TE­MA: DESA­RRO­LLO

Si Co­lom­bia in­gre­só a la OCDE, al pa­sar las prue­bas re­que­ri­das, ya no pue­de con­si­de­rar­se “país en desa­rro­llo”, se­gún Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué efec­tos tie­ne eso pa­ra el país?

El Colombiano - - FRONT PAGE -

“Si Co­lom­bia in­gre­só a la OCDE, al pa­sar las prue­bas re­que­ri­das, ya no pue­de con­si­de­rar­se “país en desa­rro­llo”, se­gún Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué efec­tos tie­ne eso pa­ra el país?”.

El anun­cio que hi­zo el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos acerca de la ac­tua­li­za­ción del cri­te­rio pa­ra cla­si­fi­car los paí­ses se­gún su ni­vel de desa­rro­llo, y que le per­mi­tió ex­cluir de la lis­ta de eco­no­mías en desa­rro­llo a Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Co­lom­bia, no es otra co­sa que un pa­so más en la re­vi­sión de su po­lí­ti­ca co­mer­cial. Con es­te pro­ce­der el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se es­tá cam­bian­do un re­per­to­rio de paí­ses que desde 1998 po­dían ob­te­ner un tra­to co­mer­cial pre­fe­ren­cial, en vir­tud de su ni­vel de desa­rro­llo, den­tro de la nor­ma­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC).

Las así lla­ma­das pre­fe­ren­cias es­pe­cia­les de la OMC pa­ra las na­cio­nes en desa­rro­llo tie­nen co­mo ob­je­ti­vo ayu­dar­las a re­du­cir la po­bre­za, ge­ne­rar em­pleo e in­te­grar­se al co­mer­cio mun­dial. El tra­to pre­fe­ren­cial per­mi­te a los paí­ses en desa­rro­llo te­ner un um­bral más al­to, en el ca­so de una in­ves­ti­ga­ción por de­re­chos com­pen­sa­to­rios, an­te ex­por­ta­cio­nes que per­ju­di­can des­leal­men­te a la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se. Pa­ra el ca­so de los paí­ses desa­rro­lla­dos ese um­bral es de 1 % del pre­cio de ex­por­ta­ción, mien­tras que pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo es 2 %.

El ac­tual go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos con­si­de­ra que se ha abu­sa­do de una cla­si­fi­ca­ción que es ob­so­le­ta, en la me­di­da en que paí­ses co­mo Chi­na o In­dia se de­fi­nan co­mo “en desa­rro­llo” y, en con­se­cuen­cia, po­dían go­zar de esas pre­fe­ren­cias. Con la re­duc­ción de la lis­ta la idea es que Es­ta­dos Uni­dos pue­da ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción so­bre los de­re­chos com­pen­sa­to­rios que se apli­can ac­tual­men­te.

Es cla­ro que se tra­ta de una de­ci­sión uni­la­te­ral. El be­ne­fi­cio que Es­ta­dos Uni­dos con­ce­de lo es y así co­mo lo pue­de otor­gar, tam­bién pue­de de­jar de ha­cer­lo. Pa­ra apli­car su nue­vo cri­te­rio y ex­cluir a 25 paí­ses de la lis­ta se apli­có un fil­tro pa­ra paí­ses que per­te­ne­cen al G20 o a la OCDE (que fue el que se uti­li­zó pa­ra Co­lom­bia), o que el Ban­co Mun­dial lo cla­si­fi­que co­mo un país de al­tos in­gre­sos.

Con es­ta de­ci­sión Es­ta­dos Uni­dos de­ja en cla­ro va­rias co­sas en re­la­ción con su po­lí­ti­ca co­mer­cial y que Co­lom­bia de­be­ría te­ner en cuen­ta pa­ra di­se­ñar la su­ya. Lo pri­me­ro, es que la me­di­da reduce la im­por­tan­cia del sis­te­ma mul­ti­la­te­ral de co­mer­cio y su me­ca­nis­mo de solución de con­tro­ver­sias, al tiem­po que pro­si­gue en el ca­mino de de­bi­li­tar a la OMC. Se de­mues­tra, de otro la­do, que Es­ta­dos Uni­dos con­ti­nua­rá en su cru­za­da, es de­cir en su gue­rra co­mer­cial con­tra Chi­na, con­tra lo que con­si­de­ra un des­equi­li­brio a la com­pe­ten­cia co­mer­cial cau­sa­da por el ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do que prac­ti­ca ese país, y que con­sis­te en otor­gar sub­si­dios a las em­pre­sas desde su ins­ta­la­ción has­ta la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de sus pro­duc­tos.

Co­lom­bia, por aho­ra, re­sul­ta po­co dam­ni­fi­ca­da por el cam­bio en las re­glas del jue­go. Co­mo lo acla­ró el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, el país no es­tá en nin­gún ti­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre sub­ven­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos y no tie­ne na­da que te­mer. Sin em­bar­go, lo cier­to es que es­tá ca­da vez más en­ra­re­ci­do el am­bien­te pa­ra el co­mer­cio ex­te­rior y ese país reafirma ca­da día su men­sa­je de que no va a uti­li­zar ins­tru­men­tos en la fron­te­ra, co­mo los aran­ce­les, que no es­tén en lí­nea con sus es­tra­te­gias geo­po­lí­ti­cas, en de­fen­sa de su he­ge­mo­nía po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Por aho­ra, el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio (TLC) con Es­ta­dos Uni­dos si­gue su mar­cha y eso es es­pe­ran­za­dor, en un mo­men­to en que el país ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te di­na­mi­zar sus ven­tas ex­ter­nas

ILUS­TRA­CIÓN MORPHART

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.