La revancha de Dá­jo­me

El Espectador - - Portada - THO­MÁS BLAN­CO LINEROS tblan­[email protected]­pec­ta­dor.com @thom­bla­lin

El de­lan­te­ro Cris­tian Dá­jo­me per­dió el rum­bo de su ca­rre­ra tras ga­nar la Co­pa Li­ber­ta­do­res de 2016 con Na­cio­nal. Aho­ra es fi­gu­ra del In­de­pen­dien­te del Va­lle, que ju­ga­rá hoy la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na an­te Co­lón de Ar­gen­ti­na.

Re­co­no­ce que la piz­ca de fa­ma que tu­vo por ga­nar la Co­pa Li­ber­ta­do­res con Na­cio­nal lo hi­zo per­der el rum­bo. Se des­or­de­nó: aho­ra es una de las fi­gu­ras del equi­po re­ve­la­ción del con­ti­nen­te, que hoy irá por el tí­tu­lo de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na an­te Co­lón de San­ta Fe. Tes­ti­mo­nio.

Ha­ce tres años es­ta­ba del otro la­do. En la es­qui­na de Atlé­ti­co Na­cio­nal, en aquel tí­tu­lo de Co­pa Li­ber­ta­do­res 2016. Al fren­te In­de­pen­dien­te del Va­lle, mo­des­to equi­po ecua­to­riano que ha­bía enamo­ra­do al con­ti­nen­te al lle­gar a la fi­nal tras ven­cer na­da me­nos que a dos gran­des co­mo Ri­ver Pla­te y Bo­ca Ju­niors. Un club que se ga­nó to­do el respeto de Cris­tian Dá­jo­me.

Por eso, con sus vai­ve­nes del pa­sa­do, el bo­go­tano de 25 años no lo pen­só dos ve­ces cuan­do lle­gó la ofer­ta de In­de­pen­dien­te del Va­lle. No se equi­vo­có: otra vez es el equi­po re­ve­la­ción de Amé­ri­ca, es­ta vez con él co­mo fi­gu­ra. Hoy dispu­tará la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na an­te Co­lón de Ar­gen­ti­na (3:30 p.m., por Fox), equi­po que tie­ne en su nó­mi­na a los co­lom­bia­nos Wilson Mo­re­lo y Guillermo Ce­lis.

¿Có­mo un equi­po de San­gol­quí, un pe­que­ño su­bur­bio de Qui­to de ape­nas 80.000 ha­bi­tan­tes, con un es­ta­dio con ca­pa­ci­dad para 7.000 al­mas, lo­gra lle­gar a dos fi­na­les con­ti­nen­ta­les en tres años? “Es­tán muy bien mon­ta­dos a ni­vel es­truc­tu­ral y ad­mi­nis­tra­ti­vo, ese es su se­cre­to. Aquí no te fal­ta

na­da, el com­ple­jo de­por­ti­vo es el de un equi­po gran­de”, di­ce Dá­jo­me.

La ciu­dad de­por­ti­va cuen­ta con sie­te can­chas de fút­bol, una de ellas con pas­to ar­ti­fi­cial. Una pis­ci­na cu­bier­ta, un gim­na­sio de úl­ti­ma tec­no­lo­gía y ha­bi­ta­cio­nes para des­can­sar. Y el pun­to ro­jo de la mi­ra es­tá apun­tan­do a los jó­ve­nes. Por ello tie­nen a 120 ni­ños en­tre los 11 y 18 años vi­vien­do y es­tu­dian­do en las ins­ta­la­cio­nes del club. “Que­re­mos te­ner la ba­se de la se­lec­ción de Ecua­dor para las eli­mi­na­to­rias y oja­lá un Mun­dial, aho­ra mis­mo lo so­mos en las ca­te­go­rías me­no­res”, di­ce San­tia­go Mo­ra­les, ge­ren­te de­por­ti­vo del club.

Ecua­dor vie­ne de ser cam­peón del sud­ame­ri­cano sub 20 y de ser tercero en el Mun­dial de Po­lo­nia. De esa ca­ma­da, In­de­pen­dien­te del Va­lle for­mó y lue­go ex­por­tó a Gon­za­lo Pla­ta al Spor­ting de Lis­boa, Moi­sés Ra­mí­rez a la Real Sociedad B, Sti­ven Pla­za alReal Va­lla­do­lid y Jor­da­nRe­za­ba­la a Xo­los de Ti­jua­na.

La ca­be­za y ce­re­bro de la ins­ti­tu­ción es Mi­chel De­ller, un mi­llo­na­rio em­pre­sa­rio de 59 años que es due­ño de la fran­qui­cia de Ken­tucky Fried Chic­ken (KFC) en Ecua­dor, má­xi­mo ac­cio­nis­ta de los cen­tros co­mer­cia­les Quin­cen­tro y San Luis, res­pon­sa­ble de va­rias in­mo­bi­lia­rias y un hom­bre que de­ci­dió sa­lir­se de su zo­na de con­fort ha­ce cua­tro años cuan­do en­tró en el mun­do del fút­bol. Jun­to con unos ami­gos­com­pró el equi­po, que por ese en­ton­ces se lla­ma­ba In­de­pen­dien­te Jo­sé Te­rán y en­fo­ca­ron un pro­yec­to de­por­ti­vo que hoy tie­ne sus ré­di­tos. “Mi­chel es un per­so­na­je. Muy apa­sio­na­do, tie­ne su ca­rác­ter, pe­ro es muy ama­ble con sus ju­ga­do­res. Les apues­ta mu­cho a las di­vi­sio­nes me­no­res. Se va a lu­ga­res re­mo­tos de Ecua­dor a ver a los ju­ga­do­res des­de muy pe­que­ños y los trae para for­mar­los” , ex­pli­ca Cris­tian, quien tie­ne una es­pi­na en su ca­rre­ra: no ha­ber apro­ve­cha­do su opor­tu­ni­dad en Atlé­ti­co Na­cio­nal.

El ata­can­te re­co­no­ce que se ma­reó por la fa­ma, tan efí­me­ra. “Me des­or­de­né, ga­né una Li­ber­ta­do­res muy jo­ven, me de­jé lle­var. No triun­fé por la par­te per­so­nal, por­que las con­di­cio­nes siem­pre es­tu­vie­ron allí”, ad­mi­te. En Amé­ri­ca, a pe­sar de la di­fí­cil co­yun­tu­ra del club, res­pon­dió. La hin­cha­da fue in­jus­ta con él. “Aho­ra me pi­den que vuel­va”.

“¿Por qué allá en Co­lom­bia no y aquí sí. Por la ma­du­rez. Cuan­do un ju­ga­dor tie­ne cla­ro qué es lo que quie­re para su vi­da es cuan­do con­si­gue lo que bus­ca. Eso es lo que hi­ce aquí, he si­do cons­tan­te, dis­ci­pli­na­do”, agre­ga el go­lea­dor del club es­ta tem­po­ra­da con ocho ano­ta­cio­nes.

En Sal­gol­quí no hay mu­cho que ha­cer, có­mo dis­traer­se. Ate­rri­zó en la mi­tad del mun­do con otra men­ta­li­dad: se vol­vió cris­tiano y en­fo­có su vi­da en su es­po­sa y sus hi­jas. “Es un pue­blo gran­de, co­mo un En­vi­ga­do”. Eso sí, no tie­ne no­ti­cias de su fu­tu­ro: Na­cio­nal es el due­ño de su pa­se y es­tá en In­de­pen­dien­te del Va­lle con op­ción de com­pra. “No me han di­cho na­da”.

To­do se lo de­be a Mi­re­ya Ar­bo­le­da, su ma­má. Una­ma­dre ca­be­za de fa­mi­lia que los sa­có ade­lan­te a él y a sus dos her­ma­nos ven­dien­do chon­ta­du­ro por las ca­lles de la lo­ca­li­dad de Bo­sa. Una mu­jer a la que no le tem­bló la mano para me­ter­le co­rrea­zos a Cris­tian, ca­si siem­pre por­que se es­ca­pa­ba por las no­ches a ju­gar fút­bol en las can­chas del par­que. “Me pe­ga­ba du­ro por eso (ri­sas). Hu­bo una épo­ca que em­pe­za­mos a apos­tar la ga­seo­sa con otros equi­pos y así me me­tí en el fút­bol. Mi úl­ti­ma es­pe­ran­za era ju­gar el tor­neo del Olaya de ma­yo­res, con el club Ca­ter­pi­lla Mo­tor. Me­tí tres go­les y ahí em­pe­zó to­do”.

An­sie­dad, vi­sua­li­zar el fu­tu­ro. No es­con­de que se ha ima­gi­na­do el mo­men­to: un gol en la fi­nal. “Se­ría un men­ti­ro­so si no di­je­ra que pien­so bas­tan­te en eso, pe­ro creo que más en es­pe­rar en ha­cer un gol, pien­so en que mi equi­po ga­ne. Si uno dis­fru­ta y ha­ce las co­sas con amor, el res­to lle­ga por sí so­lo”.

El res­to, en­tre lí­neas, el tí­tu­lo de una Co­pa en la que no pu­do con­sa­grar­se de­bi­do a la tra­ge­dia de Cha­pe­co­en­se, pues Na­cio­nal le ce­dió el tí­tu­lo al cua­dro bra­si­le­ño. Aho­ra, sin el des­or­den del pa­sa­do, Cris­tian se ha rein­ven­ta­do: Dá­jo­me 2.0.

To­dos los equi­pos del fút­bol pro­fe­sio­nal de Ecua­dor tie­nen al me­nos un ju­ga­dor for­ma­do en In­de­pen­dien­te Del Va­lle, ba­se de las se­lec­cio­nes in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les de ese país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.