El Colombiano

TUITERO. 65.300 SE­GUI­DO­RES

- MAU­RI­CIO JA­RA­MI­LLO MA­RÍN,

“La guía es afor­tu­na­da por­que es­tá­ba­mos atra­sa­dos co­mo país en tra­tar es­te te­ma con in­te­rés y se­rie­dad. Sin em­bar­go, se que­da muy cor­ta y lle­ga tar­de. Tie­ne una mi­ra­da su­per­li­mi­ta­da de lo que pue­de ha­cer un in­fluen­cia­dor, pues es­te no so­lo pro­mo­cio­na pro­duc­tos y ser­vi­cios a cam­bio de di­ne­ro: tam­bién pue­de con­vo­car a una mo­vi­li­za­ción so­cial, apo­yar un pro­yec­to de ley, in­vi­tar a par­ti­ci­par en un con­cur­so o una cam­pa­ña hu­ma­ni­ta­ria. Pre­vien­do ma­las prác­ti­cas, ¿es más pe­li­gro­so que un ‘ins­ta­gra­mer’ pro­mue­va unos za­pa­tos o que un tuitero par­ti­ci­pe en una cam­pa­ña su­cia o de ma­to­neo con­tra un po­lí­ti­co? Lo se­gun­do lo in­gno­ra com­ple­ta­men­te la guía de la SIC. Por mi par­te, sue­lo in­for­mar so­bre even­tos de tec­no­lo­gía des­de mis re­des y des­de las del me­dio Im­pac­to TIC, ¿ahí tam­bién se debe de­cir que es pu­bli­ci­dad? Por ello, la guía es un pri­mer pa­so, pe­ro más que uti­li­zar el hash­tag #pu­bli­ci­dad, lo que se debe pro­mo­ver es la trans­pa­ren­cia y el res­pe­to a los usua­rios por par­te de los in­fluen­cia­do­res y quie­nes los con­tra­tan”.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia