El efec­ti­vo si­gue sien­do el fa­vo­ri­to

En Con­cep­ción, An­tio­quia, el vi­rus fre­nó la in­ten­ción de con­ver­tir­se en un lu­gar sin di­ne­ro fí­si­co.

El Colombiano - - Portada - Por JOHAN CHIQUIZA NONSOQUE

Mu­ni­ci­pios co­mo Con­cep­ción, An­tio­quia, han pro­ba­do en­tor­nos sin di­ne­ro fí­si­co. Sin em­bar­go, ex­per­tos afir­man que fal­ta ca­mino pa­ra abo­lir los bi­lle­tes. Le con­ta­mos có­mo se im­pul­sa es­to en el país.

El di­ne­ro en efec­ti­vo aún pe­sa en Co­lom­bia. De he­cho, un in­for­me pre­sen­ta­do por la em­pre­sa de pa­gos Min­sait re­ve­ló que, pa­ra el cierre del año pa­sa­do, el país era el úni­co en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en el que es­ta ma­ne­ra de pa­gar se­guía sien­do la más im­por­tan­te. En efec­to, se­gún sus cálcu­los, el 48,4 % de los des­em­bol­sos se hi­cie­ron usan­do bi­lle­tes y mo­ne­das.

Sin em­bar­go, han exis­ti­do es­fuer­zos pa­ra de­jar a un la­do el uso de di­ne­ro fí­si­co. El pri­me­ro de ellos ha­ce re­fe­ren­cia a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra, pues­to que mu­chas ve­ces el uso de la pla­ta tra­di­cio­nal se da por­que es el úni­co ca­mino.

En ese sen­ti­do, el más re­cien­te in­for­me de Ban­ca de Opor­tu­ni­da­des de­jó en evi­den­cia que en Co­lom­bia ya ha­bía 31 mi­llo­nes de adul­tos con al me­nos un pro­duc­to ban­ca­rio, a cierre de ju­nio (ver Pa­rén­te­sis).

Adi­cio­nal a es­to, se han plan­tea­do es­ce­na­rios en los que la me­ta fue crear en­tor­nos sin efec­ti­vo. El mu­ni­ci­pio pio­ne­ro en ello, de la mano de Da­vi­vien­da, fue Con­cep­ción, An­tio­quia. No obs­tan­te, hoy en día es­te pro­ce­so se es­tá mar­chi­tan­do, en­tre otras ra­zo­nes, por la pan­de­mia.

Ba­lan­ce ac­tual

Se­gún ex­pli­có el al­cal­de del mu­ni­ci­pio, Gus­ta­vo Ló­pez, quien tam­bién era man­da­ta­rio aquel 9 de ju­lio de 2015, fe­cha pa­ra la que se ins­tau­ró la me­di­da en Con­cep­ción, es­ta tra­jo va­rios be­ne­fi­cios, en­tre los que des­ta­có la lle­ga­da de un ca­je­ro y la sen­si­bi­li­za­ción y ca­pa­ci­ta­ción a la po­bla­ción pa­ra el uso de he­rra­mien­tas co­mo Da­vi­pla­ta, gra­cias a los 120 es­ta­ble­ci­mien­tos que se mon­ta­ron en es­te pro­yec­to.

No obs­tan­te, co­mo ya se men­cio­nó, los es­fuer­zos no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que es­to se man­tu­vie­se, ra­zón por la que es­te año se ha­bía di­se­ña­do un plan en el cual se iba

a im­pul­sar nue­va­men­te es­ta ini­cia­ti­va, que se­gún Ló­pez, tam­bién brin­dó re­co­no­ci­mien­to a Con­cep­ción. Pe­ro, la pan­de­mia im­po­si­bi­li­tó que se die­ra un pro­ce­so co­mo es­te, que ne­ce­si­ta­ba de con­tac­to fí­si­co pa­ra la ca­pa­ci­ta­ción e ins­ta­la­ción de los di­ver­sos me­ca­nis­mos de pa­go en los ne­go­cios.

El otro mu­ni­ci­pio en el que di­cha en­ti­dad op­tó por im­pul­sar un am­bien­te ale­ja­do del efec­ti­vo fue en Usia­cu

rí, Atlán­ti­co, en el que Da­vi­vien­da se valió de he­rra­mien­tas co­mo Da­vi­pla­ta pa­ra con­se­guir que 80 % de los ne­go­cios ins­ta­la­dos en la zo­na co­mer­cial del mu­ni­ci­pio es­tu­vie­ran en ca­pa­ci­dad de re­ci­bir pa­gos por otros me­dios más allá del fí­si­co.

Por otra par­te, en el ca­so de Ban­co­lom­bia, las es­tra­te­gias se han im­ple­men­ta­dos en nú­cleos co­mo co­le­gios, cen­tros co­mer­cia­les o pla­zo­le­tas de co­mi­da. Así lo in­for­mó la en­ti­dad, que a su vez ex­pli­có que “es­tas es­tra­te­gias nos han traí­do mu­chos apren­di­za­jes y re­tos, co­mo, por ejem­plo, la ne­ce­si­dad de lle­gar a más clien­tes con di­fe­ren­tes me­dios de pa­go di­gi­ta­les, crear eco­sis­te­mas no so­lo des­de el clien­te sino tam­bién ga­ran­ti­zar que los co­mer­cios los acep­ten, edu­ca­ción en el uso de los mis­mos tan­to des­de los clien­tes co­mo des­de los co­mer­cios, y la crea­ción de in­cen­ti­vos pa­ra su uso”.

Ade­más, pa­ra la im­ple­men­ta­ción de di­ne­ro vir­tual el vi­rus se con­fi­gu­ra co­mo un

alia­do, se­gún lo ex­pre­sa­do por Ban­co­lom­bia, ya que “si bien no te­ne­mos un ejer­ci­cio en cur­so, se ha lo­gra­do gra­cias a la co­yun­tu­ra por Covid-19 ge­ne­rar ca­da vez más lu­ga­res li­bres de efec­ti­vo, que pre­fie­ran y prio­ri­cen el uso de los me­dios de pa­go di­gi­ta­les so­bre el efec­ti­vo”.

Re­tos y fun­cio­na­li­da­des

De acuer­do con el di­rec­tor de Ban­ca de las Opor­tu­ni­da­des,

Freddy Cas­tro, aún hay un obs­tácu­lo psi­co­ló­gi­co, por el cual el efec­ti­vo se­gui­rá un buen tiem­po sien­do pro­ta­go­nis­ta. El ar­gu­men­to fue sen­ci­llo: “La per­so­na pre­fie­re sen­tir el bi­lle­te”. Ade­más, in­di­có que cuan­do la di­gi­ta­li­za­ción es ba­ja es­ta pre­fe­ren­cia au­men­ta.

Cas­tro tam­bién ma­ni­fes­tó que abo­lir com­ple­ta­men­te el efec­ti­vo no es bue­na idea, pues­to que “al­gu­nos paí­ses se han da­do cuen­ta de que la eli­mi­na­ción del efec­ti­vo tie­ne sus cos­tos”, en­tre los que se en­cuen­tra la fal­ta de un pro­duc­to pa­ra ha­cer transac­cio­nes.

De ca­ra al fu­tu­ro, la lla­ma­da que ha­ce Fe­li­pe No­val, di­rec­tor de trans­for­ma­ción di­gi­tal e in­clu­sión fi­nan­cie­ra en Aso­ban­ca­ria, es a que la gen­te no se que­de sim­ple­men­te con su tar­je­ta de cré­di­to o su che­que­ra, sino que co­noz­can los de­más es­fuer­zos que se es­tán ha­cien­do des­de la ban­ca en tér­mi­nos di­gi­ta­les, en lo que se han in­ver­ti­do unos 4.000 mi­llo­nes de pe­sos, los cua­les han per­mi­ti­do la ban­ca­ri­za­ción de 1,9 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos.

El ex­per­to re­cuer­da que por me­dio de los pa­gos di­gi­ta­les se pue­de dar una ma­yor tra­za­bi­li­dad al di­ne­ro, con lo que se pue­den evi­tar, o por lo me­nos dis­mi­nuir, pro­ble­mas que afli­gen al país en ge­ne­ral, co­mo la co­rrup­ción

MORPHART

Ilustració­n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.