El Colombiano

EL FACILISMO

- Por JUAN GÓ­MEZ MAR­TÍ­NEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co Crime · Raúl Reyes · Colombia · Álvaro Gómez Hurtado · Jacobo Arenas

De­fi­ni­ti­va­men­te el facilismo sir­ve pa­ra co­bi­jar­se cuan­do las di­fi­cul­ta­des pa­re­cen do­mi­nar las co­sas. El ca­so del ase­si­na­to de Álvaro Gó­mez Hur­ta­do, que se ha tra­ta­do de ol­vi­dar cuan­do se pre­ten­día no de­cla­rar­lo cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad y di­la­tar las co­sas has­ta lle­gar a la pres­crip­ción, co­mo tan­tas ve­ces ha ocu­rri­do con nues­tra jus­ti­cia, es uno de los ejem­plos que de­ben con­mo­ver al país. De he­cho, eso ha ocu­rri­do.

Aho­ra, que se ade­lan­tan las in­ves­ti­ga­cio­nes con se­rie­dad, apa­re­ce Pie­dad Cór­do­ba, apo­ya­da por las Farc, di­cien­do que el cri­men fue co­me­ti­do por esa or­ga­ni­za­ción pro­te­gi­da ba­jo la im­pu­ni­dad que fun­cio­na muy bien en la JEP. La mis­ma Pie­dad Cór­do­ba, que fi­gu­ra en ca­si to­das las pá­gi­nas ob­te­ni­das en los compu­tado­res de Raúl Re­yes, que no se con­si­de­ran co­mo pie­za cla­ve en las in­ves­ti­ga­cio­nes por unas su­pues­tas y no com­pro­ba­das ma­ni­pu­la­cio­nes, ha des­cu­bier­to el facilismo pa­ra en­dil­gar­le el ho­rren­do cri­men del lí­der Gó­mez Hur­ta­do a esa or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, que no pa­ga cár­cel por sus de­li­tos de acuer­do con lo fir­ma­do por Juan­pa –co­mo le gus­ta que le di­ga­mos–.

El cri­men de Gó­mez Hur­ta­do se lo atri­bui­rán a lí­de­res gue­rri­lle­ros co­mo: Ma­nuel Ma

ru­lan­da, muer­to, Raúl Re­yes,

muer­to, Ja­co­bo Are­nas, muer­to, el mono Jo­joy, muer­to, Iván

Ríos, muer­to, y otros que no po­drán res­pon­der des­de sus tum­bas. La JEP, por su­pues­to, no in­ves­ti­ga­rá más por­que la lí­der de iz­quier­da les ofre­ce to­da la con­fian­za y, quie­nes ten­drían que res­pon­der, no lo po­drán ha­cer por au­sen­cia de­fi­ni­ti­va. Ca­so ce­rra­do.

La JEP fue crea­da por unas con­ver­sa­cio­nes de en­tre­ga de la pa­tria a las Farc. Fue crea­da co­mo el pa­ya­so del cir­co, pa­ra que se rían de él y pa­ra él reír­se de to­do el mun­do. El Con­gre­so aga­chó la ca­be­za y apro­bó ese en­gen­dro de ma­ne­ra irre­gu­lar, con otro in­ven­to fu­nes­to co­mo fue el Fast Track. La jus­ti­cia or­di­na­ria, la jus­ti­cia cons­ti­tu­cio­nal, aga­chó la ca­be­za y acep­tó el en­gen­dro que aca­ba con la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de Co­lom­bia. Aho­ra se apro­ve­cha esa jus­ti­cia irre­gu­lar pa­ra de­jar sin san­ción y sin in­ves­ti­gar ese ho­rren­do cri­men. Men­tes per­ver­sas, men­tes tor­ci­das, men­tes an­ti­pa­tria las que in­ven­tan ta­les pro­ce­di­mien­tos.

Es ho­ra de reac­cio­nar, es ho­ra de ha­cer res­pe­tar la vo­lun­tad de un pue­blo que vo­tó en con­tra del en­gen­dro de los acuer­dos de paz. Es ho­ra de pen­sar en la pa­tria y re­cu­pe­rar sus ins­ti­tu­cio­nes

Aho­ra se apro­ve­cha esa jus­ti­cia irre­gu­lar pa­ra de­jar sin san­ción y sin in­ves­ti­gar ese ho­rren­do cri­men. Men­tes per­ver­sas, men­tes tor­ci­das, men­tes an­ti­pa­tria las que in­ven­tan ta­les pro­ce­di­mien­tos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia