EL SE­NA­DOR QUE CON­FIE­SA SER EL EJE­CU­TOR DE UN CRI­MEN ATROZ. ¿CUÁL SE­RÁ EL RA­SE­RO ÉTI­CO?

El Colombiano - - Opinión -

Ju­lián Ga­llo o alias “Car­los Antonio Lo­sa­da”, se­na­dor de­sig­na­do por las Farc en vir­tud de los cu­pos que sin ne­ce­si­dad de vo­ta­ción po­pu­lar fue­ron de­fi­ni­dos por los acuer­dos en­tre la en­ton­ces gue­rri­lla y el go­bierno de Juan Ma­nuel Santos, miem­bro de una de las co­mi­sio­nes más im­por­tan­tes del Se­na­do, la Pri­me­ra (asun­tos cons­ti­tu­cio­na­les, de­re­chos y de­be­res, es­truc­tu­ra de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, en­tre otros) dio un pa­so más ayer al revelar que fue él quien eje­cu­tó la or­den im­par­ti­da por alias “Ti­ro­fi­jo” y “Mono

Jo­joy” pa­ra ase­si­nar al lí­der con­ser­va­dor Álvaro Gó­mez Hur­ta­do, en Bo­go­tá, el 2 de no­viem­bre de 1995.

En la teo­ría pe­nal es­tán bien de­fi­ni­das las ca­te­go­rías de la au­to­ría de un cri­men, des­de quien da la or­den, quien or­ga­ni­za la es­truc­tu­ra cri­mi­nal, has­ta quien dis­pa­ra so­bre la víc­ti­ma. Pa­ra to­dos los efec­tos, el hoy se­na­dor es, se­gún con­fe­sión pro­pia que re­que­ri­rá las for­ma­li­da­des res­pec­ti­vas pa­ra plas­mar­se en una sen­ten­cia pe­nal en fir­me, au­tor de un mag­ni­ci­dio que rom­pió el al­ma de mi­llo­nes de co­lom­bia­nos ha­ce 25 años.

Es­te país se ha in­dig­na­do con par­la­men­ta­rios que han co­me­ti­do de­li­tos de di­ver­sa na­tu­ra­le­za, o han si­do con­de­na­dos dis­ci­pli­na­ria o pe­nal­men­te por dis­tin­tas vio­la­cio­nes a la ley. No se co­no­ce, no obs­tan­te, uno que con­fie­se ser res­pon­sa­ble de un ho­mi­ci­dio de tal gra­ve­dad (y no so­lo fue el del doc­tor Gó­mez Hur­ta­do, sino su asis­ten­te, Jo­sé Huer­tas Has­ta­mo­rir). ¿La con­de­na éti­ca ten­drá el mis­mo ra­se­ro, o ha­brá una “éti­ca di­fe­ren­cial” pa­ra in­ten­tar ha­cer acep­tar lo inacep­ta­ble?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.