Pa­ren la xe­no­fo­bia

Cua­tro dé­ca­das es­tu­dian­do la fron­te­ra han con­ver­ti­do a es­ta in­ves­ti­ga­do­ra, miem­bro de la Co­mi­sión de Ve­cin­dad hoy ex­tin­ta y de­le­ga­da de paz con el Eln, en una ex­per­ta. Es­te es su aná­li­sis fren­te a los bro­tes de xe­no­fo­bia en el pa­ro na­cio­nal.

El Espectador - - Portada - CA­MI­LA TABORDA czu­lua­[email protected]­pec­ta­dor.com @ca­mi­laz­ta­bor

Du­ran­te las pro­tes­tas en Co­lom­bia y otros paí­ses de A. La­ti­na se han di­fun­di­do vi­deos y men­sa­jes atri­bu­yen­do a los mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos la au­to­ría de violencia y des­ma­nes. ¿Cuál es el ori­gen y el pe­li­gro de es­tig­ma­ti­zar a una co­mu­ni­dad ex­tran­je­ra en pleno am­bien­te de ten­sión in­ter­na?

So­co­rro Ra­mí­rez no se atri­bu­ye nin­gún cré­di­to, aun­que otros re­co­noz­can que la más re­cien­te ini­cia­ti­va pa­ra re­cons­truir la re­la­ción en­tre Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la es “una idea ne­ta­men­te de ella”. Se tra­ta de una Con­ver­gen­cia Ciu­da­da­na res­pal­da­da por 134 uni­ver­si­da­des, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, or­ga­ni­za­cio­nes, ex­per­tos y otras per­so­na­li­da­des de am­bas na­cio­na­li­da­des con­vo­ca­das por es­ta in­ves­ti­ga­do­ra, quien lle­va cua­tro dé­ca­das su­mer­gi­da en el estudio de las fron­te­ras de es­te país.

Así ha si­do des­de que a sus 24 años, en 1978, su can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia de Co­lom­bia no die­ra fru­tos. Des­de en­ton­ces ha ana­li­za­do a Co­lom­bia por to­dos sus bor­des, acu­mu­lan­do años de do­cen­cia e in­ves­ti­ga­ción en el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les (Ie­pri) de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, un sin­fín de li­bros y ar­tícu­los in­de­xa­dos, ade­más de ac­tua­cio­nes di­plo­má­ti­cas. Fue miem­bro de la Co­mi­sión Pre­si­den­cial de In­te­gra­ción y Asun­tos Fron­te­ri­zos (Co­piaf) Co­lom­boVe­ne­zo­la­na, que fun­cio­nó has­ta ha­ce cin­co años, em­ba­ja­do­ra de las Na­cio­nes Uni­das y de­le­ga­da de paz pa­ra los diá­lo­gos con el Eln.

El Es­pec­ta­dor ha­bló con ella des­pués de que Mi­gra­ción Co­lom­bia ex­pul­sa­ra a 59 ve­ne­zo­la­nos­ha­ce una se­ma­na. Se­gún las au­to­ri­da­des, ha­brían par­ti­ci­pa­do en “ac­tos van­dá­li­cos” du­ran­te el pa­ro na­cio­nal. Es­te he­cho, del que se des­pren­die­ron reacciones xe­no­fó­bi­cas, no tu­vo el me­jor tra­ta­mien­to por par­te del Go­bierno que, en pa­la­bras de la ex­per­ta, los sa­có y los ti­ró en el lu­gar don­de le re­sul­tó más fá­cil ex­pul­sar­los.

¿Có­mo lee us­ted la si­tua­ción ac­tual en la fron­te­ra en­tre Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la?

La pro­ble­má­ti­ca se ha agu­di­za­do aho­ra que los dos go­bier­nos no tie­nen nin­gu­na co­mu­ni­ca­ción. La pa­rá­li­sis de to­da la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra la ve­cin­dad, la rup­tu­ra de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, el cie­rre de con­su­la­dos ha de­ja­do en ma­nos de gru­pos irre­gu­la­res el ma­ne­jo de mu­chos de los flu­jos que an­tes cons­ti­tuían una for­ta­le­za pa­ra am­bos Es­ta­dos. Aho­ra han si­do so­me­ti­dos a la ile­ga­li­dad, por­que des­de que Ma­du­ro ce­rró, en el 2015, la ma­yo­ría de pa­sos fron­te­ri­zos, los que exis­ten en es­te mo­men­to le­gal­men­te son seis a lo lar­go de 2.219 ki­ló­me­tros. Son mu­chas tro­chas y ríos los que cons­ti­tu­yen el área li­mí­tro­fe. Por ahí lle­ga un éxo­do enor­me de mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos en va­rias mo­da­li­da­des.

¿Có­mo ex­pli­ca lo ocu­rri­do la se­ma­na pa­sa­da con el se­ña­la­mien­to a los ve­ne­zo­la­nos?

Hu­bo in­for­ma­ción fal­sa que alen­tó en mu­chos ba­rrios de las ciu­da­des una con­fron­ta­ción que des­vir­tua­ba los pro­pó­si­tos del pa­ro na­cio­nal. En al­gu­nos ba­rrios que se vie­ron afec­ta­dos hay mi­gran­tes en dra­má­ti­cas con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad que no tie­nen don­de vi­vir. Allí, cuan­do hu­bo to­que de que­da, ver­los en la ca­lle fue to­ma­do co­mo si fue­ran una ame­na­za. Pue­do ha­ber al­gu­nos que apro­ve­cha­ron pa­ra bus­car re­cur­sos, pro­duc­tos, en fin. O que ha­yan re­ci­bi­do al­gún re­cur­so pa­ra ac­tuar o lan­zar piedras o po­bla­ción in­mi­gran­te que apro­ve­chó la mar­chas pa­ra ma­ni­fes­tar su des­con­ten­to. Los me­dios de­ben ser cui­da­do­sos y el Go­bierno de­be es­cla­re­cer de dón­de vino esa cam­pa­ña de zo­zo­bra que cri­mi­na­li­zó a per­so­nas mi­gran­tes, vio­lan­do acuer­dos in­ter­na­cio­na­les so­bre De­re­chos Hu­ma­nos y De­re­cho In­ter­na­cio­nal Hu­ma­ni­ta­rio que Co­lom­bia ha sus­cri­to y de­be res­pe­tar. El éxo­do des­de Ve­ne­zue­la no es un fe­nó­meno tran­si­to­rio, es­ta­mos an­te la reali­dad del país­más­ve­cino deCo­lom­biay ha­cia a don­de tam­bién en mu­chas oca­sio­nes han sa­li­do co­lom­bia­nos des­pla­za­dos por ur­gen­cias eco­nó­mi­cas o hu­ma­ni­ta­rias. Esa reali­dad no se re­suel­ve con sa­car­los y ti­rar­los en el lu­gar don­de se pue­da más fá­cil­men­te ex­pul­sar, eso es agra­var su si­tua­ción.

¿Cuál es su in­ter­pre­ta­ción fren­te a las reacciones xe­no­fó­bi­cas de al­gu­nas per­so­nas?

Creo que de­be te­ner va­rios mó­vi­les. Uno es que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no vin­cu­la de la me­jor ma­ne­ra a bue­na par­te de la po­bla­ción y hay una dispu­ta por bus­car in­gre­sos de ma­ne­ra in­for­mal. Eso ge­ne­ra ten­sión en­tre per­so­nas que es­tán en una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad tan gran­de co­mo los des­pla­za­dos in­ter­nos co­lom­bia­nos y re­bus­ca­do­res que en la ca­lle tra­tan de en­con­trar al­ter­na­ti­vas co­mo los mi­gran­tes.

Aun­que creo que la cri­mi­na­li­za­ción fren­te a los ve­ne­zo­la­nos trae con­si­go un in­te­rés po­lí­ti­co. Me­nos mal que pa­ra es­tas elec­cio­nes lo­ca­les hu­bo un acuer­do en el Con­gre­so en­tre par­ti­dos pa­ra evi­tar usar la xe­no­fo­bia co­mo ele­men­to elec­to­ral, por­que eso au­men­ta la vul­ne­ra­bi­li­dad de esa po­bla­ción, ne­gar­le la hos­pi­ta­li­dad que ve­nía pre­do­mi­nan­do en Co­lom­bia ha­ce que el país in­cum­pla com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les. Es mi­rar la mi­gra­ción co­mo ame­na­za lo que im­pi­de que la so­cie­dad y las ins­ti­tu­cio­nes abor­den es­tra­te­gias pa­ra con­ver­tir­la en opor­tu­ni­dad. Es­te es un fe­nó­meno que nun­ca ha­bía­mos vi­vi­do: an­tes Co­lom­bia era el país ex­pul­sor, hoy es el ma­yor re­cep­tor. En los años 70 y 80 Ve­ne­zue­la vi­vió la lle­ga­da de mu­chos co­lom­bia­nos, mu­chos más lle­ga­ron en los 90, cuan­do se agu­di­zó el con­flic­to ar­ma­do. Así que, mí­ni­mo por so­li­da­ri­dad y agra­de­ci­mien­to a las po­si­bi­li­da­des que re­ci­bie­ron esos co­lom­bia­nos, hoy la ac­ti­tud ten­dría que ser di­fe­ren­te, pe­ro hay ese com­po­nen­te de in­te­rés en sa­car­le pro­ve­cho po­lí­ti­co a una si­tua­ción com­ple­ja.

¿Eso mo­ti­vó la crea­ción de la Con­ver­gen­cia Ciu­da­da­na Co­lom­bia Ve­ne­zue­la?

Sí, es­ta­mos an­te una agra­va­da pro­ble­má­ti­ca so­cial, de se­gu­ri­dad, de pa­rá­li­sis, de ne­xos po­si­ti­vos que han si­do mu­tua­men­te ven­ta­jo­sos. Si se tie­ne en cuen­ta que la cur­va de­mo­grá­fi­ca del país em­pie­za a ba­jar, mu­chos de los jó­ve­nes que ma­si­va­men­te es­tán lle­gan­do pa­ra con­cluir sus es­tu­dios o en­con­trar un tra­ba­jo van a ser en unos años la fuer­za de tra­ba­jo co­lom­bia­na y su ca­li­dad va a de­pen­der en bue­na me­di­da del buen tra­ta­mien­to que re­ci­ban de la for­ma­ción, de la ca­pa­ci­dad de in­ser­ción po­si­ti­va que ten­ga Co­lom­bia. Lo que no se ha­ga pa­ra esa in­ser­ción, no so­lo pa­ra la aten­ción hu­ma­ni­ta­ria de emer­gen­cia, lo van a ca­na­li­zar gru­pos irre­gu­la­res co­mo ya es­tá ocu­rrien­do. Los dos paí­ses es­tán pa­ra po­der re­sol­ver de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca sus si­tua­cio­nes in­ter­nas y es­tán abo­ca­dos ne­ce­sa­ria­men­te, por lo me­nos en es­ta si­tua­ción, a for­ta­le­cer los ne­xos po­si­ti­vos. Eso es lo que de al­gu­na ma­ne­ra es­ta Con­ver­gen­cia Ciu­da­da­na Co­lom­bia Ve­ne­zue­la ha in­ten­ta­do ha­cer: unir ac­to­res que desa­rro­llan ini­cia­ti­vas pa­ra acom­pa­ñar y ayudar en la asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria, co­mo De­jus­ti­cia, el Ser­vi­cio Je­sui­ta de Re­fu­gia­dos, Ci­nep, Ox­fam y uni­ver­si­da­des co­mo elRo­sa­rio, la Na­cio­nal, la Ja­ve­ria­na y los An­des, en­tre otros.

/ Mau­ri­cio Al­va­ra­do - El Es­pec­ta­dor

“Ver la mi­gra­ción co­mo ame­na­za im­pi­de que la apro­ve­che­mos co­mo opor­tu­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.