El Colombiano

Erra­di­car cas­ti­go fí­si­co es­tá a pun­to de ser ley

So­lo le res­ta un de­ba­te pa­ra con­ver­tir­se en ley al pro­yec­to que le po­ne freno a es­tas con­duc­tas. Ana­li­za­mos el im­pac­to de le­gis­lar so­bre es­te te­ma.

- Por RI­CHARD AGUI­RRE FER­NÁN­DEZ CA­MI­LO SUÁ­REZ Society · Parenting · Family · Americas · Latina · Colombia · Venezuela · Argentina · Bolivia · Brazil · Brazil national football team · Peru · CES University · University of Quindio

El pro­yec­to bus­ca que en el país se adop­ten es­tra­te­gias de crian­za ba­sa­das en el buen tra­to. Le con­ta­mos de­ta­lles.

La le­tra con san­gre en­tra? Ese men­sa­je, que en su mo­men­to se es­cu­chó en al­gu­nos ho­ga­res, es una ma­ne­ra de per­pe­tuar los dis­tin­tos ti­pos de vio­len­cia que su­fre la ni­ñez en el país.

Eso se des­pren­de de la En­cues­ta Na­cio­nal de De­mo­gra­fía y Sa­lud (Ends 2015), que evi­den­cia que el 62,2 % de la mu­je­res y el 15,8 % de los hom­bres cas­ti­ga­ron en al­gún mo­men­to a sus hi­jos gol­peán­do­los con ob­je­tos, ya sea co­rrea, pa­lo o “chan­cle­ta­zo”.

Por otra par­te, la Ends men­cio­na que el 14,7 % de las mu­je­res y el 7,3 % de los hom­bres re­pren­die­ron a sus hi­jos con pal­ma­das; mien­tras que el 0,6 % de mu­je­res y el 0,4 % de los hom­bres los cas­ti­ga­ron con em­pu­jo­nes.

El pro­yec­to

En vis­ta de que en el país, se­gún el Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar (Icbf), el año pa­sa­do se abrie­ron 23.043 pro­ce­sos de res­ta­ble­ci­mien­to de de­re­chos en fa­vor ni­ños y ni­ñas que han si­do vul­ne­ra­dos, el Con­gre­so es­tu­dia des­de el año pa­sa­do un pro­yec­to de ley que bus­ca erra­di­car esas con­duc­tas. De es­tos pro­ce­sos, en 2019, 14.032 tu­vie­ron que ver con vio­len­cia se­xual, y otros 9.011 se re­la­cio­na­ron con mal­tra­to.

El re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra an­tio­que­ño, Ju­lián Peinado, uno de los dos au­to­res, se­ña­ló que na­die le ha en­se­ña­do a un pa­pá có­mo pue­de educar sin gol­pes y sin gri­tos. “Con es­te pro­yec­to bus­ca­mos que el Es­ta­do les dé he­rra­mien­tas a los pa­pás y los guíe en pau­tas de crian­za po­si­ti­va y res­pe­tuo­sa, le­jos del cas­ti­go fí­si­co. Ha­ce­mos én­fa­sis en la pre­ven­ción”, ma­ni­fes­tó Peinado.

La ini­cia­ti­va ya su­peró el ter­cer de­ba­te, el pa­sa­do lu­nes en la Co­mi­sión Pri­me­ra de Se­na­do, y so­lo es­tá a un de­ba­te de con­ver­tir­se en ley en una ci­ta­ción que es­tá pen­dien­te de fi­jar­se en la ple­na­ria de la cor­po­ra­ción.

¿Ser­vi­rá?

Luz Al­ci­ra Gra­na­da, con­sul­to

ra pa­ra asun­tos de ni­ñez e in­fan­cia, se­ña­la que res­pal­da el pro­yec­to, pues “bus­ca pro­veer he­rra­mien­tas a las ma­dres, pa­dres y cui­da­do­res pa­ra educar a sus hi­jos e hi­jas des­de el res­pe­to, el re­co­no­ci­mien­to de su dig­ni­dad co­mo per­so­nas y el amor”.

Con ella es­tá de acuer­do Mar­ga­ri­ta Ma­ría Chaus­tre, más­ter en mi­gra­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia e in­ves­ti­ga­do­ra en in­fan­cia, quien des­ta­ca que es un pro­ce­so ne­ce­sa­rio que debe abrir la puer­ta a “nue­va con­ver­sa­ción y re­la­ción en­tre el mun­do adul­to y el de los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes”, ya que la vio­len­cia fí­si­ca y si­co­ló­gi­ca se ha nor­ma­li­za­do en la so­cie­dad.

En es­te pun­to, el au­tor del pro­yec­to se­ña­la que, aun­que iló­gi­co, el país de­ba le­gis­lar pa­ra prohi­bir con­duc­tas co­mo las del cas­ti­go ha­cia la ni­ñez, por el he­cho de que se ha nor­ma­li­za­do.

“Al Es­ta­do le que­da­rá la obli­ga­ción de crear po­lí­ti­cas pú­bli­cas que in­clu­yan sis­te­mas de crian­za ba­sa­dos en el amor y el diá­lo­go, por­que cuan­do se aca­ban los ar­gu­men­tos, lle­gan los gol­pes”, ase­gu­ra Peinado.

Por otra par­te, pa­ra di­men­sio­nar los efec­tos de es­ta ley, el con­gre­sis­ta re­cuer­da que an­te­rior­men­te en el país es­ta­ba per­mi­ti­do que los edu­ca­do­res gol­pea­ran a los es­tu­dian­tes, pe­ro “es­te asun­to de la vio­len­cia con­tra los ni­ños es tan com­pli­ca­do que en el Có­di­go de In­fan­cia se tu­vo que de­jar cla­ra una prohi­bi­ción en torno a que a los pro­fe­so­res se les prohi­be pe­gar­les a los es­tu­dian­tes”.

Fren­te a la ta­rea que se es­tá lle­van­do en el Con­gre­so, tras la apro­ba­ción en la Cá­ma­ra, la di­rec­to­ra del Icbf, Li­na Ar­be­láez, ase­gu­ró que “da­mos un pa­so más por la pro­tec­ción de la ni

ñez y la ado­les­cen­cia, que son pie­dra an­gu­lar del desa­rro­llo”.

Pa­ra Xi­me­na No­ra­to, di­rec­to­ra de la Agen­cia Pan­di –de­di­ca­da a la pro­tec­ción de la ni­ñez–, el “men­sa­je más im­por­tan­te con es­te pro­yec­to es re­cor­dar que no es­tá bien pe­gar­les a las per­so­nas y en­ten­der que los ni­ños son se­res hu­ma­nos con de­re­chos pre­va­len­tes so­bre los de­más, por­que la crian­za con la vio­len­cia so­lo pue­de desa­rro­llar más vio­len­cia”. Asi­mis­mo, Ji­me­na Sa­la­zar, do­cen­te del pro­gra­ma de Si­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad CES, se­ña­la que aun­que es un re­to vi­gi­lar el cum­pli­mien­to de la que se­ría es­ta nue­va ley, “es im­por­tan­te que los adul­tos en­ten­da­mos que eso no es­tá bien y vul­ne­ra los de­re­chos de la ni­ñez”.

Bus­can­do bie­nes­tar

Bi­bia­na Ma­galy Me­jía, sicóloga, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad del Quin­dío y Phd en Cul­tu­ra y edu­ca­ción en Amé­ri­ca La­ti­na, des­ta­ca que es­ta ley debe apro­bar­se, ya que la Con­ven­ción so­bre los de­re­chos de los ni­ños obli­ga a los es­ta­dos a eli­mi­nar to­do ti­po de vio­len­cia ejer­ci­da con­tra los me­no­res de edad y Co­lom­bia aún no lo ha he­cho.

“Sa­be­mos que tan­to en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo el Ca­ri­be los ni­ños si­guen ex­pe­ri­men­tan­do cas­ti­gos fí­si­cos co­mo mé­to­do de crian­za”, agre­ga Me­jía, quien des­ta­ca que es­ta si­tua­ción “es tris­te que Co­lom­bia” es­té re­za­ga­da co­mo na­ción en ese sen­ti­do, pues son 60 paí­ses los que, ex­plí­ci­ta­men­te, han prohi­bi­do en su le­gis­la­ción es­te ti­po de con­duc­tas.

En la re­gión, Ve­ne­zue­la lo hi­zo en 2007; Ar­gen­ti­na, Bo­li­via y Bra­sil, en 2014, mien­tras que Pe­rú hi­zo lo pro­pio en 2015. Y que Co­lom­bia lo ha­ga de­pen­de de su Con­gre­so

 ?? FOTOILUSTR­ACIÓN ?? Co­lom­bia bus­ca le­gis­lar so­bre la prohi­bi­ción ex­plí­ci­ta al mal­tra­to in­fan­til, a tra­vés del cas­ti­go fí­si­co, por me­dio de un pro­yec­to de ley. Ya lo hi­cie­ron ve­ci­nos co­mo Ve­ne­zue­la y Bra­sil. Se quie­re una re­duc­ción en los ín­di­ces de vio­len­cia.
FOTOILUSTR­ACIÓN Co­lom­bia bus­ca le­gis­lar so­bre la prohi­bi­ción ex­plí­ci­ta al mal­tra­to in­fan­til, a tra­vés del cas­ti­go fí­si­co, por me­dio de un pro­yec­to de ley. Ya lo hi­cie­ron ve­ci­nos co­mo Ve­ne­zue­la y Bra­sil. Se quie­re una re­duc­ción en los ín­di­ces de vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia