Por­me­no­res de la gue­rra con­tra re­li­gio­sos li­be­ra­les

Un re­por­te de in­te­gran­tes de la Me­sa Ecu­mé­ni­ca por la Paz re­la­ta có­mo y quié­nes del sec­tor pro­gre­sis­ta de la Igle­sia ca­tó­li­ca fue­ron ase­si­na­dos o de­sa­pa­re­ci­dos por cuen­ta del con­flic­to ar­ma­do y del ses­go an­ti­co­mu­nis­ta.

El Espectador - - Portada - DIA­NA DURÁN NÚ­ÑEZ ddu­[email protected]­pec­ta­dor.com @di­ca­du­ran

La Me­sa Ecu­mé­ni­ca por la Paz le en­tre­gó a la Co­mi­sión de la Ver­dad un in­for­me que re­la­ta con de­ta­lles có­mo y quié­nes del sec­tor pro­gre­sis­ta de la Igle­sia ca­tó­li­ca fue­ron ase­si­na­dos, de­sa­pa­re­ci­dos o es­tán en el exi­lio por cuen­ta del con­flic­to in­terno del país y el cli­ma an­ti­co­mu­nis­ta que reinó du­ran­te años.

Ser par­te del ala “li­be­ral” de la Igle­sia ca­tó­li­ca, que pro­fe­sa­ba su fe des­de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción, con­for­mó el gru­po Gol­con­da y fue per­ci­bi­da co­mo “co­mu­nis­ta”, les cos­tó la vi­da a de­ce­nas dehom­bres y mu­je­res. Así lo se­ña­la un in­for­me en­tre­ga­do por la­Me­sa Ecu­mé­ni­ca por laPaz a la Co­mi­sión para elEs­cla­re­ci­mien­to de la Ver­dad, en el que pi­den al or­ga­nis­mo que ten­ga en cuen­ta a quie­nes fue­ron ase­si­na­dos, de­sa­pa­re­ci­dos o par­tie­ron al exi­lio por per­te­ne­cer a la Igle­sia de los Po­bres (IP).

“Los sec­to­res más re­tar­da­ta­rios de la Igle­sia ca­ta­lo­ga­ban a la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción y a la pas­to­ral que acom­pa­ña­ba es­ta teo­lo­gía co­mo he­te­ro­do­xa, im­pu­ra, una teo­lo­gía ma­ni­pu­la­da e ins­tru­men­ta­da por las iz­quier­das. Es­pe­cial­men­te, el ca­ba­lli­to de ba­ta­lla era que la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción ha­cía (uso) del mar­xis­mo para ha­cer aná­li­sis so­cia­les, y co­mo el mar­xis­mo era ateo, en­ton­ces la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción acu­día a un re­cur­so es­pu­rio, no le­gí­ti­mo, de una he­rra­mien­ta que no se po­día usar en la Igle­sia por­que pro­ve­nía de sec­to­res ateos”, se lee en el in­for­me.

Sa­ta­ni­zar a re­li­gio­sos li­be­ra­les no ocu­rrió so­lo en Co­lom­bia. Un ejem­plo es mon­se­ñor Ós­car Ro­me­ro en El Salvador, quien de­nun­ció des­de el púl­pi­to los abu­sos de las fuer­zas mi­li­ta­res y, para 1979, ya era per­so­na non gra­ta en el Va­ti­cano. En ma­yo de 1979 via­jó has­ta Roma y le to­có “men­di­gar” una au­dien­cia con el pa­pa Juan Pa­blo II. “Les su­pli­co, les rue­go, les or­deno en nom­bre de Dios: ¡ce­se la re­pre­sión!”, di­jo an­tes de ser ase­si­na­do el 24 de mar­zo de 1980.

En Gua­te­ma­la fue si­mi­lar. En el in­for­me que la Co­mi­sión para el Es­cla­re­ci­mien­to His­tó­ri­co lan­zó en 1999 se lee que “aun­que el nú­me­ro de eje­cu­cio­nes ar­bi­tra­rias de sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos fue me­nor en com­pa­ra­ción al de ca­te­quis­tas, el efec­to so­bre los fe­li­gre­ses se mul­ti­pli­có por la re­le­van­te po­si­ción del sa­cer­do­te en la vi­da de la co­mu­ni­dad. Los sa­cer­do­tes se in­vo­lu­cra­ban no so­lo en la es­fe­ra de lo re­li­gio­so, sino que tra­ta­ban de ali­viar ma­te­rial­men­te la po­bre­za y el su­fri­mien­to de la po­bla­ción, a la vez que alen­ta­ban a las per­so­nas a lu­char por sus de­re­chos”.

Na­da le­jos de lo que con­clu­yó en Co­lom­bia la Me­sa Ecu­mé­ni­ca por la Paz: “(Los) he­chos vic­ti­mi­zan­tes de fi­gu­ras cla­ves de la IP ge­ne­ra­ron que las for­mas or­ga­ni­za­ti­vas de las co­mu­ni­da­des ads­cri­tas a es­te pro­yec­to de Igle­sia tam­bién fue­ra vic­ti­mi­za­do (...) Se trun­có el pro­yec­to de Igle­sia de los po­bres en di­ver­sos pro­ce­sos or­ga­ni­za­ti­vos y se afec­ta­ron los pro­ce­sos de or­ga­ni­za­ción de cam­pe­si­nos, sec­to­res po­pu­la­res, co­mu­ni­da­des cris­tia­nas y CEBS (co­mu­ni­da­des ecle­sia­les de ba­se) en los te­rri­to­rios”.

Ómar Fer­nán­dez Obre­gón es uno de los ocho in­ves­ti­ga­do­res de la Me­sa Ecu­mé­ni­ca por la Paz que ela­bo­ra­ron es­te in­for­me. “Las fuer­zas de se­gu­ri­dad vie­ron en la Igle­sia de los Po­bres el lla­ma­do enemi­go in­terno. Eso lle­vó a que se desa­rro­lla­ran por más de tres dé­ca­das, ase­si­na­tos y ma­sa­cres”, le di­jo a El Es­pec­ta­dor. Fer­nán­dez ex­pli­ca que, co­mo esas per­so­nas eran re­co­no­ci­das en los te­rri­to­rios y ha­cían par­te de un mo­vi­mien­to pro­gre­sis­ta, mo­ti­va­das “a com­pro­me­ter­se con los sec­to­res po­bres de la sociedad”, los crí­me­nes “es­ta­ban orien­ta­dos a neu­tra­li­zar su tra­ba­jo pas­to­ral y so­cial”.

El lis­ta­do de víc­ti­mas del in­for­mein­clu­ye 48 nom­bres. Allí fi­gu­ra mon­se­ñor Ge­rar­doVa­len­cia Cano, quien “re­gre­só del Con­ci­lio Va­ti­cano II con­ven­ci­do de que el evan­ge­lio real­men­te vi­vi­do re­que­ría de un ma­yor com­pro­mi­so del cle­ro”. Co­mo obis­po deBue­na­ven­tu­ra tra­ba­jó con co­mu­ni­da­des ne­gras y fue “pre­sio­na­do, ca­lum­nia­do, es­tig­ma­ti­za­do (y) ame­na­za­do de sa­car­lo de su dió­ce­sis por obis­pos, miem­bros del cle­ro de su mis­ma co­mu­ni­da­dre­li­gio­sa, por el Es­ta­do y la ‘al­ta al­cur­nia so­cial’”. Lo per­si­guie­ron has­ta enero de 1972, cuan­do la avio­ne­ta de Sa­te­na en que via­ja­ba se ca­yó.

A Va­len­cia Cano lo lla­ma­ban el “obis­po ro­jo”. Fer­nán­dez Obre­gón ex­pli­ca que la per­se­cu­ción a los mo­vi­mien­tos más li­be­ra­les de la Igle­sia ca­tó­li­ca fue “una po­lí­ti­ca agen­cia­da des­de Es­ta­dos Uni­dos, que in­di­ca­ba que las igle­sias pro­gre­sis­tas de­bían ser con­tra­rres­ta­das”. Gol­con­da —gru­po del que ha­cía par­te mon­se­ño­rVa­len­cia— era, en pa­la­bras del his­to­ria­dor Ál­va­ro Ace­ve­do Ta­ra­zo­na, un in­ten­to de la Igle­sia ca­tó­li­ca de po­ner­se a tono con los cam­bios so­cia­les y po­lí­ti­cos. Los sa­cer­do­tes de esa or­ga­ni­za­ción fue­ron lla­ma­dos “cu­ras re­bel­des”. Si al­guien se opu­so a ellos fue Al­fon­so Ló­pez Trujillo.

De­cano de los car­de­na­les ca­tó­li­cos enRo­ma, pre­si­den­te de­lPon­ti­fi­cio Con­se­jo para la Fa­mi­lia, can­di­da­to a Pa­pa, el car­de­nal Ló­pez Trujillo tu­vo as­cen­den­cia en la ins­ti­tu­ción ca­tó­li­ca. So­do­ma. Po­der y es­cán­da­lo en el Va­ti­cano, li­bro del fi­ló­so­fo fran­cés Fré­dé­ric Mar­tel, re­co­ge tes­ti­mo­nios que cuen­tan que Ló­pez, ade­más de exi­gir tra­to de rey y ama­sar una for­tu­na, se re­la­cio­na­ba con gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res y se­ña­la­ba a los cu­ras que ha­cían la­bor so­cial en los ba­rrios. Esa ver­sión la con­fir­ma, en el in­for­me en­tre­ga­do a la Co­mi­sión de laVer­dad, un sa­cer­do­te an­tio­que­ño que ase­gu­ró que su exi­lio tu­vo que ver con las “lis­tas de muer­te” del car­de­nal Ló­pez Trujillo.

La lis­ta si­gue. Ser­gio Res­tre­po, je­sui­ta, tra­ba­ja­ba en el Al­to Si­nú y San Jorge. Hi­zo pin­tar un mu­ral en el que “se in­cor­po­ró a la me­mo­ria de las tor­tu­ras, vio­len­cias y muer­te” que su­frió su an­te­ce­sor en la pa­rro­quia de Tie­rral­ta, Ber­nar­do Be­tan­curt, al pa­re­cer a ma­nos mi­li­ta­res. Res­tre­po fue ase­si­na­do en 1989. Ti­be­rio Fer­nán­dez Ma­fla, pá­rro­co de Trujillo (Va­lle), acom­pa­ñó a or­ga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas en una épo­ca en que el car­tel del Nor­te del Va­lle ini­ció la co­no­ci­da ma­sa­cre de Trujillo. En abril de 1990 fue ase­si­na­do jun­to a tres acom­pa­ñan­tes, en­tre ellos su so­bri­na.

Esos son al­gu­nos ca­sos co­no­ci­dos. Hay otros de más ba­jo per­fil, en los que se cuen­ta que, por ejem­plo, que la víc­ti­ma mu­rió mien­tras ade­lan­ta­ba una jor­na­da de va­cu­na­ción. A un sa­cer­do­te se lo lle­va­ron hom­bres ar­ma­dos lue­go de ha­cer bau­ti­zos en un co­rre­gi­mien­to de in­fluen­cia gue­rri­lle­ra y al mes se ha­lló su cuer­po “se­mi­en­te­rra­do” en lo­sMon­tes deMa­ría. Otro más fue des­apa­re­ci­do tras ser so­me­ti­do a tor­tu­ras. 12 años an­tes de su des­apa­ri­ción, sie­te miem­bros de su fa­mi­lia fue­ron ma­sa­cra­dos.

Es­tá tam­bién el ca­so que Tu­ma­co no ol­vi­da: el ase­si­na­to de la her­ma­naYo­lan­da Ce­rón. Se­gún el do­cu­men­to, ini­ció su tra­ba­jo pas­to­ral con los ni­ños de Na­ri­ño y lue­go lle­gó a la Pas­to­ral So­cial de Tu­ma­co, que di­ri­gió en­tre 1994 y 2001. “Acom­pa­ñó a los afro­des­cen­dien­tes de los con­se­jos co­mu­ni­ta­rios de la Acapa, el Al­to Mi­ra, Fron­te­ra, Ro­sa­rio e Im­bil­pi del Carmen”, re­za el re­por­te. Se vol­vió de­nun­cian­te de vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, por la Fuer­za Pú­bli­ca y los pa­ra­mi­li­ta­res. Fue ase­si­na­da el 19 de sep­tiem­bre de 2001.

“Lo que es­pe­ra­mos es que la sociedad pue­da co­no­cer es­ta reali­dad ocul­ta”, agre­ga el in­ves­ti­ga­dor Fer­nán­dez. “Que el Es­ta­do pi­da per­dón a ese sec­tor de la igle­sia. Que se ge­ne­re re­con­ci­lia­ción. Hay que eli­mi­nar cual­quier idea de per­se­cu­ción, tra­ba­jar por una sociedad equi­ta­ti­va y jus­ta. Crear las con­di­cio­nes para el pen­sa­mien­to di­ver­so, en es­te ca­so des­de lo ecle­sial”. Pues, “el pro­ce­so de deses­truc­tu­ra­ción de es­tas ini­cia­ti­vas, a raíz de la per­se­cu­ción de la Igle­sia y los gru­pos ar­ma­dos, ge­ne­ró que mu­chos tra­ba­jos ade­lan­ta­dos se per­die­ran y des­apa­re­cie­ran”.

/ Cris­tian Ga­ra­vi­to - El Es­pec­ta­dor

La Igle­sia ca­tó­li­ca no se sal­vó de su­frir en el con­flic­to. Es­te fue un ata­que en 2014 a una pa­rro­quia en Tie­rra­den­tro, Cau­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.