio­dos cuan­do la gen­te es­tá más an­gus­tia­da. Pe­ro si se quie­re im­pac­tar de ver­dad el abor­da­je de­be ser las 24 horas”, di­ce.

Con­sul­ta­da so­bre es­to, la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Me­de­llín res­pon­dió a tra­vés de un cues­tio­na­rio que la lí­nea ami­ga sir­ve de orien­ta­ción al ciu­da­dano y tie­ne un en­fo­que de prevención. Así que, en ca­sos de emer­gen­cia, lo ideal es que las per­so­nas con­sul­ten los ser­vi­cios de aten­ción de ur­gen­cias de sus pres­ta­do­res o EPS, o lla­man­do al 123.

Con­clu­ye­ron que, sin em­bar­go, “en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción se bus­ca for­ta­le­cer es­te ca­nal y am­pliar su co­ber­tu­ra”.

Otras lí­neas de aten­ción

Si bien la Go­ber­na­ción no dis­po­ne de una lí­nea te­le­fó­ni­ca de es­te ti­po, ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia sí quie­ren ga­nar terreno en el te­ma. Allí se ha­bi­li­tó la lí­nea gra­tui­ta na­cio­nal 01 8000 521 021 to­dos los días del año, las 24 horas, pa­ra sus es­tu­dian­tes, con acom­pa­ña­mien­to mé­di­co y psi­co­ló­gi­co.

John Jai­ro Ar­bo­le­da, rec­tor, ex­pli­ca que la lí­nea sur­ge tras en­ten­der que aún con to­da la ofer­ta de bie­nes­tar y de tra­ba­ja­do­res so­cia­les, las con­sul­tas pre­sen­cia­les eran ba­jas. Si­tua­cio­nes co­mo la depresión o las in­asis­ten­cias a cla­ses, a pe­sar de los es­fuer­zos, se­guían au­men­tan­do.

El plan aho­ra, di­ce, es que el res­to de uni­ver­si­da­des re­pli­quen la es­tra­te­gia. La co­ber­tu­ra du­ran­te las 24 horas es cru­cial, in­sis­te el rec­tor, pa­ra que los jó­ve­nes se­pan que hay unos oí­dos aten­tos y una voz que tra­ta de en­ten­der sus di­fi­cul­ta­des

ILUS­TRA­CIÓN ELE­NA OS­PI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.