Hay 99 % de im­pu­ni­dad en la violencia con­tra LGBTI en A. La­ti­na

El ex­per­to in­de­pen­dien­te en asun­tos LGBTI de la ONU ha­ce un ba­lan­ce de su par­ti­ci­pa­ción en la VIII con­fe­ren­cia de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de ese asun­to pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be-ILGA-LAC.

El Espectador - - Portada - MARIÁNGELA UR­BI­NA CASTILLA mur­bi­[email protected]­pec­ta­dor.com @ma­rian­ge­lauc

Víc­tor Ma­dri­gal, ex­per­to in­de­pen­dien­te en asun­tos LGBTI de la ONU, ha­bla so­bre la violencia que afec­ta de es­ta po­bla­ción, el di­fí­cil ac­ce­so a la jus­ti­cia y el ca­mino avan­za­do en tér­mi­nos de DD. HH.

Ame­dia­dos de 2016, el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de Na­cio­nes Uni­das (ONU) apro­bó la crea­ción de un car­go que sen­tó un pre­ce­den­te pa­ra to­das las per­so­nas LGBTI en el mun­do: un ex­per­to in­de­pen­dien­te en orien­ta­ción se­xual e iden­ti­dad de gé­ne­ro. Den­tro de la ONU exis­te esa mis­ma po­si­ción pa­ra otros te­mas: afro­des­cen­dien­tes, tor­tu­ra, de­re­chos hu­ma­nos y so­li­da­ri­dad, en­tre otros. La crea­ción de la pla­za pa­ra te­mas LGBTI se dio en me­dio de una re­ñi­da vo­ta­ción en la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU con 86 vo­tos a fa­vor, 77 en con­tra y 16 abs­ten­cio­nes, lo que de­mues­tra que la mi­ra­da ha­cia la dis­cri­mi­na­ción y la de­fen­sa de la di­ver­si­dad si­gue sien­do un te­rreno de dispu­ta en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, la po­si­ción se sos­tu­vo y el cos­ta­rri­cen­se Víc­tor Ma­dri­gal lo ocu­pa des­de 2017. Aho­ra es­tá en Co­lom­bia pa­ra, se­gún di­ce, dar a co­no­cer su man­da­to a las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y es­ta­ble­cer con ellas una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta que per­mi­ta ge­ne­rar trans­for­ma­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas.

¿Cuál es la si­tua­ción de las per­so­nas LGBTI en Amé­ri­ca La­ti­na?

Exis­te una si­tua­ción de gran vul­ne­ra­ción de de­re­chos. Es­ta vul­ne­ra­ción es el re­sul­ta­do tan­to de la orien­ta­ción se­xual co­mo de la iden­ti­dad de gé­ne­ro. Aho­ra bien, la ex­pe­rien­cia de la violencia y la dis­cri­mi­na­ción son el re­sul­ta­do de la unión de mu­chas iden­ti­da­des, de la in­ter­sec­cio­na­li­dad. Es de­cir, no es lo mis­mo ser un hom­bre gay que vi­ve en un en­torno ur­bano, que una mu­jer les­bia­na que vi­ve en un con­tex­to ru­ral. La reali­dad de una per­so­na po­bre con ba­ja es­co­la­ri­dad es dis­tin­ta a la de una per­so­na que tie­ne for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria.

¿Pe­ro es por su orien­ta­ción se­xual o iden­ti­dad de gé­ne­ro que son vul­ne­ra­bles a la violencia?

En ese con­tex­to, am­bos son fac­to­res que ubi­can a las per­so­nas en si­tua­ción de ries­go y que pro­vo­can un am­bien­te di­fi­ci­lí­si­mo que he­mos cons­ta­ta­do des­de los in­for­mes de Na­cio­nes Uni­das, del Al­to Co­mi­sio­na­do, des­de mis in­for­mes al Co­mi­té de De­re­chos Hu­ma­nos y des­de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na. Ha­ce po­co es­tu­vi­mos ce­le­bran­do el día de con­me­mo­ra­ción de la per­so­nas trans. Du­ran­te el úl­ti­mo año mu­rie­ron 311 per­so­nas ex­clu­si­va­men­te por el he­cho de ser trans en Amé­ri­ca La­ti­na.

¿Có­mo atien­de es­to el sis­te­ma ju­di­cial de nues­tros paí­ses?

Hay gra­ves obs­tácu­los de ac­ce­so a la jus­ti­cia. El ac­ce­so es ca­si nu­lo. Los úl­ti­mos es­tu­dios arro­jan me­nos de un 1% de ca­sos con­de­na­dos. Es de­cir, te­ne­mos un 99 % de im­pu­ni­dad en Amé­ri­ca La­ti­na. Y esa es so­la­men­te la pun­ta del ice­berg. Los obs­tácu­los del ac­ce­so a la jus­ti­cia son tan gran­des, que la ma­yo­ría de los ca­sos ni si­quie­ra se de­nun­cian. Son mu­chos los de­li­tos de los que ni si­quie­ra nos en­te­ra­mos.

¿Có­mo ve el ca­so co­lom­biano?

En ge­ne­ral, en Co­lom­bia hay una si­tua­ción muy in­tere­san­te de cla­ros­cu­ro. Hay avan­ces muy gran­des en la ju­ris­pru­den­cia, es­ta­ble­ci­dos a tra­vés del li­ti­gio es­tra­té­gi­co an­te ins­tan­cias co­mo la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Hay ini­cia­ti­vas in­tere­san­tes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca y ex­pe­rien­cias úni­cas a ni­vel mun­dial, co­mo las vo­ces LGBTI en la agen­da de la paz.

¿Y có­mo ha­cer que ese li­ti­gio es­tra­té­gi­co im­pac­te en la vi­da co­ti­dia­na de la gen­te?

El li­ti­gio no pue­de ser lo úni­co. Per­mi­te que se re­co­noz­ca un es­tán­dar, pe­ro se ne­ce­si­ta eli­mi­nar la im­pu­ni­dad, ase­gu­rar que ha­ya ac­ción de la jus­ti­cia, que ha­ya po­lí­ti­ca pú­bli­ca con­for­me y otros es­tán­da­res de de­re­chos hu­ma­nos. En ge­ne­ral, no lo di­go par­ti­cu­lar­men­te por el ca­so co­lom­biano, hay que unir ese li­ti­gio es­tra­té­gi­co con la per­cep­ción de la gen­te ha­cia las per­so­nas LGBTI. El pro­ble­ma es que al­re­de­dor del mun­do, con­sis­ten­te­men­te, se han pues­to en su lu­gar ór­de­nes que aso­cian au­to­má­ti­ca­men­te a las per­so­nas LGBTI con tres co­sas: el de­li­to, la en­fer­me­dad y el pe­ca­do. Por eso exis­te una con­vic­ción de que es vá­li­do, le­gí­ti­mo, ser vio­len­to con­tra ellas, pues los me­ca­nis­mos de re­pre­sión son vio­len­tos en sí mis­mos. El me­ca­nis­mo de re­pre­sión del de­li­to es la per­se­cu­ción pe­nal, el me­ca­nis­mo de re­pre­sión del pe­ca­do es la per­di­ción eter­na. El de la en­fer­me­dad pue­de ser, in­clu­so, el tra­ta­mien­to for­za­do. Son me­ca­nis­mos que se han cons­trui­do por cen­tu­rias.

¿Po­dría de­cir­se que es­ta po­bla­ción es­tá sien­do so­me­ti­da a una es­pe­cie de tor­tu­ra so­cial?

En ma­te­ria de tor­tu­ra en ge­ne­ral lo que pa­sa es que la gen­te aso­cia la tor­tu­ra con las dic­ta­du­ras en Amé­ri­ca La­ti­na. Du­ran­te los pri­me­ros años de es­te si­glo, con­for­me se fue­ron crean­do ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, las per­so­nas pen­sa­ron que las for­mas de tor­tu­ra ha­bían des­apa­re­ci­do, pues la aso­cia­ban con las dic­ta­du­ras.

¿Pe­ro si­gue su­ce­dien­do?

Los ca­sos que lle­gan al sis­te­ma glo­bal y al sis­te­ma re­gio­nal de­mues­tran que en la idea de in­fli­gir violencia con­tra las per­so­nas LGBTI hay una in­ten­cio­na­li­dad: la de cas­ti­gar la no con­for­mi­dad con lo que es con­si­de­ra­do una nor­ma. Cuan­do se in­fli­ge do­lor, se in­fli­ge con una cruel­dad muy par­ti­cu­lar. En una do­ce­na de paí­ses en Áfri­ca y Orien­te Me­dio, en los que la ho­mo­se­xua­li­dad es to­da­vía un cri­men, arres­tan per­so­nas y lue­go las vio­lan en lo que, se su­po­ne, es un exa­men anal, con el apa­ren­te ob­je­ti­vo de de­ter­mi­nar si han te­ni­do pe­ne­tra­ción anal. Eso no tie­ne va­li­dez al­gu­na; es­tá de­mos­tra­do que no tie­nen ca­pa­ci­dad pro­ba­to­ria. Son una for­ma de tor­tu­ra. Por otro la­do, la violencia con­tra las les­bia­nas es cruel. La tor­tu­ra en am­bos ca­sos es­tá se­xua­li­za­da. Me preo­cu­pa lo que al­re­de­dor del mun­do mal se co­no­ce co­mo una “vio­la­ción co­rrec­ti­va”: la idea de que una les­bia­na que sea vio­la­da por un hom­bre va a co­rre­gir­se, por­que no hay otra op­ción pa­ra ella que al­can­zar el go­ce se­xual con un hom­bre. Am­bas si­tua­cio­nes de­mues­tran có­mo la tor­tu­ra es­tá aso­cia­da con el ima­gi­na­rio de lo que se re­fie­re al se­xo.

¿Qué le re­co­men­da­ría a un me­nor o ado­les­cen­te LGBTI ?

Le di­ría tres co­sas que a mí me ha­brían ser­vi­do a esa edad. La pri­me­ra: re­co­no­cer su pro­pia iden­ti­dad y su orien­ta­ción son pro­ce­sos muy per­so­na­les. Esa ni­ña o ni­ño tie­ne que en­ten­der que es la más al­ta ma­ni­fes­ta­ción de la li­ber­tad, a la que tie­ne de­re­cho en to­do mo­men­to de su vi­da. La se­gun­da: ca­da vez exis­ten más es­pa­cios de ayu­da, de apo­yo. No es­tá so­la. Los de­re­chos que te­ne­mos son el re­sul­ta­do del tra­ba­jo de mu­cha gen­te que nos antecedió. Su tra­ba­jo nos abrió mu­chas puer­tas pa­ra que hoy po­da­mos ser per­so­nas fe­li­ces, por­que po­de­mos ser­lo. Fi­nal­men­te, no de­ses­pe­rar an­te las di­fi­cul­ta­des. Esa es la cla­ve.

Los úl­ti­mos es­tu­dios arro­jan me­nos de un 1 % de ca­sos con­de­na­dos. Es de­cir, te­ne­mos un 99 % de im­pu­ni­dad en Amé­ri­ca La­ti­na. Y esa es so­la­men­te la pun­ta del ice­berg".

Se han pues­to ór­de­nes que aso­cian au­to­má­ti­ca­men­te a las per­so­nas LGBTI con tres co­sas: el de­li­to, la en­fer­me­dad y el pe­ca­do. Por lo tan­to, se con­si­de­ra a las per­so­nas LGBTI co­mo de­lic­ti­vas, en­fer­mi­zas y pe­ca­mi­no­sas".

Re­co­men­da­ción a un jo­ven LGBTI: re­co­no­cer que su pro­pia iden­ti­dad y su orien­ta­ción son pro­ce­sos muy per­so­na­les. Esa es la más al­ta ma­ni­fes­ta­ción de li­ber­tad y tie­ne de­re­cho a ella en to­do mo­men­to de su vi­da".

Cortesía

“Du­ran­te el úl­ti­mo año mu­rie­ron 311 per­so­nas ex­clu­si­va­men­te por el he­cho de ser trans en Amé­ri­ca La­ti­na”: Víc­tor Ma­dri­gal./

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.