El Colombiano

EL “TAPO” MÁS LAR­GO DEL MUN­DO

- Por LI­NA ME­JÍA CO­RREA li­na.me­jia@cor­be­ta.com.co Como

Cuan­do ju­gá­ba­mos es­con­di­di­jos, la pa­la­bra “tapo” era una pa­la­bra má­gi­ca, una es­pe­cie de con­ju­ro, que equi­va­lía a un mo­men­to de pa­re, a una tre­gua, a una li­cen­cia pa­ra aban­do­nar el jue­go mo­men­tá­nea­men­te mien­tras se cum­plía con al­gún de­ber o se sa­tis­fa­cía al­gu­na ne­ce­si­dad.

Aho­ra an­da­mos en un “tapo” in­fi­ni­to. Hoy en día quien cuen­ta 1, 2, 3, 4… no tie­ne a quién bus­car. To­dos es­tu­vi­mos un tiem­po lar­go es­con­di­dos por obli­ga­ción, y aho­ra que sa­li­mos del tapo al­gu­nos nos que­da­mos es­con­di­dos, no co­rri­mos al si­tio don­de ha­bía que li­be­rar­se.

¿Se­rá que la li­ber­tad la en­con­tra­mos en un mun­do más re­co­gi­do? ¿Se­rá que la pro­tec­ción del es­con­di­te (la ca­sa) nos da se­gu­ri­dad? ¿Se­rá que ha­brá cam­bios en el pen­sa­mien­to y en los com­por­ta­mien­tos des­pués de es­to? ¿Se­rá que el jue­go cam­bió y no que­re­mos que nos suel­ten? ¿Se­rá que no que­re­mos li­be­rar­nos? ¿Se­rá que otros ya se li­be­ra­ron y no nos di­mos cuen­ta?

Al co­mien­zo to­dos nos te­nía­mos que es­con­der y los go­bier­nos con­ta­ban has­ta 100, 120 o 150 días. Co­mo se hi­zo tan lar­go el con­teo, igual que pa­sa en el jue­go, la mi­tad se abu­rrió y se sa­lió del es­con­di­te an­tes de tiem­po, mien­tras que otros nos que­da­mos es­con­di­dos aun cuan­do di­je­ron la frase má­gi­ca: “un, dos, tres por mí y por to­da la ba­rra”, y no co­rri­mos a li­be­rar­nos.

No ne­ce­sa­ria­men­te a los que me­jor se es­con­den es a los que me­jor les va. Al­gu­nas ve­ces se es­con­den tan bien que el que bus­ca se abu­rre y los de­ja es­con­di­dos por­que él ya dio por ter­mi­na­do el jue­go, y los de la cue­va no su­pie­ron que ya po­dían sa­lir. Otras ve­ces, al mal es­con­di­do lo des­cu­bren muy fá­cil­men­te y “va que­dan­do”. Sin em­bar­go, hay otros, rá­pi­dos y es­tra­té­gi­cos, que se es­con­den en un lu­gar se­gu­ro, pe­ro cer­ca al si­tio don­de hay que li­be­rar­se. Se ale­jan de los que “van que­dan­do” pues los pue­den de­la­tar o con­ta­giar en su es­con­di­te, y lo­gran en­con­trar el mo­men­to ade­cua­do pa­ra co­rrer y li­be­rar­se. O sea, hay tres ma­ne­ras de ju­gar el jue­go.

Pa­sa al­go si­mi­lar en tiem­pos de pan­de­mia: no siem­pre al que más se cui­da le va me­jor por­que se pue­de que­dar es­pe­ran­do en su es­con­di­te y ya na­die sa­le a bus­car­lo; a otros, los más tran­qui­los, que son los mal es­con­di­dos, los des­cu­bren rá­pi­do y “van que­dan­do”, con­ta­gia­dos; y en la mi­tad es­tán aque­llos que, aun­que bien pro­te­gi­dos, van sa­lien­do de su es­con­di­te con pru­den­cia a li­be­rar­se.

Tam­bién du­ran­te es­ta pan­de­mia uni­ver­sal nos es­con­de­mos dis­tin­to o ju­ga­mos el jue­go con es­tra­te­gias di­fe­ren­tes. Por es­to, creo que al­gu­nos sal­drán rein­ven­ta­dos, otros apo­rrea­dos y, pa­ra otros, den­tro de un po­co tiem­po, no se­rá te­ma de re­fle­xión, pues pa­ra ellos po­co cam­bió.

Si des­pués de es­te mo­men­to al me­nos la ter­ce­ra par­te de los se­res hu­ma­nos cam­biá­ra­mos e hi­cié­ra­mos de nues­tro cre­do un com­pro­mi­so por el res­pe­to y la com­pa­sión ha­cia los de­más, ha­bre­mos ga­na­do la ba­ta­lla, aún sin te­ner la va­cu­na. Se­rá es­ta una va­cu­na mu­cho más po­ten­te que se ne­ce­si­ta pa­ra que es­te mun­do sea un lu­gar don­de la vi­da val­ga la pe­na vi­vir­la pa­ra to­dos, y en don­de to­dos ten­ga­mos la mis­ma po­si­bi­li­dad de vi­vir­la de la ma­ne­ra que es­co­ja­mos.

Oja­lá el sue­ño de un me­jor ma­ña­na ven­ga des­pués del “tapo” más lar­go del mun­do.

“1-2-3 ¡por mí!”, “1-2-3 ¡por mí y por to­dos mis ami­gos!”

Res­pe­to y com­pa­sión ha­cia los de­más: se­rá es­ta una va­cu­na más po­ten­te pa­ra que es­te mun­do sea un lu­gar don­de val­ga la pe­na vi­vir.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia